Eurogrupo mira a junio como fecha límite en negociación con Grecia

Los países europeos descartan un acuerdo este viernes en Riga sobre las reformas que se negocian con Atenas, por lo que la fecha decisiva coincidirá con el fin de la prórroga del programa de rescate.
El ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varufakis (d), y su esposa, Dane Stratou (i), en el Foro Bancario hoy en Atenas
El ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varufakis (d), y su esposa, Dane Stratou (i), en el Foro Bancario hoy en Atenas (EFE)

Bruselas, Atenas

El Eurogrupo descarta un acuerdo con Grecia en su reunión del viernes en Riga sobre las reformas que negocian desde hace semanas Atenas y las instituciones acreedoras, de manera que ya mira a finales de junio -cuando expira la prórroga del programa de rescate- como fecha decisiva y límite, dijo hoy una fuente de la eurozona.

En Riga "va a haber una breve presentación del estado de la situación en Grecia", informó la fuente. Aunque "hay un claro repunte en la actividad y de la implicación" de Grecia en las negociaciones, "estamos muy lejos de poder señalar que hay un resultado a la vista", agregó.

Los socios de Grecia en la zona euro habían esperado poder dar su visto bueno político, en la reunión informal de Riga los días 24 y 25, a una lista de reformas del nuevo Gobierno de Alexis Tsipras, dado que el acuerdo del 20 de febrero en el Eurogrupo estableció que el plan tenía que estar negociado y adoptado para finales de este mes.

"Estamos ahora donde queríamos estar hace dos meses. Entonces el calendario habría funcionado bastante holgadamente", dijo la fuente, que recordó que hasta finales de mes "aún queda una semana más" después de la reunión de Riga.

Pero aún lográndose en los próximos días un acuerdo técnico, todo el trabajo para analizarlo primero en el Grupo de Trabajo del Euro -donde se reúnen los secretarios del Tesoro de la eurozona- y después a nivel de los ministros para su autorización, es "extremadamente difícil mantener la fecha límite del 30 de abril", expuso.

Por ello, concluyó, los ministros de Finanzas y de Economía de los países del euro ya miran a la fecha límite "más importante" que es el 30 de junio, cuando expira la prórroga del programa de rescate financiero concedida a Grecia, de cuatro meses.

Los socios del euro mantendrán mañana una conferencia telefónica para recibir la información de última hora de las instituciones acreedoras de Grecia, la antes llamada "troika" -Comisión Europea (CE), Banco Central Europeo (BCE) y Fondo Monetario Internacional (FMI)- tras las reuniones negociadoras por este renombrado como Grupo de Bruselas mantenidas desde el sábado.

Según esta fuente, todavía hay "desacuerdos" sobre el esquema de facturas atrasadas y los socios de Grecia en la eurozona aún no saben exactamente qué 30 % de los compromisos considerados inaceptables por Atenas quiere eliminar el Gobierno de Tsipras del programa de rescate.

La situación financiera de Grecia evidencia la urgencia de un acuerdo para desbloquear los 7,200 millones de euros que quedan en el programa de la eurozona y el FMI, al que el país balcánico debe devolver el 12 de mayo unos 745 millones.

Los socios de Atenas creen que, con el decreto del Gobierno griego de ayer que obliga a los organismos públicos helenos a transferir sus reservas al Banco de Grecia para que el Estado pueda hacer frente a sus problemas de liquidez, la situación "es gestionable", agregó la fuente.

Más de 8,500 solicitudes

De otra parte, el Gobierno griego recibió más de 8,500 solicitudes en el primer día de plazo para beneficiarse del programa de lucha contra la pobreza, que incluye alimentos y electricidad gratis y ayudas al alquiler, informó hoy la oficina de Seguridad Social helena.

Durante el periodo de inscripción, que empezó ayer, las personas que no reciban ayudas de otras iniciativas ni europeas ni regionales pueden optar a las subvenciones mediante un formulario electrónico.

La responsable del Centro de Atención Ciudadana del barrio ateniense de Ambelokipi, María Kiassou, señaló en un comunicado que durante el día de hoy siguieron entrando peticiones e indicó que incluso llegaron a sobrepasar las de la primera jornada.

Kiassou declaró que siete de cada diez ciudadanos que visitaron el centro fue con el propósito de aspirar a los beneficios de la ley contra la crisis humanitaria aprobada recientemente por el Parlamento griego.

La mayoría de ellos, afirmó, optaron por la ayuda al pago del alquiler, de la que se beneficiarán 30 mil viviendas durante un año y que consiste en subvenciones de entre 70 y 220 euros al mes.

Asimismo, Kiassou detalló que lo segundo más solicitado fue la electricidad gratuita, que consta de un máximo de 300 kilovatios hora al mes por familia, y de la que se beneficiarán unos 153 mil hogares.

La norma prevé además, facilitar al mismo número de familias una tarjeta bancaria que podrá ser utilizada solo para la compra de alimentos y que el Gobierno recargará al inicio de cada mes.

Pueden optar a la iniciativa quienes el año pasado declararon a Hacienda unos ingresos anuales inferiores a los 2,400 euros para un hogar de una sola persona, e inferiores a seis mil euros anuales para una familia a partir de cuatro hijos.

En el caso de la ayuda al alquiler, la propiedad inmobiliaria no debe sobrepasar los 90 mil euros si es una vivienda de una persona, ni los 200 mil euros en caso de una familia.

La ministra adjunta de Solidaridad Social, Theanó Fotíu, admitió recientemente que la ley aprobada por el Gobierno griego "no resuelve la crisis humanitaria", pero matizó que es un "pequeño paso importante" y que en él tendrán prioridad las familias con hijos.

Según datos de la agencia de estadísticas Elstat, a mediados de 2014 un 23.1 % de la población griega vivía por debajo del umbral de la pobreza y había un 28.8 % de pobreza infantil.