Europa debe socorrer a cristianos ante el EI

El autor, arzobispo de las ciudades iraquíes Kirkuk y Souleymane, hace un llamado a los europeos y también a las Naciones Unidas ante la ofensiva del grupo sunita ultrarradical Estado Islámico ...
Población siria kurda de Kobani en un albergue en Suruc, Turquía.
Población siria kurda de Kobani en un albergue en Suruc, Turquía. (Umit Bektas/Reuters)

Kirkuk, Irak

La erradicación de los cristianos y de las minorías que lleva a cabo el grupo Estado Islámico (EI) en Irak desde el 27 de julio involucra al mundo entero.

La naturaleza de la barbarie de la cual estamos siendo testigos va más allá de lo que nos es posible concebir. La ambición de los extremistas sobrepasa también muy ampliamente las fronteras de Irak.

Hasta la fecha, más de cinco mil personas que han cometido actos de violencia incalificables tienen nacionalidad europea y de ellos mil son franceses.

Este genocidio, que es en particular el de los cristianos y de las minorías iraquíes, va dirigido más ampliamente contra todo lo que no entre en el proyecto totalitario del EI, en particular todo aquello que toque de cerca o de lejos a Occidente.

Si bien Europa desea continuar disfrutando de la paz que conoce desde hace 70 años, a ella le corresponde actuar sin demora, de la misma manera en que el gobierno de Estados Unidos decidió comprometerse del lado de sus aliados en la Segunda Guerra Mundial.

La solución no consiste en la huida de los cristianos y de las minorías del territorio iraquí.

Por otro lado, ¿podría de repente el mundo acoger a 400 mil cristianos como refugiados, sin contar a las otras minorías, que hasta ahora han logrado escapar de las masacres?

¿Y dónde huir, cuando vemos que lo que ocurre en Irak puede, como un virus, contaminar muy rápido al conjunto del mundo si no se controla su actual perímetro de acción?

Los gobiernos de Francia, de Europa y todas las personas de buena voluntad deben permitir a los cristianos y a las minorías de Irak permanecer en su tierra, y a las diferentes comunidades iraquíes hallar las razones para vivir juntas.

El mosaico de los pueblos de todo el Oriente Medio representa una riqueza milenaria. Si bien los habitantes de Mesopotamia (actual Irak) son cristianos desde el año 50 d. C., Mesopotamia concentra un tesoro y un patrimonio que son, si lo vemos bien, comunes a toda la humanidad.

La paz aún es posible en todo el territorio de Irak como lo es también en Francia, en Europa y en el resto del mundo. En el contexto que hoy es el nuestro, la una no lo será sin la otra.