Exigen a la ONU defender al Tíbet

Activistas tibetanos protestan frente a la sede de Naciones Unidas para denunciar violaciones de derechos humanos cometidas por China en Tíbet.

Ginebra

Un grupo de activistas tibetanos protestaron hoy frente al edificio de la sede de Naciones Unidas en Ginebra, en demanda de más acciones del organismo multilateral por la represión en el Tíbet.

Unas horas antes de que China se presentara al Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos, monjes tibetanos escalaron el edificio y colgaron una enorme manta.

"China falla a los derechos humanos: ONU defiende al Tíbet", se leía en la manta que fue removida rápidamente por personal de seguridad.

De acuerdo con uno de los activistas involucrado en la protesta, fueron detenidos cuatro tibetanos, dos ciudadanos daneses y dos británicos.

Este martes China es observado bajo la lupa del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en el Examen Periódico Universal que evalúa el informe sobre su propio historial de derechos humanos, seguido de un diálogo interactivo donde debe responder a críticas y recomendaciones de los estados.

El objetivo de la Examen Periódico Universal es mejorar y promover el goce, protección y defensa de los derechos humanos y hacer frente a violaciones y abusos en todas partes.

China publicó hoy un "libro blanco" sobre su política en el Tíbet en el que defiende que el régimen comunista ha llevado progreso a una región "antes tan oscura y atrasada como la Europa medieval".

El documento asegura que el Dalai Lama "tiene por verdadero objetivo derrocar el sistema socialista y la autonomía étnica regional en el Tíbet", y también culpa a fuerzas externas de apoyar el independentismo basados en visiones idealizadas del "Techo del Mundo".

"Distorsionan el pasado y el presente del Tíbet debido a su sesgo ideológico y se han creado un mítico 'Shangri-La" donde desean mantener la región atrasada y primitiva para siempre", señala el documento.

Este documento sale a la luz el mismo día en el que en Ginebra las Naciones Unidas revisan el estado de los derechos humanos en China, por lo que el organismo internacional emitirá el primer diagnóstico sobre el estado de las libertades en el régimen comunista desde la llegada al poder del presidente Xi Jinping.

Según expertos independientes de la ONU y reconocidas organizaciones defensoras de derechos humanos, se ha deteriorado la situación en China especialmente en cuanto a los derechos de las minorías, libertad de culto y la libertad de expresión.

Políticas estrictas de Pekín siguen restringiendo la libertad religiosa y cultural de los tibetanos, además de negarles igualdad de goce de sus derechos.

Más de 100 tibetanos se han inmolado para protestar contra el gobierno chino desde 2009 y demandar un cambio de política de China hacia el Tíbet.