FARC renueva su equipo negociador en La Habana

El grupo guerrillero sumó a su delegación en Cuba a otros dos comandantes y varios cuadros de la organización, lo que fue aprobado por el gobierno de Colombia.
El jefe de la delegación de la guerrilla de las FARC, Ivan Marquez (c), compareció hoy ante la prensa en el Palacio de Convenciones de La Habana
El jefe de la delegación de la guerrilla de las FARC, Ivan Marquez (c), compareció hoy ante la prensa en el Palacio de Convenciones de La Habana (AFP)

La Habana, Bogotá

Las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) reiniciaron hoy sus diálogos de paz en La Habana con el gobierno de ese país, sumando a su delegación a otros dos comandantes, que junto con altos cargos del ejército buscarán la forma de consumar el desarme de las guerrillas.

Entre los  nuevos incorporados figuran Félix Antonio Muñoz, alias Pastor Alape, y Luis Antonio Losada, alias Carlos Antonio Lozada. Ambos son miembros del Secretariado de las FARC, el órgano colegiado que dirige a esas guerrillas.

Muñoz y Losada participarán por los insurgentes en una subcomisión sobre desarme junto a militares colombianos, presididos por el general Javier Flórez, que debe aportar a los negociadores de las dos partes sugerencias en cuanto a cómo las guerrillas llevarán a cabo la entrega de sus armas, con vista a la firma de un acuerdo general de paz.

"La llegada a La Habana de (...) de Alape y Lozada significa un paso muy importante en la madurez del proceso de paz", pues "cuando se llega a esta etapa, donde se toman las decisiones más duras y más difíciles, se necesita de la presencia de los comandantes”, dijo en Bogotá, el titular del Interior, Juan Fernando Cristo.

El viaje a La Habana de los nuevos líderes de las FARC contó con la aprobación del gobierno de Juan Manuel Santos, lo cual ha incrementado las críticas los sectores opuestos a estas negociaciones, encabezados por el ex presidente Álvaro Uribe.

De los siete miembros del Secretariado de las FARC cuatro ya se encuentran en Cuba. Los otros son Pablo Catatumbo e Iván Márquez, quien es el principal negociador de las guerrillas desde la arrancada de  las pláticas hace más de dos años, y hoy tuvo a su cargo la presentación a la prensa de los recién llegados.

Márquez informó que también llegaron a Cuba cuatro miembros del Estado Mayor Central de las FARC: Édgar López Gómez (Pacho Chino), José Vicente Lesmes (Walter Mendoza), Martín Cruz Vega (Rubín Morro) y Luis Carlos Usuga ("Isaías Trujillo").

"Éste es nuestro comando guerrillero para la normalización, que explorará caminos con altos oficiales del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y la Policía Nacional, en busca de un acuerdo que nos permita concretar el armisticio demandado por las víctimas del conflicto y el clamor de una nación", expresó Márquez.

Esa subcomisión tendrá diez integrantes de cada bando y buscará "fórmulas y visiones que satisfagan a las partes en torno al sensible tema de la dejación de las armas, entendida ésta por nosotros como su no utilización en política", agregó.

También  llegaron a Cuba otra docena de cuadros de las FARC, entre ellos Henry Castellanos Garzón (Romaña), quienes sustituirán a guerrilleros que regresarán a Colombia, bajo protección de la Cruz Roja Internacional.

El principal negociador del gobierno colombiano, Humberto de la Calle, defendió hoy la presencia en La Habana de varios comandantes de las FARC para debatir con altos mandos del ejército el fin del conflicto que armado que sacude a ese país desde hace más de medio siglo.

Ese despliegue guerrillero en las conversaciones de paz “puede causar molestias, pero le pidió a los colombianos hacer una valoración sensata de lo que significa su presencia para el ritmo de las conversaciones” , dijo de la Calle luego de que las FARC presentaran esta mañana a sus nuevos delegados.

“La presencia de estos señores es una muestra de un mayor compromiso de las FARC de examinar las potencialidades de un conflicto armado. Por encima de las discusiones y las frustraciones, a nuestro juicio, esto nos demuestra que estamos caminando hacia el sitio correcto”, puntualizó.

De la Calle también dijo que la presencia en La Habana de altos mandos de las fuerzas armadas y la policía de su país “no es una especie de traición, como lo han creído algunos. Es al revés: tomar decisiones sin oír la voz de los militares, sería un error”.

Guerrilleros y altos mandos de las tres armas de las fuerzas armadas, así como de la policía, discutirán en Cuba fórmulas para alcanzar el desarme de las FARC, como parte de un acuerdo general de paz, todavía en discusión.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, consideró hoy como una "buena señal" el viaje de más jefes de las FARC a Cuba para incorporarse a los diálogos de paz que se adelantan en ese país desde noviembre de 2012.

"Esto es una buena señal, eso lo que nos está diciendo a todos los colombianos es que vamos por buen camino", dijo Santos en un acto oficial, refiriéndose a la incorporación de nuevos comandantes guerrilleros a la mesa de negociación con el gobierno.

"Lo que está sucediendo es que están consultando, están consultando con todos los frentes y ¿Con quién consultan? Con los más duros, con los que han estado combatiendo. Sobre todo si van a discutir los últimos puntos, que son los puntos más importantes y más difíciles" sobre dejación de las armas y reparación de víctimas, añadió el presidente.

En la mesa de diálogos de paz en Cuba se han consensuado hasta ahora los puntos de reforma rural, participación política y drogas ilícitas. Queda pendiente el mecanismo para refrendar un eventual acuerdo, además de los temas de víctimas y desarme.

Estado, responsable de tres muertes

De otra parte, el Estado colombiano fue hallado responsable por la muerte de tres conscriptos en un ataque de la guerrilla comunista de las FARC, y condenado a indemnizarlos como víctimas del conflicto armado que vive el país, según una sentencia divulgada hoy en Bogotá.

Estos tres conscriptos fueron abatidos en diciembre de 1997 durante un ataque de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) contra una base militar en Patascoy (Nariño, sur), una región fronteriza con Ecuador donde la guerrilla marxista tiene fuerte presencia.

"Los miembros del Ejército que perecieron en dicha incursión guerrillera también deben recibir la calificación de víctimas dentro del conflicto interno armado, por lo que deben ser incorporadas como beneficiarias de la Ley de Víctimas (Ley 1448 de 2011)", estimó el Consejo de Estado, máxima instancia de la justicia administrativa de Colombia.

Aunque una persona esté prestando el servicio militar, que en Colombia es obligatorio, en ningún momento deja de ser ciudadano sujeto de protección de sus derechos humanos, por lo que "es deber del Estado garantizar su salvaguardia", señañó el organismo.

Según la sentencia, el ministerio de Defensa y el Ejército son responsables de los perjuicios causados a los familiares de Mauricio Geovanny Hidalgo, Edwin Andrés Caicedo y Carlos Eduardo Bermúdez, tres jóvenes que prestaban el servicio militar durante el ataque, que serán indermizados en total con 920 millones de pesos (unos 44 mil dólares).

La decisión del Consejo de Estado se conoce el mismo día del reinicio de las conversaciones sobre el tema de las víctimas, en el marco del proceso de paz que el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC adelantan desde noviembre de 2012 en La Habana. El abogado constitucionalista Juan Manuel Charry explicó a la AFP que la decisión del Consejo de Estado no supone una generalización de todos los casos.

"Esto es un antecedente juridiccional, pero para que sea un precedente se necesitan otros dos pronunciamientos del Consejo de Estado", dijo. En más de cinco décadas, el conflicto armado colombiano, el más antiguo de Latinoamérica y en el que han participado guerrillas de izquierda, paramilitares de derecha, agentes del Estado y bandas criminales, ha dejado unos 220 mil muertos y más de 5.3 millones de desplazados, según cifras oficiales.

Mientras, un policía muerto y otro más herido dejó hoy un ataque atribuido a las FARC en el departamento del Caquetá, suroeste de Colombia, informó la Policía. "En la mañana de hoy (viernes), integrantes del frente 15 de las FARC realizaron una acción terrorista a la estación de Policía del municipio de Milán (suroeste) mediante hostigamiento por 30 minutos, donde pierde la vida el auxiliar de policía Camilo Moreno y es gravemente herido el patrullero Diego Andrés Martínez", dijo la Policía en un comunicado.