Exige China a EU que “deje de interferir” en sus asuntos internos

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino denunció que Estados Unidos interfirió gravemente en los asuntos internos chinos al permitir la visita del Dalai Lama y organizar la reunión ...

Pekín

El Gobierno chino, furioso por la reunión que mantuvieron el viernes en la Casa Blanca el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el Dalai Lama, reiteró hoy a Washington su advertencia de que "no interfiera" en los asuntos internos de China.

En un comunicado difundido hoy en la página del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, el portavoz de este departamento Qin Gang denunció que "EU. interfirió gravemente en los asuntos internos chinos al permitir la visita del Dalai Lama (al país norteamericano) y organizar la reunión con líderes estadunidenses".

"Instamos a EU a tomar en serio las preocupaciones de China, detener la tolerancia y el apoyo a las fuerzas separatistas antichinas, poner fin a la injerencia en los asuntos internos de China y adoptar pasos para eliminar su perniciosa influencia, de tal manera que se eviten mayores perjuicios a las relaciones bilaterales", agregó Qin.

La declaración del portavoz se suma a la protesta formal que el viceministro chino de Exteriores, Zhang Yesui, ya presentó la pasada noche al encargado de negocios estadounidense en Pekín, Dan Kritenbrink, al frente de la legación hasta que se incorpore el embajador Max Baucus, quien este mismo viernes juró su cargo.

Según informa la agencia oficial china Xinhua, Zhang expresó la "fuerte indignación y la firme oposición" de China al encuentro, que considera una grave injerencia en los asuntos internos del país.

La reunión "perjudicará gravemente la cooperación y las relaciones chino-estadounidenses y perjudicará los intereses de Estados Unidos", consideró el viceministro, que insistió en que el país norteamericano "no tiene derecho" a interferir en los asuntos internos chinos.

Estados Unidos, agregó Zhang, debe dar ahora "pasos concretos para recuperar la confianza del pueblo y del Gobierno chino".

Por su parte, el embajador chino en Washington, Cui Tiankai, presentó la queja solemne de su Gobierno sobre la reunión, según anunció él mismo en una rueda de prensa con medios chinos.

El encuentro se produce después de que EU haya expresado en varias ocasiones en los últimos meses su preocupación por los derechos humanos en China y por el establecimiento de una zona de identificación de defensa área (ADIZ) en el mar de China Oriental.

Además, tiene lugar un mes antes de que Obama y el presidente chino, Xi Jinping, tengan previsto coincidir en la cumbre nuclear que se celebrará en Holanda.

La reunión entre Obama y el líder espiritual tibetano en el exilio -al que China acusa de fomentar el separatismo tibetano- coincidió también con un encuentro en Pekín entre altos cargos militares de ambos países para fomentar los intercambios castrenses entre las dos potencias.