Bolivia llama a Chile a “curar heridas”

Durante la conmemoración del “Día del Mar”, el presidente boliviano, Evo Morales, refrendó su demanda por una salida al océano.
Evo Morales, presidente de Bolivia, en el palacio de gobierno de La Paz
Evo Morales, presidente de Bolivia, en el palacio de gobierno de La Paz (EFE)

El presidente de Bolivia, Evo Morales, encabezó hoy la conmemoración del “Día del Mar”, en la que llamó a Chile a “curar heridas”, causadas hace más de 100 años por la “codicia” de empresas extrajeras que promovieron la llamada Guerra del Pacífico (1879-1883).

En el conflicto bélico, Bolivia perdió unos 400 kilómetros de playa producto de la anexión por parte de Chile de unos 120 mil kilómetros de territorio boliviano.

El presidente Morales afirmó que en América Latina en la actualidad “soplan vientos de paz y de integración”, que facilitan el desarrollo económico y social de los pueblos.

“Para lograr una verdadera integración de dos pueblos hermanos (...), primero se deben curar las heridas que fueron causadas en el pasado por intereses de empresas extranjeras en contra de los dos pueblos hermanos”, señaló el jefe de Estado.

Sostuvo que “este 23 de marzo lo recordamos bajo esos vientos de paz y de esperanza, entre pueblos que saben reconocer sus temas pendientes, pero que se respetan y someten sus diferencias a espacios de justicia internacional”.

En abril de 2013, el gobierno boliviano demandó a Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, para obligarle a negociar una salida soberana al Pacífico, “después de un dilatado e infructuoso diálogo bilateral”.

Bolivia debe presentar el próximo 17 de abril memorias y documentos que justifiquen su demanda marítima y, en contrapartida, Chile podrá exponer descargos el 18 de febrero de 2015, según el cronograma presentado por la CIJ.

“Bolivia tiene derecho a un acceso soberano al mar, es una acto de justicia. La realidad y la historia han demostrado que sí existen temas pendientes que deben ser resueltos por mecanismo pacíficos”, sentenció el presidente Morales.

Sostuvo que, “dispuestos a superar esa amarga historia, nunca renunciaremos al diálogo sobre todos los temas pendientes con el Estado chileno, buscando encontrar fórmulas para que Bolivia ejerza su derecho de un acceso soberano al océano Pacífico”.

El ministro boliviano de Defensa, Rubén Saavedra, dijo por su parte que su país “todavía siente el dolor de la invasión chilena que le arrebató su cualidad marítima y cercenó su territorio”.

“Haber perdido la salida al Océano Pacífico ha implicado que Bolivia, por un lado, haya tenido muchas limitaciones a lo largo de estos 135 años de enclaustramiento para poder desarrollarse económica y socialmente a plenitud”, aseguró.

El funcionario señaló que el enclaustramiento en el que quedó su país “ha significado que Bolivia no pueda conectarse directamente con el mundo, tenemos que pedir permiso nosotros para poder llegar a otros países más allá del mar”.