Expulsan de España a condenado por el 11M, tras salir de prisión

Rafá Zouhier, exconfidente de la Guardia Civil española, abandonó la prisión en un furgón policial que le recogió dentro del recinto penitenciario una hora después de que quedara extinguida su ...

Madrid

El marroquí Rafá Zouhier, condenado a 10 años de cárcel por suministrar los explosivos de los atentados del 11 de marzo (11M) de 2004, ha sido expulsado de España esta madrugada, inmediatamente después de salir de prisión tras cumplir su pena.

Fuentes del Ministerio español del Interior informaron hoy a Efe que Zouhier, que salió de la cárcel Puerto I (Cádiz, sur) a las 01.00 horas locales (00.00 GMT), fue trasladado por la Policía a Tánger (Marruecos) sobre las 02.30 horas (01.30 GMT)

Zouhier, exconfidente de la Guardia Civil española, abandonó la prisión en un furgón policial que le recogió dentro del recinto penitenciario una hora después de que quedara extinguida su condena.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, había señalado ayer que la voluntad de su departamento era que Rafá Zouhier dejara el territorio nacional tan pronto fuera excarcelado.

Zouhier fue condenado a 10 años de cárcel por suministrar los explosivos de los atentados del 11M en Madrid que causaron 191 muertos. Además, unas 2.000 personas resultaron heridas en los ataques perpetrados en trenes de cercanías de Madrid.

La Audiencia Nacional española acordó el pasado 22 de enero su salida de prisión al quedar extinguida la condena que le fue impuesta en 2007 y en esa resolución se indicaba que en caso de considerarlo oportuno se iniciaran los trámites pertinentes para su expulsión del territorio español.

A pesar de haber contraído matrimonio recientemente en la cárcel con una mujer española, la expulsión tuvo lugar esta madrugada.

El 31 de octubre de 2007, la Audiencia Nacional condenó a Zouhier a 10 años de cárcel por un delito de colaboración con la célula islamista que perpetró los atentados del 11M, en una sentencia en la que resultaron condenados 21 de los 28 acusados, ya que siete fueron absueltos, entre ellos uno de los principales acusados, Rabei Osman El Sayed, "Mohamed El Egipcio".

La sentencia dio por probado que Zouhier actuó como intermediario entre el exminero español José Emilio Suárez Trashorras, que suministró los explosivos, y Jamal Ahmidan, líder de la célula que perpetró los atentados.