FARC denuncian operaciones de ejército con paramilitares

La delegación guerrillera y la del gobierno de Colombia expusieron hoy en La Habana serias discrepancias sobre temas como el desminado o la extensión del alto el fuego.
El jefe de la delegación de paz del Gobierno colombiano, Humberto de la Calle, conversa con la prensa hoy en La Habana
El jefe de la delegación de paz del Gobierno colombiano, Humberto de la Calle, conversa con la prensa hoy en La Habana (EFE)

La Habana

Las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) denunciaron hoy en La Habana la realización de operaciones conjuntas entre el ejército de ese país y grupos paramilitares de derecha, mientras esas guerrillas de izquierda, dijeron,  mantienen “un cese el fuego unilateral rigurosamente cumplido”.

“¿Qué significa todo eso?”, preguntaron las FARC al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, al tiempo que se dijeron dispuestas a discutir con los negociadores de paz del gobierno otros temas como el desminado de algunas zonas rurales del país, para “contribuir al desescalamiento del conflicto” armado.

En medio del segundo día de diálogo entre las partes en lo que va de año, los insurgentes consideraron que el alto al fuego unilateral decretado por ellos desde diciembre “ha contribuido a que las víctimas del conflicto colombiano sean cada vez menos”.

“Una actitud semejante por parte del Estado haría más prontamente realizable el viejo anhelo de poner fin a los sufrimientos del pueblo colombiano”, puntualizaron. Se estima en 200 mil los muertos que han dejado 50 años de enfrentamientos armados en el país suramericano.

En su denuncia, las FARC dijeron tener evidencia de acciones conjuntas del ejército y paramilitares durante el pasado mes de enero en el nordeste de Antioquia; en el departamento de Nariño; en el municipio de Caloto, región del Cauca; en el sur del Tolima; y en la zona del Guayabero, en el Meta.

Pronunciamiento del gobierno

Por su parte, el negociador principal del gobierno, Humberto de la Calle, hizo llegar a los medios un pronunciamiento en el que se declaró “sorprendido” por la posición de las guerrillas en el tema del desminado de determinadas zonas rurales, acción que en su opinión “es crucial”  para rebajar las tensiones en ese país.

De la Calle dijo que “desde hace varias semanas” las dos partes discuten el tema del desminado e instó a las guerrillas a avanzar en esa dirección.

Paralelamente, guerrilleros y representantes del gobierno confirmaron haberse reunido con el canciller de Noruega,  Borge Brende, cuyo gobierno, junto con el de Cuba, son “garantes” de las negociaciones de paz que se llevan a cabo en la isla desde 2012. Brende realizó una visita oficial a la isla y antes se reunió con el canciller cubano, Bruno Rodríguez.