Ex altos cargos del Partido Popular serán juzgados por corrupción

El juez Pablo Ruz reveló hoy la lista de 38 personas que serán juzgadas por la llamada trama Gürtel, encabezada por Francisco Correa y Luis Bárcenas, ex tesorero del partido del presidente ...
El ex tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, a su salida de la Audiencia Nacional, en Madrid, tras una comparecencia
El ex tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, a su salida de la Audiencia Nacional el pasado 13 de enero (AFP)

Madrid

Francisco Correa, el presunto líder de la trama Gürtel, y Luis Bárcenas ex tesorero del conservador y gobernante Partido Popular (PP),encabezan la lista de 38 personas que serán sentadas en el banquillo en lo que será la apertura del juicio oral del mayor caso de corrupción de las últimas décadas en España y que involucra a decenas de políticos del partido del presidente Mariano Rajoy.

Así lo anunció hoy el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, tras dictar el auto de apertura de juicio por la primera época de actividades de la red, que se desarrolló entre los años 1999 y 2005.

Para este inicio del esperado juicio, el magistrado ha impuesto fianzas de responsabilidad civil de 449 millones de euros para 36 acusados, entre los que destacan los 88 millones fijados para Bárcenas, quien el pasado mes de enero salió de prisión tras pasar encerrado 19 meses y que recientemente llegó de pasar unas vacaciones en su residencia ubicada en una estación catalana de esquí.

Pero el juez, quien ha sido sistemáticamente presionado por el PP, no olvidó a la esposa del ex tesorero de dicho partido. Para Rosalía Iglesias fijó una fianza de 22 millones de euros. Todos tendrán un plazo de diez días para prestar estas fianzas o asegurar bienes por este importe.

Además, considera partícipes a título lucrativo a la ex ministra de Sanidad Ana Mato, para la que fija una fianza de 28,467 euros. Mato dimitió de su cargo, sobre todo por la presión popular y de los medios de comunicación. En el sumario del caso, según el magistrado, la ex ministra recibió de Correa varios regalos, viajes y hasta el pago de las comuniones de sus hijas.

Mientras que al PP Ruz le exigió afrontar una caución de 245 mil euros por los delitos que presuntamente cometieron los ex alcaldes de Majadahonda Guillermo Ortega y Pozuelo de Alarcón Jesús Sepúlveda. También fijó una fianza de 45,066 para Gema Matamoros, esposa de Ortega.

En la nómina de acusados de políticos del PP también se encuentran otros dos ex tesoreros del partido, Álvaro Lapuerta y Ángel Sanchís, así como el ex consejero de Deportes de la Comunidad de Madrid Alberto López Viejo; el ex secretario de Organización del PP de Galicia Pablo Crespo; y el ex vice consejero de Inmigración de la Comunidad de Madrid Carlos Clemente.

La red de "Don Vito"

Se tiene previsto que en este primer juicio contra los responsables de la trama Gürtel se analicen las operaciones que la red de Francisco Correa, que se hace llamar “Don Vito” (su ídolo es el personaje de El Padrino) realizó con las comunidades de Madrid y Castilla y León, el ayuntamiento de la capital y los de Majadahonda y Pozuelo, así como de la localidad malagueña de Estepona.

Los acusados se enfrentan a los delitos de prevaricación, cohecho, tráfico de influencias, malversación de fondos públicos, fraude a la administración pública, falsedad documental, fraude fiscal, blanqueo de capitales, estafa procesal en grado de tentativa, apropiación indebida y asociación ilícita en el ámbito de la contratación.

La Fiscalía Anticorrupción solicitó 125 años y un mes decárcel para Francisco Correa, presunto líder de la trama Gürtel, y 42 años y medio para Bárcenas, al tiempo que solicitó la comparecencia en el juicio como testigo de la ex presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre.

Correa salió de la cárcel en 2011 tras entrar dos años antes, pagó una fianza de 200 mil euros pese a que antes se le había impuesto la más alta de la historia: 85 millones de euros.

Durante su estancia en prisión, “Don Vito” manifestó que “lo pasé fatal” y hasta aseguró sufrir depresión y ansiedad. Cuando fue llevado a ser interrogado por el juez Baltasar Garzón, (descubridor de la Gürtel) Francisco Correa se quejó de que no quería ser trasladado en el furgón policial por sufrir claustrofobia. Así lo afirma un informe médico: “No puede entrar en un ascensor aunque sí puede viajar en avión”.

En su momento, varios medios de comunicación publicaron información y fotografías de la ostentosa vida que se daba Correa en la cúspide de su carrera. Paseos en yates, viajes de lujo, coches deportivos último modelo y residencias que muchos de los políticos y empresarios del país envidiarían.

Francisco Correa se jactaba de tener a varios políticos del PP “comiendo de mi mano”. El sumario de la Gürtel incluye imágenes repartiendo dinero de operaciones urbanísticas amañadas, basándose en testimonios de imputados como el de Felisa Jordán, una de las administradoras de dos de las principales empresas de la trama.

El día que salió de la cárcel nadie le fue a buscar, salvo su madre quien fue la que pagó los 200 mil euros. El hombre cuya frase “aquí hay pelas (dinero) para todos” se ha convertido ya en un clásico asegura, no obstante, ser inocente y se califica como una “víctima de las circunstancias” en un país “lleno de envidiosos”, le dijo a Garzón.



Por José Antonio López, Madrid

Francisco Correa, el presunto líder de la trama Gürtel, y Luis Bárcenas ex tesorero del conservador y gobernante Partido Popular (PP), encabezan la lista de 38 personas que serán sentadas en el banquillo en lo que será la apertura del juicio oral del mayor caso de corrupción de las últimas décadas en España y que involucra a decenas de políticos del partido del presidente Mariano Rajoy.

Así lo anunció este jueves el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, tras dictar el auto de apertura de juicio por la primera época de actividades de la red, que se desarrolló entre los años 1999 y 2005.

Para este inicio del esperado juicio, el magistrado ha impuesto fianzas de responsabilidad civil de 449 millones de euros para 36 acusados, entre los que destacan los 88 millones fijados para Bárcenas, quien el pasado mes de enero salió de prisión tras pasar encerrado 19 meses y que recientemente llegó de pasar unas vacaciones en su residencia ubicada en una estación catalana de esquí.

Pero el juez, quien ha sido sistemáticamente presionado por el PP, no olvidó a la esposa del ex tesorero de dicho partido. Para Rosalía Iglesias fijó una fianza de 22 millones de euros. Todos tendrán un plazo de diez días para prestar estas fianzas o asegurar bienes por este importe.

Además, considera partícipes a título lucrativo a la ex ministra de Sanidad Ana Mato, para la que fija una fianza de 28.467 euros. Mato dimitió de su cargo, sobre todo por la presión popular y de los medios de comunicación. En el sumario del caso, según el magistrado, la ex ministra recibió de Correa varios regalos, viajes y hasta el pago de las comuniones de sus hijas.

Mientras que al PP Ruz le exigió afrontar una caución de 245.000 euros por los delitos que presuntamente cometieron los ex alcaldes de Majadahonda Guillermo Ortega y Pozuelo de Alarcón Jesús Sepúlveda. También fijó una fianza de 45.066 para Gema Matamoros, esposa de Ortega.

En la nómina de acusados de políticos del PP también se encuentran otros dos ex tesoreros del partido, Álvaro Lapuerta y Ángel Sanchís, así como el ex consejero de Deportes de la Comunidad de Madrid Alberto López Viejo; el ex secretario de Organización del PP de Galicia Pablo Crespo; y el ex vice consejero de Inmigración de la Comunidad de Madrid Carlos Clemente.

Se tiene previsto que en este primer juicio contra los responsables de la trama Gürtel se analicen las operaciones que la red de Francisco Correa, que se hace llamar “Don Vito” (su ídolo es el personaje de El Padrino) realizó con las comunidades de Madrid y Castilla y León, el ayuntamiento de la capital y los de Majadahonda y Pozuelo, así como de la localidad malagueña de Estepona.

Los acusados se enfrentan a los delitos de prevaricación, cohecho, tráfico de influencias, malversación de fondos públicos, fraude a la administración pública, falsedad documental, fraude fiscal, blanqueo de capitales, estafa procesal en grado de tentativa, apropiación indebida y asociación ilícita en el ámbito de la contratación.

La Fiscalía Anticorrupción solicitó 125 años y un mes de cárcel para Francisco Correa, presunto líder de la trama Gürtel, y 42 años y medio para Bárcenas, al tiempo que solicitó la comparecencia en el juicio como testigo de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre.

Correa salió de la cárcel en 2011 tras entrar dos años antes, pagó una fianza de 200 mil euros pese a que antes se le había impuesto la más alta de la historia: 85 millones de euros.

Durante su estancia en prisión, “Don Vito” manifestó que “lo pasé fatal” y hasta aseguró sufrir depresión y ansiedad. Cuando fue llevado a ser interrogado por el juez Baltasar Garzón, (descubridor de la Gürtel) Francisco Correa se quejó de que no quería ser trasladado en el furgón policial por sufrir claustrofobia. Así lo afirma un informe médico: “No puede entrar en un ascensor aunque sí puede viajar en avión”.

En su momento, varios medios de comunicación publicaron información y fotografías de la ostentosa vida que se daba Correa en la cúspide de su carrera. Paseos en yates, viajes de lujo, coches deportivos último modelo y residencias que muchos de los políticos y empresarios del país envidiarían.

Francisco Correa se jactaba de tener a varios políticos del PP “comiendo de mi mano”. El sumario de la Gürtel incluye imágenes repartiendo dinero de operaciones urbanísticas amañadas, basándose en testimonios de imputados como el de Felisa Jordán, una de las administradoras de dos de las principales empresas de la trama.

El día que salió de la cárcel nadie le fue a buscar, salvo su madre quien fue la que pagó los 200 mil euros. El hombre cuya frase “aquí hay pelas (dinero) para todos” se ha convertido ya en un clásico asegura, no obstante, ser inocente y se califica como una “víctima de las circunstancias” en un país “lleno de envidiosos”, le dijo a Garzón.