FARC retira descalificación de senadora Clara Rojas

El grupo guerrillero afirmó que el artículo aparecido en su web contra la ex senadora y la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt eran obra de una guerrillera a título personal.
El comandante de las FARC, Jesús Santrich, en el Palacio de Convenciones de La Habana
El comandante de las FARC, Jesús Santrich, en el Palacio de Convenciones de La Habana (AFP)

La Habana

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) dijeron hoy al gobierno de Juan Manuel Santos que un reciente artículo en su web contra la senadora Clara Rojas y la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt no representa la posición oficial de las guerrillas, en las conversaciones de paz que tienen lugar en La Habana desde hace año y medio.

"La delegación de paz de las FARC ni nuestra organización como tal, han emitido valoración ni descalificación sobre las señoras Clara Rojas e Ingrid Betancurt", dijo el delegado negociador Jesús Santrich a la prensa.

En un artículo publicado en su sitio web, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) dijeron que Rojas "no tiene derecho" a considerarse víctima porque ella misma rechazó su propia libertad.

El escrito provocó una contundente reacción del negociador jefe del gobierno, el ex vicepresidente Humberto de la Calle, quien lo calificó el jueves como "una muestra de desprecio a una víctima que sufrió durante varios años el secuestro a manos de las FARC".

Según Santrich, se trató de una guerrillera en las montañas que "ha hecho libremente la narración de sus vivencias en la selva" al lado de Rojas, con lo cual desmarcó a la comandancia guerrillera de la descalificación.

Ni los negociadores en la capital cubana, “ni nuestra organización como tal, han emitido valoración ni desacreditación alguna sobre” Rojas y Betancourt, afirmaron las FARC en un comunicado, en el que identificaron como autora del ataque a “una de las guerrilleras” que conoció a ambas mujeres cuando estaban secuestradas por los rebeldes.

El delegado del gobierno, Humberto de la Calle, descalificó en duros términos el miércoles los criterios emitidos en la web de las guerrillas contra ambas mujeres, así como en referencia al general Luis Mendieta, quien fue capturado en combate en 1998 y rescatado por el ejército doce años después. 

"Las FARC deben aclarar estas manifestaciones que a nuestro juicio son incompatibles” con las negociaciones de paz, dijo de la Calle el miércoles y al día siguiente la prensa no tuvo acceso ni a los delegados del gobierno ni de las guerrillas, como es habitual cuando estos entran a la sede de las pláticas.

Rojas, una abogada de 49 años que tiene un hijo de nueve años nacido de una relación con uno de sus captores, fue liberada por las FARC en enero de 2008, tras 6 años en la selva. Escribió el libro Cautiva sobre su traumática experiencia.

Los insurgentes  consideraron además “exagerado y malintencionado” inferir por el artículo de prensa que las FARC torpedean la búsqueda de fórmulas para resarcir a las víctimas del conflicto –tema en discusión ahora-,  y ratificaron su compromiso con ese espinoso asunto.

“Es una mentira” que las FARC “presionaran a Naciones Unidas, al Centro de pensamiento y la Conferencia episcopal para impedir la presencia de Clara Rojas” entre las delegaciones de víctimas que viajan a La Habana a fin de pronunciarse sobre ese tema, agregaron los insurgentes.

Igualmente dijeron estar dispuestos a aceptar entre esos delegados al general Mendieta,  quien fuera “un prisionero de guerra” de las guerrillas, “siempre que se apliquen los principios de equilibrio que permitan que también nuestros prisioneros de guerra ejerzan el mismo derecho”. Humberto de la Calle no hizo pronunciamiento alguno sobre esta declaración pública de las guerrillas.

No obstante, las FARC aclararon con respecto a Rojas que "cuando alguien se decide a publicar hechos de su vida, abriendo las puertas a que se conozca su intimidad, es porque está dispuesta a someterse al escrutinio público enfrentando la verdad".

La guerrilla respondió las acusaciones De la Calle sobre su presunto interés de evitar la presencia de las víctimas en La Habana y que tal acusación contra Rojas significaba "una presión" sobre los organizadores del traslado de esas personas en La Habana, en referencia a las Naciones Unidas, el Episcopado colombiano y en Centro de Pensamiento.

"Es una mentira" que las FARC hayan ejercido presiones sobre los organizadores, dijo Santrich, al afirmar que esos organismos "pueden dar fe de lo que decimos". "Ni si quiera (Rojas) ha sido seleccionada para el segundo encuentro" de los negociadores con las víctimas, añadió.

El actual ciclo 28 de conversaciones de paz, que comenzó el pasado lunes está planificado hasta el próximo jueves con un día de descanso, el lunes. Se espera que el martes comparezca ante los negociadores en La Habana el segundo grupo de víctimas.

Desde que partieron las pláticas de paz el 19 de noviembre de 2012, las partes han consensuado tres de los seis puntos de la agenda: reforma rural (mayo de 2013), participación política de la guerrilla (noviembre de 2013) y drogas ilícitas (mayo de 2014).

Ahora deben ponerse de acuerdo sobre los puntos más complejos: la reparación de las víctimas (tema que discuten ahora), el desarme de la guerrilla y el mecanismo para refrendar el acuerdo.