Falla operación de EU para rescatar rehén en Yemen

El periodista estadunidense Luke Somers y el profesor sudafricano Pierre Korkie murieron a manos de Al Qaeda en pleno operativo para liberarlos.
El jueves pasado, el grupo terrorista había amenazado con ajusticiar al reportero.
El jueves pasado, el grupo terrorista había amenazado con ajusticiar al reportero. (Reuters)

Saná

Luke Somers, un reportero gráfico estadunidense, y Pierre Korkie, un profesor sudafricano en poder de milicianos de Al Qaeda en Yemen, murieron ayer durante una fallida operación de rescate liderada por Washington.

La operación tuvo lugar al menos 24 horas antes de la expiración de un ultimátum de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), que amenazó el jueves pasado con matar a Somers si Washington no respondía a unas exigencias no precisadas. Una operación similar también fracasó hace 11 días.

Somers, de 33 años, fue secuestrado en septiembre en Saná, mientras que Korkie, de 57 años y con problemas de salud, estaba en manos de esta organización extremista sunita desde el 27 de mayo de 2013.

Este último se disponía a recobrar hoy su libertad, según la asociación caritativa musulmana Gift of the Givers, que negociaba desde hacía un año con los secuestradores a través de beduinos yemeníes.

Según Gift of the Givers, los raptores de Korkie reclamaban una recompensa de tres millones de dólares, pero recientemente disminuyeron la cantidad. La mujer del sudafricano, Yolanda, fue liberada en enero de 2014.

Durante la operación desarrollada en Nusab, uno de los bastiones de Al Qaeda en el sureste de Yemen, "tanto Somers como otro rehén no estadunidense fueron asesinados por terroristas de AQPA", declaró Chuck Hagel, secretario de Defensa del gobierno de Barack Obama. El jefe del Pentágono informó además de la muerte de varios secuestradores.

El ministerio yemení de Defensa confirmó la muerte de "10 miembros de Al Qaeda" en la operación, en la que resultaron heridos cuatro miembros de las fuerzas antiterroristas de Yemen, según un agente de seguridad citado por la agencia Saba.

La misión era "extremadamente peligrosa y complicada", añadió en un comunicado Hagel, para quien "estas operaciones siempre presentan riesgos".

Obama afirmó que autorizó el intento de rescate porque tenía información de que la vida de Somers corría "peligro inminente".

Funcionarios de Washington creen que los extremistas abrieron fuego contra los dos rehenes y que ambos estaban vivos cuando las fuerzas estadunidenses los sacaron de un edificio en un complejo del grupo y los pusieron en aeronaves. Equipos médicos los operaron de urgencia durante un vuelo corto al barco de guerra estadunidense Makin Island, en la región.

Poco antes de la declaración de la Casa Blanca, el jefe de seguridad nacional de Yemen dijo que los milicianos pensaban matar a Somers el sábado. El jueves, AQPA descargó un video en internet donde amenazaba con asesinar al periodista.

Barack Obama condenó "enérgicamente el bárbaro asesinato de Luke Somers a manos de terroristas de Al Qaeda" y reafirmó que EU "no ahorrará esfuerzos para utilizar todos sus medios militares, de inteligencia y diplomáticos para traer a estadunidenses de regreso a casa a salvo, dondequiera que estén".

El mandatario dijo que los terroristas "que tratan de lastimar a nuestros ciudadanos sentirán el brazo largo de la justicia estadunidense".

Una misteriosa incursión estadunidense el mes pasado había intentado rescatar a Somers, pero resultó que no se encontraba en el lugar, según reconoció el Pentágono el jueves.

Estas muertes de rehenes son las primeras en Yemen desde 1998, cuando cuatro de los 16 turistas occidentales secuestrados por los extremistas murieron a manos de sus captores durante una operación de rescate yemení.