FBI interroga a asesores de Clinton por caso de correos electrónicos

Los interrogatorios son un avance en la investigación de la policía federal sobre el uso de Clinton de una cuenta privada de correo electrónico, en vez de una oficial, cuando era secretaria de ...
Hillary Clinton saluda a simpatizantes después de un acto de campaña en el East Los Angeles College en Monterey Park, California
Hillary Clinton saluda a simpatizantes después de un acto de campaña en el East Los Angeles College en Monterey Park, California (AFP)

Washington

Asesores de Hillary Clinton, aspirante demócrata a la presidencia estadunidense, fueron interrogados por el FBI en el marco de una investigación sobre el manejo de los correos electrónicos de la ex secretaria de Estado, informó este jueves la cadena CNN. El escándalo vinculado a los correos electrónicos ha afectado la imagen de Clinton y trastocado su campaña electoral.

Los interrogatorios constituyen un avance en la investigación de la policía federal sobre uso de Clinton de una cuenta privada de correo electrónico, en vez de una oficial, cuando era secretaria de Estado, y estaría en sus etapas finales, según las autoridades. La investigación intenta establecer si Clinton manejó información clasificada a través de su servidor privado.

CNN informó que Clinton todavía no había sido interrogada por el FBI pero que lo sería en pocas semanas. El FBI no ha encontrado pruebas que demuestren que Clinton violó la ley deliberadamente.

El uso de un servidor privado para su correspondencia privada y oficial fue revelado en 2015 durante una investigación en el Congreso dirigida por republicanos sobre el manejo del ataque contra la misión estadunidense en Bengazi en Libia en 2012 en el que murió el embajador y otros tres ciudadanos estadunidenses.

El FBI abrió una investigación criminal tras la denuncia del Partido Republicano de que el uso de un sistema no seguro para la correspondencia oficial ponía en peligro la seguridad nacional.

Clinton sostiene que ninguno de sus correos electrónicos había sido marcado como "confidencial" cuando los mandó, y que después de que su abogado borró los correos que consideraba puramente personales, entregó el resto al Departamento de Estado, que luego los publicó.