FARC desmontó atentado contra Santos para buscar la paz: "Timochenko"

El líder de las FARC, en entrevista con el canal internacional venezolano Telesur, reveló que el grupo guerrillero decidió no llevar a cabo el magnicidio, planeado antes de la muerte de su ex ...
Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", tras firmar el acuerdo con Juan Manuel Santos el pasado 23 de septiembre, en La Habana
Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", tras firmar el acuerdo con Juan Manuel Santos el pasado 23 de septiembre, en La Habana (EFE)

Caracas

El líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", reveló hoy que ese grupo guerrillero desmontó hace unos años un atentado que planeaba contra el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, para poder llevar a cabo el diálogo de paz con el Gobierno.

El atentado contra el mandatario habría sido planeado antes de la muerte de alias "Alfonso Cano", líder de las FARC abatido en 2011 en una operación militar colombiana y quien dio la orden de detener los planes magnicidas, señaló Timochenko en una entrevista con el canal internacional Telesur.

"En esos meses un comando nuestro informó que tenía todas las condiciones para atentar contra el presidente Santos y en eso Alfonso fue tajante: 'si estamos dialogando eso no es válido, desmonten todo lo que tienen', fue una orden sin derecho a discutir", relató en el diálogo con la ex senadora colombiana y militante de izquierda, Piedad Córdoba..

El fallecido líder tenía, según Timochenko, especial entusiasmo por alcanzar un acuerdo de paz con el Gobierno colombiano, lo que hizo que "bajara un poco la guardia", algo que "en buena medida incidió mucho" en su muerte.

"En esa situación el presidente Santos tiene que darse cuenta de que cometió un error político grande", dijo en referencia a la muerte de Cano durante un cerco militar denominado "Operación Odiseo".

El actual líder máximo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se refirió además al acuerdo de paz que discute la guerrilla con el Gobierno en La Habana y que se han comprometido a concretar en un plazo máximo de seis meses, un paso que, dijo, lo deja "satisfecho".

"Satisfecho en el sentido de que el esfuerzo que hemos venido haciendo (...) y los sectores en Colombia que están apostando, y que uno ve que cada día, está creciendo y lo están entendiendo mejor", dijo y al tiempo que señaló que eso también hace "que tengamos que caminar con mucho cuidado".

"Porque todavía no ha llegado la paz, porque aún no hemos firmado el acuerdo", añadió. El líder guerrillero afirma que con la voluntad suficiente podrían firmar los acuerdos incluso antes de que concluyan los seis meses, pero que sin esa voluntad podrían "ser cortos" los meses para alcanzar un acuerdo.

"Podemos hacerlo antes si hay voluntad, pero si no hay se pueden quedar cortos, puede que no logremos el acuerdo final, porque son temas que se van a decidir si hay una real intención política de afrontarlos", dijo.

Timochenko, que indicó que el acuerdo "no es la paz" sino un punto de partida, consideró que "lo fundamental" es generar "un ambiente en el que todas estas luchas (...) la podamos hacer sin darnos tiros".

"Lo que necesitamos ahora es sembrar esperanza, lo que necesitamos ahora es no ir a dejar semillas que reproduzcan nuevamente la guerra, no vamos a dejar el terreno abonado para una nueva confrontación", dijo.

Explicó además que su organización realizó "una reunión de consulta" entre sus miembros antes de participar en las discusiones con el Gobierno, por lo que dio "completa seguridad de que no hay un solo guerrillero ni en mando ni combatiente que haya expresado desacuerdo".

Timochenko dijo ser consciente "de que la reconciliación no va a ser fácil" debido a "las heridas" del conflicto, pero afirmó que es parte de "la dinámica de la guerra". Consultado sobre si pediría perdón a las víctimas del conflicto, Timochenko aseguró que no pedirá perdón porque no se arrepiente.

"Cuando uno pide perdón es porque se arrepiente de haber hecho algo, y yo no me arrepiento de hacer hecho lo que haya hecho", dijo al tiempo que indicó que es posible "que en determinado momento analicemos un hecho en el contexto en que se dio y decimos ahí cometimos un error en la decisión que tomamos", dijo.

Tres reuniones con Chávez

Asimismo, "Timochenko" dijo en la entrevista que se reunió tres veces con el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez (1999-2013), una de ellas en el hospital, para discutir la disposición del grupo guerrillero para concretar un acuerdo de paz con el Gobierno colombiano.

El primer encuentro se dio tras la muerte del líder guerrillero alias 'Alfonso Cano' en un operativo en 2011 de las Fuerzas Armadas de Colombia, a petición del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo Timochenko.

"Él (Santos) le pide a Chávez que hable conmigo y ahí yo conozco a Chávez", según el comandante guerrillero, quien explicó, además, que el primer motivo del encuentro era lograr garantías para movilizar a otro de los guerrilleros de un perímetro cercado por el Ejercito.

"Después de la muerte de Cano (...) estábamos pidiendo un mínimo de garantías para que él (alias 'Mauricio Jaramillo) se pueda mover al sitio donde lo van a recoger y sobre ese tema fue que fui a hablar con el presidente Chávez", contó.

Timochenko, que no dio mayores detalles del encuentro con el presidente venezolano, a quien describió como "un gran hombre, un gran amor, que respiraba amor por todas partes", dijo que la cita comenzó a las 20:00 horas y se prolongó hasta las 4:30 del día siguiente.

"Nunca se me olvida la despedida, una frase de (prócer independentista venezolano, Simón) Bolívar: 'para tener patria hay que tener vida, cuídese Timochenko", le dijo Chavéz al líder guerrillero según recordó.

Los encuentros se dieron en el marco de la enfermedad que le ocasionó la muerte del presidente venezolano. "En ese momento ya él estaba operado y aunque no se quejaba se le notaba la incomodidad para estar sentado", dijo.

En un momento en el que los "pasos exploratorios" entre la FARC y el Gobierno colombiano parecían estancarse hubo una segunda reunión. Ese encuentro "fue incluso más duro porque creo que ya iba para la segunda operación", dijo el guerrillero sobre Chávez.

"Todo indicaba que no nos íbamos a poner de acuerdo", entonces Santos, según Timochenko, le pidió al entonces canciller venezolano, Nicolás Maduro, que acordara un nuevo encuentro.

La cita que, dijo, debió ser en Caracas se trasladó a La Habana, donde fue tratado Chávez durante buena parte de su enfermedad, luego de que los médicos impidieran al mandatario viajar.

"El impacto es que me tocó conversar con él en su lecho de enfermo, los médicos dijeron tienes 25 minutos, duramos hora y media, con la presión de los médicos ahí, construyendo una tercera agenda que pudiera empatar los desacuerdos y encontrar la salida", indicó.

Un tercer encuentro se dio en Caracas "también una crisis de la mesa, y también a solicitud de Santos (...) Fue una charla a las carreras, el hombre buscando fórmulas de cómo podemos resolver esto, y qué es lo que pasa", eventos que según Timochenko "muestran el esfuerzo que él hizo en todo esto".

El proceso de diálogo con las FARC, que se inició en noviembre de 2012 en La Habana, culminará antes del 23 de marzo de 2016, según anunciaron la semana pasada en Cuba el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el máximo líder de esa guerrilla, alias "Timochenko".

Venezuela y Chile han oficiado como países "acompañantes" en los diálogos de paz entre las FARC y el Gobierno colombiano, en tanto que Cuba y Noruega han sido naciones "garantes".

La paz, "más de seis meses"

"Timochenko" advirtió también en la entrevista que sellar la paz en Colombia puede llevar más de los seis meses de plazo que esa guerrilla y el gobierno anunciaron la semana pasada al comprometerse a poner fin a medio siglo de conflicto armado.

"Los seis meses pueden ser cortos. Podemos hacerlo antes si hay voluntad, pero los seis meses también nos pueden quedar cortos, es decir, que no logremos el acuerdo final", afirmó, al referirse así a la fecha límite del 23 de marzo de 2016, señalada tras la histórica reunión con el presidente Juan Manuel Santos el miércoles pasado en Cuba, durante la firma de un pacto de justicia crucial para el avance del proceso de paz.

"Son temas que se van a poder definir si hay una real decisión política de afrontarlos, pero que nos van a llevar mucho tiempo de discusión si hay trabas", agregó.  La sociedad siempre puede encontrar solución a los problemas si la gran mayoría se compromete, insistió Timochenko. "Lo difícil es si vamos divididos", agregó e indicó la disposición de las FARC, principal y más antigua guerrilla de Colombia, a discutir cualquier tema.

"El ejemplo más claro: yo era tajantemente enemigo de poner fechas. Pero bueno, me convenció y listo. Vámonos pa'esa. Es más, vámonos, incluso pa'antes de esa fecha", subrayó, tras afirmar que quiere la paz para Colombia "lo más pronto posible".

Por otro lado, Timochenko reafirmó el compromiso de todos sus subordinados con las negociaciones en Cuba. "No hay un solo guerrillero 'fariano', ni mando ni combatiente que haya presentado un desacuerdo", dijo.

Heredero del legado de Manuel Marulanda, Tirofijo, el fallecido fundador de las FARC en 1964 a partir de una insurrección campesina, Timochenko llamó a generar las bases para seguir "la lucha por la tierra, el desarrollo del campo, los servicios públicos en las ciudades y una mejor salud", pero "sin darnos tiros".

Telesur, cadena televisiva de noticias con sede en Caracas, informó en un comunicado que el diálogo entre Timochenko y Córdoba se realizó en La Habana, donde el gobierno de Santos y las FARC buscan acabar con un enfrentamiento interno que desangra a Colombia desde hace más de cinco décadas.

El conflicto armado en el que han participado guerrillas, paramilitares y agentes del Estado, ha dejado al menos 220 mil muertos y unos seis millones de desplazados, según cifras oficiales.