Estudiantes chilenos marchan por cambios en admisión universitaria

Más de dos mil alumnos de colegios públicos de excelencia se manifestaron en el centro de Santiago en contra del sistema de requisitos de notas para ingresar a las universidades.
Estudiantes chilenos marchan en el centro de Santiago
Estudiantes chilenos marchan en el centro de Santiago (AFP)

Santiago de Chile

Más de dos mil estudiantes de colegios públicos de excelencia marcharon hoy por el centro de Santiago para exigir cambios en el sistema de requisitos de notas para ingresar a las universidades. Los estudiantes, vestidos con sus uniformes y cargando sus mochilas, marcharon pacíficamente por la avenida Alameda y pasaron por el Palacio de La Moneda y el Ministerio de Educación, en medio de un fuerte control policial.

Al finalizar la protesta algunos manifestantes encapuchados lanzaron objetos contundentes a los agentes que los dispersaron con gases lacrimógenos. Los estudiantes piden que se reforme este sistema conocido como "ranking de notas", que hace un promedio entre las calificaciones obtenidas en la enseñanza media, combinado con la nota final del examen de ingreso a la universidad.

El Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (Cruch) ha manifestado que este año se mantendrá el ranking, pero están abiertos a debatirlo en el 2015. Los manifestantes, estudiantes de colegios de excelencia, rechazan este ranking instaurado en el 2011 ya que a su juicio reduce sus posibilidades en el ingreso a las universidades, porque durante su enseñanza media obtienen notas menores debido a una mayor exigencia escolar.

"Todos los padres y apoderados pregunten en sus colegios cuál es el promedio de su colegio, porque su hijo no va a poder ingresar a la universidad", dijo Fernando Pérez, director del Instituto Nacional, uno de los más emblemáticos colegios de Chile.

La protesta se produce en medio de la discusión por una reforma educativa que pretende implementar la presidenta Michelle Bachelet, cuestionada por los estudiantes que la consideran insuficiente para resolver su demanda de tener una educación de calidad y gratuita.