Ex director de FMI Rodrigo Rato, increpado a su llegada a los juzgados

El ex director del Fondo Monetario Internacional y ex vicepresidente del gobierno español con Aznar, llegó a ser agredido antes de entrar en el juzgado para declarar sobre el origen de su fortuna.
Rodrigo Rato (c), a su llegada los juzgados de la madrileña Plaza de Castilla para declarar ante el juez de Madrid Antonio Serrano-Arnal
Rodrigo Rato (c), a su llegada los juzgados de la madrileña Plaza de Castilla para declarar ante el juez de Madrid Antonio Serrano-Arnal (EFE)

Madrid

Rodrigo Rato, ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI) y ex vicepresidente del gobierno español con José María Aznar, así como ministro de Economía (1996-2004),  fue increpado hoy a su llegada a los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid, donde declara ante el juez en el marco de una investigación sobre el origen de su fortuna.

Un grupo de afectados por las participaciones preferentes de Bankia, productos de riesgo que dejaron a miles de familiares sin ahorros, abucheó e insultó al que fuera presidente de la entidad española de 2010 a 2012. Uno de ellos llegó a golpearle en la espalda.

Rato está acusado de presuntos delitos fiscales, blanqueo de capitales y corrupción entre particulares. El pasado abril, fue arrestado durante unas horas a raíz de un primer informe de Hacienda que propició una investigación en torno a su fortuna.

Desde entonces, salieron a la luz nuevas sospechas, como el hallazgo de más de seis millones de euros no declarados y de origen desconocido en una sociedad controlada por el ex ministro, según informó en su momento la prensa española.

Se sospecha que pudo enriquecerse ilícitamente durante la época en la que estuvo al frente de Bankia, entidad nacionalizada en 2012 que estuvo detrás de la crisis financiera por la que España acabó pidiendo a Europa el rescate de sus bancos. El ex director gerente del FMI siempre defendió que los bienes que tenía en el extranjero son de origen familiar y fueron declarados a Hacienda voluntariamente.

Es la tercera vez que Rato se persona en los juzgados por este caso. En la primera, en julio, se acogió a su derecho a no declarar ante el juez alegando desconocer algunas de las acusaciones que se le atribuían. En la segunda, cuando sí respondió a las preguntas del juez, éste le retiró el pasaporte como medida cautelar.

El ex director general del FMI está imputado también por las presuntas irregularidades en la salida a Bolsa de Bankia, en 2011. Además, un juez de la Audiencia Nacional dictó apertura de juicio oral contra él por un escándalo de fraude entre la cúpula del banco relacionado con el uso de tarjetas de crédito opacas al fisco.

Origen de la fortuna, "lícita"

De otra parte, en su comparecencia de hoy, Rato aseguró que todas sus actividades profesionales han sido "desde luego, legítimas y lícitas". Rato está acusado de varios delitos fiscales, blanqueo de capitales y corrupción entre particulares y tras su declaración de hoy, el juez le mantuvo la condición de investigado, el secreto de sumario y no le impuso ninguna medida cautelar.

Rato defendió, en declaraciones a Efe, el origen de su fortuna ya que toda su actividad profesional ha sido "declarada y tributada". El ex gerente del FMI (2004-2007) siempre ha defendido que los bienes que ha tenido en el extranjero son de origen familiar y se han declarado a la Hacienda española voluntariamente.

Se trata de la tercera ocasión en la que Rato comparece por este caso, tras su comparecencia en julio del año pasado -aunque entonces se negó a declarar-, y en octubre, momento en el que el juez le retiró el pasaporte. El juez investiga los movimientos de capitales ejecutados por la empresa Kradonara 2001, epicentro del entramado societario de Rato y que recibió 6.5 millones de euros del extranjero.

Con todo este dinero, Kradonara mantuvo la mercantil alemana Bagerpleta GmbH, cuya única actividad es explotar un hotel en Berlín del que Rato posee un 50 %. Sin embargo, la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) aseguró desconocer la procedencia de esos 6.5 millones de euros, aunque no se sabe si el organismo ha modificado su dictamen.

Rato, quien presidió Bankia entre 2010 y 2012 y fue destituido cuando la entidad fue nacionalizada, también está siendo investigado por supuesta estafa y falsificación contable.

El pasado miércoles Bankia anunció que devolverá unos 1,500 millones de euros (1,673 millones de dólares) a unos 200 mil inversores que compraron acciones de la entidad en su salida a bolsa, después de que un el Tribunal Supremo español sentenciara que existía un desfase entre el folleto informativo de esta operación y la situación financiera real de la entidad.

Rato tiene pendiente una tercera causa judicial, por la que tuvo que pagar una fianza civil de tres millones de euros, relativa al escándalo de tarjetas opacas emitidas por Bankia para sus directivos.