FARC suspende la presencia de menores en sus filas

El gobierno de Santos calificó en las conversaciones de La Habana de "paso en la dirección correcta" la decisión de la guerrilla de no admitir a menores de 17 años, aunque lo consideró ...
Niñas guerrilleras de las FARC, en una imagen de archivo
Niñas guerrilleras de las FARC, en una imagen de archivo (Archivo)

La Habana

El gobierno de Colombia calificó hoy en La Habana de “paso en la dirección correcta”, la decisión de las guerrillas de las FARC  de no admitir más a menores de 17 años en sus filas, aunque consideró que el gesto “todavía es insuficiente”.

Al finalizar el primer ciclo de negociaciones de paz del año en curso, el delegado del gobierno Humberto de la Calle pidió a los insurgentes extender esa medida hasta los 18 años, que es la mayoría de edad en el país suramericano.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) denunciaron por su parte los “reclutamientos forzosos”  y las llamadas “batidas” del ejército, que “en múltiples casos compromete a los menores”, y dijeron  que los muchachos aceptados en sus filas proceden de familias destruidas por la guerra.

Las partes afirmaron además en un comunicado conjunto que sus negociadores “avanzaron en establecer” los procedimientos con vistas a un alto al fuego bilateral, así como para “la dejación de las armas” por parte de los insurgentes.

En ese sentido, anunciaron que esa subcomisión técnica, integrada por altos oficiales del ejército y la policía colombiana, así como por líderes guerrilleros, volverá a reunirse el 1 de marzo, día en que “recibiremos a otros expertos en la materia”.

El trabajo y las recomendaciones de ese grupo es vital para alcanzar un acuerdo general de paz, en un país donde medio siglo de confrontación armada ha dejado 200 mil muertos y seis millones de víctimas.

Humberto de la Calle resaltó asimismo “el ambiente de respeto que se vive” en las conversaciones que tienen lugar en La Habana  desde noviembre de 2013, y dijo lamentar que “este ambiente sea el opuesto a lo que ocurre en Colombia”.

“Al lado de las críticas constructivas” que se registran en el  país suramericano “hay manifestaciones y ostensibles tergiversaciones, falacias y versiones falsas” sobre lo que se negocia en Cuba, y “sería paradójico que en Colombia, donde nos preciamos disfrutar de la democracia, no seamos capaces de tramitar nuestras diferencias de manera civilizada”, dijo.

No obstante las declaraciones favorables a la continuidad de las negociaciones del 25 de febrero al 7 de marzo próximo, el gobierno y las guerrillas no lograron acuerdo alguno en las discusiones que llevan a cabo desde hace meses para resarcir a las víctimas del conflicto.

Tanto el gobierno como las FARC reconocieron además los aportes hechos a estas pláticas por una comisión histórica, que profundizó en las complejidades del conflicto colombiano, y otra de género, en la que por primera vez estuvieron representados los grupos de homosexuales y transexuales de ese país.

Desde el inicio de estas pláticas hace más de un año, los negociadores han alcanzado tres consensos parciales, pero ninguno tendrá validez hasta que se firme un acuerdo general de paz.