Ex candidata de izquierda en Colombia anuncia apoyo a Santos

Clara López, que aspiraba a la presidencia por el Polo Democrático Alternativo, se inclinó por "votar por la paz de Colombia" y apoyar en el balotaje del 15 de junio al actual mandatario, que hoy ...
Clara López, líder del Polo Democrático Alternativo, en Bogotá
Clara López, líder del Polo Democrático Alternativo, en Bogotá (EFE)

Bogotá

La ex candidata presidencial de izquierda colombiana, Clara López, del Polo Democrático Alternativo, anunció hoy su apoyo al presidente Juan Manuel Santos, un centroderechista de 62 años, que aspira a la reelección en el balotaje del 15 de junio. Para esos comicios, las encuestas pronostican un empate técnico entre Santos y su oponente Óscar Iván Zuluaga.

"Quiero anunciar que voy a votar por la paz de Colombia, en cabeza del presidente Juan Manuel Santos", dijo la dirigente de izquierda, que en la primera vuelta electoral del pasado 25 de mayo obtuvo el apoyo de 15.23% del electorado, cerca de dos millones de votos. López hizo el anuncio en rueda de prensa luego que la semana pasada su partido dejara en libertad de acción a sus votantes para la segunda vuelta electoral, en la que se enfrentarán el mandatario de centroderecha y el derechista Zuluaga.

"En esta decisión me acompañan los simpatizantes del Polo que soñamos con una Colombia en paz", añadió López, a la vez que invitó a sus votantes a seguir su ejemplo. Santos, en el poder desde 2010, busca un nuevo mandato de cuatro años para sellar el acuerdo que negocia con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) desde noviembre de 2012, diálogos que han estado en el eje de la campaña.

Mientras que Santos defiende un fin negociado al conflicto con la guerrilla más antigua de América Latina, que tiene entre siete y ocho mil combatientes, Zuluaga basa su discurso de campaña en su oposición al diálogo, aunque matizó su postura tras la primera vuelta, donde el opositor obtuvo 29.3% de los votos, frente al 25.7% marcado por el mandatario.

Santos, por su parte, recibió con agrado la adhesión de López. "Con Clara hemos discutido sobre la necesidad de deponer diferencias (...) ¿Qué más que unirnos para lograr ese valor supremo de cualquier sociedad como es la paz?", dijo el presidente y candidato en un comunicado. Santos y Zuluaga se encuentran en un empate técnico con 38% y 37% de intención de voto respectivamente, según la última encuesta de Cifras y Conceptos difundida la semana pasada.

De otra parte, Santos anunció que si logra la paz con las FARC eliminará el servicio militar obligatorio, mientras desde Cuba, la guerrilla pidió un cambio en la doctrina castrense. El rol de los militares en Colombia, un país que vive un conflicto interno desde hace 50 años, donde un 0.1% de sus habitantes se desempeña en alguna rama de las fuerzas del orden, se encuentra en el centro del debate electoral.

"Apenas finalice el conflicto se acaba el servicio militar obligatorio", dijo Santos hoy en una entrevista con la cadena Blu Radio. "Pte Santos nunca propuso desmontar el servicio militar, ahora lo propone por orden de FARC", dijo hoy en su cuenta de la red social Twitter el ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010), principal crítico del diálogo con las FARC y quien apadrina a Zuluaga.

Por su parte, la guerrilla exigió desde La Habana "un cambio de la doctrina militar y de seguridad y de defensa", que afirmó es de "factura norteamericana". "En la mesa (de diálogo) no estamos pidiendo la cabeza de los generales, estamos exigiendo que se cambie la doctrina militar que tienen en la cabeza los generales", dijo a la prensa Andrés París, uno de los delegados de las FARC en las negociaciones de paz con el gobierno.

En Colombia, cada año son reclutados cerca de 120 mil conscriptos para cumplir con un servicio militar de dos años. Sin embargo, la mayoría de los reclutas son jóvenes de bajos recursos, ya que existe la posibilidad de eximirse por estar cursando estudios universitarios. Tener un carnet militar al día es un requisito fundamental para poder trabajar, recibir un título universitario o para vender y comprar propiedades, y los jóvenes que piden eximirse de hacer el servicio militar por estar estudiando deben pagar una cuota de compensación.

Este tributo, que se paga una sola vez, corresponde a un 1% del patrimonio total de la familia del conscripto, más un 60% de la renta mensual del grupo familiar.

También está prevista la posibilidad de eximirse por ser desmovilizado de las guerrillas o de los paramilitares, miembro de una comunidad indígena, ser hijo único, no ser apto física o psicológicamente o por presentar una objeción de conciencia, aunque el pago de la cuota de compensación es obligatorio aún en estos casos.

La campaña de Santos ha difundido en los últimos días un video en el que pregunta a los ciudadanos si enviarían a sus hijos a la guerra. El aviso publicitario, que planteaba que "es fácil pelear una guerra con hijos ajenos", causó polémica en el país, enfrascado en la contienda electoral, en un momento en el que Santos y Zuluaga se encuentran en un empate técnico con una intención de voto de 38% y 37%, respectivamente, para la segunda vuelta.

Santos, cuyo hijo prestó el servicio militar de forma voluntaria en las Fuerzas Especiales, también fue conscripto en la Escuela Naval. En 2012, el gasto militar colombiano alcanzó 3.3% del Producto Interno Bruto (PIB), unos 12,177 millones de dólares.