Ex presidente yemení dice que Riad le ofreció "millones" por combatir a hutíes

Alí Abdulá Saleh, hombre fuerte de Yemen durante tres décadas antes de exiliarse por una revuelta popular, reveló la oferta de Arabia Saudí en una entrevista a una televisora libanesa, mientras el ...
El ex presidente de Yemen, Alí Abdulá Saleh, durante la entrevista a la televisora lilbanesa Al Mayaden
El ex presidente de Yemen, Alí Abdulá Saleh, durante la entrevista a la televisora lilbanesa Al Mayaden (AFP)

Dubái, Ginebra

El ex presidente yemení Alí Abdulá Saleh dijo en una entrevista difundida hoy que había rechazado "millones de dólares" ofrecidos por Arabia Saudí para que aceptara enfrentarse a los rebeldes hutíes en Yemen.

"Nos dijeron 'te pagaremos millones de dólares si te alías con nosotros'" contra los hutíes, afirmó Saleh en una entrevista concedida a la televisión libanesa Al Mayaden, precisando que rechazó la oferta.

El ex mandatario acusó al reino saudí de tratar de fomentar la "sedición" en su país, y aseguró que su "odio" hacia los hutíes era "sectario". Saleh, que fuera hombre fuerte de Yemen durante tres décadas antes de verse expulsado por una revuelta popular, insistió: "No aceptaré el poder para mí o para mi hijo" Ahmed, que lideraba las tropas de élite de la Guardia Republicana durante el mandato de su padre.

Los aviones de guerra de la coalición liderada por Riad iniciaron una campaña aérea contra los rebeldes chiitas hutíes y las fuerzas aliadas a Saleh el pasado 26 de marzo, con el objetivo de hacer recular a los insurgentes y devolver el poder perdido al todavía presidente Abd Rabo Mansur Hadi, refugiado en Arabia Saudí.

Saleh aún mantiene una considerable influencia política en el país y parte de las fuerzas de seguridad le siguen siendo leales. Estas últimas combaten junto a los hutíes, que han logrado conquistar desde el año pasado vastas regiones del norte, oeste y centro de Yemen, así como Saná.

Hoy, el gobernador de la capital murió en combates entre su guardia personal y milicianos chiitas que trataban de capturarlo ante su negativa a entregarse. Este conflicto ha provocado hasta ahora casi dos mil muertos y ocho mil heridos, entre los cuales centenares de mujeres y niños, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"No quiere volver al poder"

Saleh dijo por otra parte en la entrevista que no aspira retomar el poder ni a imponer a su hijo Ahmed, quien dirigía la influyente Guardia Republicana cuando él estaba al frente del gobierno.

"Lo digo y lo repito, no volveré al poder y no lo aceptaré ni para mí ni para mi hijo", indicó Saleh, añadiendo "dejé el poder y se terminó (...) En su imaginación (de los saudíes) continúo siendo un obstáculo" al arreglo de la situación. Saleh acusó al reino saudí sunita de sembrar la "sedición" en su país, pero igual abrió la puerta al diálogo. "Tarde o temprano tendremos discusiones con Arabia Saudí", apostilló.

Por su parte, el enviado especial de la ONU para Yemen llegó hoy a Saná y llamó a retomar el diálogo para poner fin al conflicto, según un medio controlado por los rebeldes chiitas. "Todas las partes yemeníes deben retomar el diálogo", dijo el diplomático mauritano Ismail Uld Sheij Ahmed a su llegada al aeropuerto de Saná, según Sabanews.net.

La ONU ha tenido que postergar las conversaciones previstas para el 28 de mayo en Ginebra porque el gobierno yemení en el exilio pone como condición previa la retirada de los rebeldes chiitas de los territorios que conquistaron en los últimos meses.

Riad, por su parte, acusa a los hutíes de estar militarmente apoyados por Irán, el gran rival regional de Arabia Saudí. Teherán asegura que solamente les brinda ayuda humanitaria.

Más de mil civiles muertos

De otra parte, desde que comenzó la ofensiva liderada por Arabia Saudí contra los rebeldes hutíes en Yemen, más de un millar de civiles han muerto, concretamente 1,068, y otros 2,551 han resultado heridos, según el recuento del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos hasta el 24 de mayo.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMC) que cuenta con datos recogidos por los centros sanitarios y por lo tanto no contabiliza las víctimas que no llegan a los hospitales, indicó hoy que el número total de decesos asciende a 1,976 muertos y 8,034 heridos. De ellos, 112 difuntos y 242 heridos eran menores de edad.

Ni el Alto Comisionado ni la OMS han podido precisar en qué circunstancias perecieron o resultaron heridas estas víctimas. Por su parte, Ahmad Fawzi, portavoz de la ONU en Ginebra, dijo desconocer en qué punto se encuentra el intento de entablar un diálogo de paz entre las partes en conflicto en Yemen, unas conversaciones que debían haber tenido lugar esta semana en Ginebra pero fueron pospuestas.

Yemen, un país que prácticamente se ha convertido en un estado fallido, vive desde 2011 una gran inestabilidad política, que se agravó en los últimos meses por el avance de los rebeldes hutíes, un grupo chiíta apoyado por Irán.

Riad, aliada de Hadi, inició ataques sobre los hutíes y sus aliados del Ejército regular yemení el pasado 19 de marzo, una intervención duramente criticada por Teherán y por otros países de mayoría chiíta, como Irak o el Líbano. Según datos de la ONU, cerca de doce millones de personas necesitan ayuda urgente en el Yemen.