Ex mediador de ONU en Yemen critica embargo a hutíes

Jamal Benomar considera que el embargo de armas a los rebeldes chiitas puede retrasar la ayuda humanitaria a los yemeníes, mientras su sucesor intentará reactivar el diálogo, paralizado desde hace ...
Milicianos y seguidores de los rebeldes chiitas hutíes apuntan a un retrato del presidente Abed Rabo Mansur Hadi, en una manifestación en Saná
Milicianos y seguidores de los rebeldes chiitas hutíes apuntan a un retrato del presidente Abed Rabo Mansur Hadi, en una manifestación en Saná (AFP)

Nueva York, Saná

El ex mediador de la ONU en Yemen, Jamal Benomar criticó hoy el embargo de armas impuesto por la ONU a los milicianos chiitas hutíes, estimando que ello podría retrasar la ayuda humanitaria a los yemeníes.

Benomar informaba por última vez hoy al Consejo de Seguridad a puertas cerradas, sobre su infructuosa mediación, antes de que asuma el cargo el mauritano Ismail Ould Cheij Ahmed.

"Yo previne al Consejo --declaró luego a la prensa-- que la aplicación del nuevo embargo sobre las armas previsto por la ONU podría inadvertidamente restringir la entrega de ayuda humanitaria a los yemeníes, incluso de alimentos, combustible o material médico". "Recibimos información sobre tales incidentes recientemente", afirmó sin dar más detalles.

Benomar afirmó también que los protagonistas de la crisis en Yemen que negociaban bajo su égida "estaban muy cerca de un acuerdo" para compartir el poder en las dos semanas que precedieron a la intervención militar lanzada el 26 de marzo contra los hutíes por la coalición árabe liderada por Arabia Saudita, señalando que el último obstáculo era "el problema de la presidencia".

"El fracaso de la transición política no es solamente responsabilidad de un solo campo, sino que está provocado por errores acumulados en diverso grado por todos los protagonistas", estimó.

"No se podrá encaminar el proceso político y alcanzar una paz duradera si no es a través de una negociación entre yemeníes y sin interferencias o presiones por parte de fuerzas exteriores", afirmó Benomar, criticando así implícitamente a los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG).Según diplomáticos de la ONU, fueron las críticas de los países del CCG a su mediación las que llevaron a Benomar a renunciar.

Mientras, el sucesor de Benomar intentará reactivar el diálogo en el país, paralizado desde que hace un mes una coalición liderada por Arabia Saudita empezó una campaña de bombardeos contra los rebeldes hutíes.

La misión del diplomático mauritano, Ismail Ould Cheikh Ahmed, que sucede a Jamal Benomar, se presenta muy difícil mientras sigan los combates y los bombardeos sauditas en el país.

Los rebeldes chiitas exigen que la coalición ponga fin a su campaña militar para volver a las negociaciones, interrumpidas el pasado 26 de marzo cuando los primeros aviones sauditas atacaron sus posiciones en Yemen. "El diálogo sólo se podrá retomar tras el cese de la agresión exterior", repitió este domingo Mohamed al Bujaiti, miembro del consejo político de los hutíes, a la AFP.

Según él, las conversaciones "deberían retomarse en el punto en que se abandonaron" bajo los auspicios de Benomar, que dimitió tras recibir duras críticas de los países del Golfo por su infructuosa mediación.

La ONU precisó este sábado que el nuevo mediador "trabajará en estrecha colaboración con los miembros del consejo, los países del Consejo de Cooperación del Golfo, los gobiernos de la región y otros socios".

Ould Cheik Ahmed, de 55 años, fue elegido por su larga experiencia diplomática en los países de Oriente Medio. Dirige la misión de la ONU contra el ébola, tras haber ocupado distintos puestos durante 28 años, como el de coordinator humanitario en Siria (2008-2012) y en Yemen (2012-2014).

Decenas de muertos

A pesar de que Riad anunciara el pasado martes el cese de la fase intensiva de su operación aérea "Tormenta Decisiva", la coalición continuó con sus bombardeos sobre posiciones de los rebeldes y de sus aliados.

La aviación saudita realizó este domingo varios ataques en Saná para impedir que los rebeldes enviaran refuerzos militares a la provincia de Mareb, rica en petróleo y gas natural, indicó una fuente militar.

Según representantes comunitarios, en las últimas 24 horas murieron 90 combatientes rebeldes en la localidad de Sirwah, mientras los partidarios del presidente, Abd Rabo Mansur Hadi, perdieron a ocho soldados, un balance que no pudo ser verificado de forma independiente. En Adén, la principal ciudad del sur del país, los enfrentamientos desde el sábado dejaron ocho muertos, tres de ellos, rebeldes.

También se registraron enfrentamientos con armas de distinto calibre en Taez (suroeste), después de que los rebeldes hubieran recibido refuerzos desde la localidad de Al Maja, en el mar Rojo, indicaron responsables locales, quienes informaron de que había víctimas civiles.

Por la tarde, los disparos de los rebeldes alcanzaron un hospital en Taez, matando al menos a trece civiles, indicaron a la AFP sanitarios y responsables locales. En Dhaleh, más al este, los aviones de la coalición árabe pudieron lanzar medicamentos y material médico después de que los rebeldes hubieran impedido que un convoy de organizaciones humanitarias entrara en la ciudad, según responsables locales.

Allí, los partidarios del presidente Hadi afirmaron haber matado a 22 insurgentes en cinco emboscadas. Más de mil personas, la mitad civiles, murieron entre el 19 de marzo y el 20 de abril por culpa del conflicto en Yemen, según la Organización Mundial de la Salud. Según la ONU, al menos 115 niños perdieron la vida en las hostilidades.

Intérprete liberada

Por otra parte, la intérprete yemenita Sherin Makaui, secuestrada en febrero al mismo tiempo que la francesa Isabelle Prime, anunció este domingo su liberación a la AFP.

"Me liberaron el 10 de marzo", indicó por correo electrónico, sin dar detalles sobre los secuestradores ni sobre las condiciones de su puesta en libertad. La joven intérprete, liberada en Adén con la condición de que no hablara "con la prensa", aseguró que "Isabelle (Prime) estaba sana" la última vez que la vio.

Unos hombres disfrazados de policías secuestraron a Prime, que trabajaba para una consultora experta en desarrollo sostenible, y su intérprete, Sherin, el 24 de febrero cuando viajaban a bordo de un taxi. Esta última contó haber sido víctima de "tortura física" durante su cautiverio.