Ex socio de Urdangarin insiste en involucrar a Felipe VI en escándalo

Diego Torres presentó un recurso de apelación ante el juez del caso Nóos, al que envió un documento con correos y fotos para demostrar que el hoy monarca conoció siempre los negocios de su cuñado.
El rey de España, Felipe VI, hoy en París con la reina Letizia en el Hotel Matignon, tras reunirse con el primer ministro francés, Manuel Valls
El rey de España, Felipe VI, hoy en París con la reina Letizia en el Hotel Matignon, tras reunirse con el primer ministro francés, Manuel Valls (AFP)

Madrid

El ex socio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, volvió a arremeter este martes contra la Casa Real española al presentar un recurso de apelación ante el juez del Caso Nóos, José Castro, al que envío correos y fotografías con el objetivo de demostrar que el Rey Felipe VI siempre estuvo al tanto de todo lo que hacía el Duque de Palma, marido de la Infanta Cristina.

En el documento de 104 folios, se muestra al magistrado e-mails entre Urdangarin y Felipe, que entonces era el Príncipe de Asturias, en los que se pretende reflejar una relación de confianza entre ambos. De este modo, uno de los correos apunta a que Urdangarin participaría en la organización de la despedida de soltero de Felipe o en un posible encuentro entre el actual monarca y un empresario en Moscú.

En ese mismo mail, Urdangarin le escribe: “Felipe, qué tal, cómo te trata la vida... yo aquí ganándome el jornal” y se despide con un coloquial ‘Coméntame algo please...”.

En el escrito, el abogado de Torres, Manuel González, se preguntó “¿cómo se puede sostener sin rubor que la Casa Real, que intervenía en el Instituto Nóos a través de la Infanta Cristina, hoy hermana del Rey, no sabía nada? (...) si quienes gestionaban eran las autoridades públicas y las entrevistas se mantuvieron en Marivent (palacio de veraneo en Palma de Malorca), partido de paddle de por medio”.

Al respecto, recordó que Urdangarin, como cónyuge de la hermana de Felipe VI tenía “todas las puertas abiertas” como quedó reflejado en “todas las autoridades y funcionarios públicos que han desfilado por el juzgado” y que, según aseveró, “no dejan duda alguna de que se le atendía porque era el yerno del entonces Rey (Juan Carlos)”. “¿O nos hemos olvidado de eso también?”, se cuestionó el letrado.

Subrayó que la “relación entre cuñados era fluida” como resulta, según la defensa, de un correo de 16 de abril de 2004 en el que Urdangarin le escribió a Felipe: “Espero que os haya ido bien en La Caixa. Ayer os vi más relajados y me animó” y le adjuntó un artículo periodístico de opinión titulado “La lealtad”.

En cuanto a la mujer de Torres, Ana María Tejeiro, el abogado del ex socio de Urdangarin, explicó que “no se entiende a fecha de hoy qué hace todavía imputada dado que (...) nunca, ni de forma directa, ni de modo indirecto ha participado en la toma de decisión de ninguna clase”. Por tanto, la defensa aseguró que “del Instituto Nóos no formó parte nunca Tejeiro y sí Iñaki Urdangarin, Diego Torres, como vicepresidente, Miguel Tejeiro como secretario y la Infanta Cristina como vocal”.

El juez Castro mantiene que Iñaki Urdangarin y Diego Torres, creadores del Instituto Nóos, son los cabecillas del caso. A ambos prácticamente les atribuye los presuntos delitos de prevaricación, malversación, fraude a la Administración, tráfico de influencias, estafa, falsedad y un delito fiscal.