Ex "número dos" de Ejército chino confiesa sobornos

El general retirado Xu Caihou, expulsado a fines de junio del Partido Comunista chino por sospechas de corrupción, admitió haber aceptado "cuantiosos sobornos" a cambio de promociones en el Ejército.
El entonces general Xu Caihou, durante una ceremonia de apertura del Parlamento chino en Pekín
El entonces general Xu Caihou, durante una ceremonia de apertura del Parlamento chino en Pekín (Reuters)

Pekín

El general retirado Xu Caihou, antiguo número dos de la jerarquía militar china, ha confesado que aceptó "cuantiosos sobornos" a cambio de promociones en el Ejército de Liberación Popular de China (EPL), confirmó hoy la fiscalía encargada de asuntos militares.

El ex vicepresidente de la Comisión Central Militar, el máximo órgano castrense del país, fue expulsado a finales de junio del Partido Comunista chino (PCCh) por sospechas de corrupción y su caso estaba siendo investigado por la fiscalía encargada de asuntos militares.

Según un comunicado de la Fiscalía, recogido por la agencia oficial Xinhua, Xu se aprovechó de su puesto para ayudar a promocionar a personas dentro del Ejército, aceptando grandes cantidades de dinero personalmente o a través de familiares.

"Las cantidades de los sobornos eran extremadamente altas", se detalla en la nota. La fiscalía confirmó que ha finalizado su investigación y que ha comenzado el proceso para llevar a Xu frente a los tribunales.

De celebrarse finalmente el juicio, Xu, cuya esposa e hija fueron detenidas en relación con el mismo caso, será el mando militar de más alto rango nunca antes juzgado por corrupción.

El militar retirado, a quien la Comisión le ha quitado el rango de general y ha separado del servicio militar, comenzó a ser investigado junto a su familia el 15 de marzo por primeras sospechas de que Xu y sus allegados obtuvieron propiedades y grandes sumas a cambio de otros favores.

Durante meses los analistas barajaron la posibilidad de que el caso de Xu fuera "sobreseído" por el régimen comunista, debido a su delicado estado de salud, pero también a la enorme influencia del Ejército en la política china.

El ex general entró a formar parte de la Comisión Militar Central -órgano dirigente de las Fuerzas Armadas chinas y "tercer brazo" del poder en el país, junto al Partido Comunista y el Gobierno- en 1999, y fue nombrado su vicepresidente en 2004. A lo largo de la última década, durante el mandato del presidente Hu Jintao, Xu se labró una gran influencia en las Fuerzas Armadas chinas.

Los rumores sobre su caída en desgracia comenzaron a circular hace un año, cuando cesó formalmente como "número dos" de la Comisión Militar Central y ya no compareció, como hubiera sido habitual, en las sesiones de la Asamblea Nacional del Pueblo, el Legislativo chino.