Expropiación de empresas extranjeras será excepcional en Cuba

Según el diario Juventud Rebelde, la nueva ley de Inversión Extranjera liberará a los empresarios del pago de impuestos sobre ingresos personales, entre otros beneficios.

La Habana

La nueva ley de Inversión Extranjera en Cuba convertirá en excepción la expropiación por el Estado de negocios foráneos, aplicada a partir de 1960 para dirigir al país hacia el socialismo, y liberará a los empresarios del pago de impuestos sobre ingresos personales, entre otros beneficios, según informó hoy el diario oficial Juventud Rebelde. El reglamento dice que las inversiones “no podrán ser expropiadas, salvo motivos de utilidad pública o interés social”, en cuyo caso se realizará “con la debida indemnización, establecida de mutuo acuerdo, y pagadera en moneda libremente convertible”, puntualizó el matutino.

Citando a directivos del gobierno y del parlamento unicameral, el periódico agregó que se  contempla además la constitución de empresas “de capital totalmente extranjero”  y las inversiones serán autorizadas “en 60 días naturales” en todos los sectores, “excepto en los servicios de salud y educación (púbicas), y en las instituciones armadas, salvo en sus sistemas empresariales.” Asimismo establece “la exención del pago del impuesto sobre ingresos personales a los inversionistas extranjeros socios en empresas mixtas (con el Estado), o partes en contratos de asociación económica internacional, por los ingresos obtenidos”.

Igualmente “se eximiría del pago de impuestos sobre utilidades a las empresas mixtas y partes en los contratos de asociación económica, por un período de ocho años a partir de su constitución, y el Consejo de Ministros podrá extender el período”. Al concluir ese beneficio, “se aplicaría a estos y a los inversionistas nacionales (que siempre serán personas jurídicas, dentro de lo que se incluye a las cooperativas) un tipo impositivo de 15% sobre la utilidad neta imponible”, agregó el diario en referencia a la ley, que deberá ser aprobada el sábado próximo por la Asamblea Nacional.

El gobierno consideran  que para avanzar en los cambios económicos que impulsa desde 2008, el país necesita un crecimiento sostenido anual de 5%  (hasta ahora ha sobrepasado en poco el 2%), para lo cual es “decisiva” la inversión extranjera. El diario nacional no aclaró si podrán beneficiarse de la nueva ley  empresarios de origen cubano radicados fuera del país, pero páginas web especializadas dijeron que en el reglamento “no hay distinción por nacionalidad o ciudadanía”, con lo cual éstos entrarían “dentro de la categoría de inversionistas extranjeros”, acontecimiento inédito también en los últimos 50 años.