Estatua de la Libertad, símbolo de parálisis en EU

Un letrero de “Cerrado” fue con lo que se toparon miles de estadunidenses cuando acudieron a parques, museos y sitios históricos en el país, debido al primer cierre parcial del gobierno.
Archivo Milenio
(AP)

Nueva York

Con un letrero que reza “Important Goverment Shut Down”, la Estatua de la Libertad permanece desde hoy cerrada debido al cierre parcial del gobierno de Estados Unidos, lo que hoy frustró a centenares de turistas que solo pudieron mirar de lejos a la emblemática estructura sin parar en Liberty Island.

"Debe haber mejores maneras de dirigir un gobierno que tener una parálisis como ésta", dijo Cheryl Strahl, una visitante desilusionada, procedente de Atascadero, California.

El pasado 4 de julio, "Lady Liberty", como la llaman los neoyorquinos, fue reabierta por segunda vez en un año por el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, quien bromeó diciendo "espero que sea la última reapertura que hacemos", tras el cierre por reformas primero y por los devastadores efectos del huracán Sandy.

Sin embargo, menos de tres meses, uno de los monumentos más simbólicos de Estados Unidos vuelve a estar en cuarentena, aunque no por motivos de su estado, sino por el desacuerdo entre demócratas y republicanos a la hora de aprobar los presupuestos federales.

Y "Lady Liberty", no es la única afectada; letreros de"Cerrado" fue lo que encontraron las personas que pretendían visitar también parques, museos Smithsonian y sitios históricos en diversos lugares del país.

Quienes solicitaban por teléfono algún tipo de asistencia al gobierno solo escucharon el mensaje de una contestadora automática en tanto que los empleados federales desconocen cuándo regresarán a sus trabajos.

Al tratar de acceder a páginas en internet como la de la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio) se desplegaba una leyenda que indica que “el sitio web no se está disponible durante el cierre del gobierno. Lamentamos profundamente las molestias que esto pueda causar.”

El primer cierre parcial del gobierno en 17 años entró en vigencia hoy y las secuelas fueron de pequeña y gran magnitud.

Unos 800 mil empleados federales fueron enviados a sus casas, cifra que excede a las fuerzas laborales conjuntas de Target, General Motors, Exxon y Google en Estados Unidos.

"Después de la semana entrante, si no estamos trabajando, tendré que encontrar un empleo", dijo Robert Turner, quien da mantenimiento en el museo Smithsonian de Historia de Estados Unidos en la capital del país.

Turner acudió a trabajar y se le encomendó que sacara basura, cancelara tuberías de agua, así como que cerrara el lugar.

La paralización del gobierno ha tenido distintas consecuencias, desde una reducción de las actividades en las oficinas de los fiscales federales y el FBI, hasta la revocación de permisos para la realización de bodas en sitios históricos en Washington.

Los excursionistas que se encuentren en bosques nacionales recibieron un plazo de dos días para que recojan sus cosas y se marchen, y algunos bosques fueron cerrados totalmente al tránsito.

En Filadelfia, Paul Skilling, de Irlanda del Norte, quería conocer de cerca la Campana de la Libertad pero tuvo que conformarse con ver a través de un vidrio ese símbolo de la democracia.

Skilling no se sentía optimista como para poder visitar algún lugar importante en Washington, la siguiente escala de su visita de una semana en Estados Unidos.

"La política es fantástica, ¿verdad?", dijo el norirlandés en tono de frustración.

El cierre del gobierno no detuvo el martes el inicio del periodo de inscripción en los mercados de seguros en línea establecidos de acuerdo con la ley de salud del presidente Barack Obama, que es el meollo de la disputa con los republicanos, con quienes no hubo un acuerdo presupuestario, lo que derivó en esta parálisis.

Los dos empleados federales en órbita alrededor de la Tierra, los astronautas de la NASA, Karen Nyberg y Michael Hopkins, continuaron sus actividades habituales a bordo de la Estación Espacial Internacional, igual que los empleados esenciales en el Control de la Misión en Houston, que apoya el funcionamiento de ese laboratorio orbital, en el que se encuentran seis inquilinos.

Sin embargo, no hubo actualizaciones de la información por televisión o internet debido a que la mayoría de los empleados de la NASA se encontraba en licencia sin goce de sueldo.

Numerosos pescadores que se dirigían con sus cañas a la cadena de islas conocidas como Outer Banks en Carolina del Norte no pudieron llegar en sus vehículos a la costa en la Playa Nacional Cabo Hateras.

Decenas de cabras no fueron sacadas para que comieran hiedra en Fort Hancock, una zona recreativa en Sandy Hook, Nueva Jersey. Fue cancelada una reunión del KKK cuya realización estaba prevista para este fin de semana en el campo de batalla de Gettysburg en Pensilvania.

En la capital del país, las fuentes dejaron de funcionar en el complejo de monumentos del National Mall en tanto que fue cerrado el Zoológico Nacional. La cámara que vigila a un panda fue apagada en este zoológico.

Sin embargo, miembros del Congreso cortaron cinta policial de acordonamiento para permitir el paso por las barreras a cientos de ex soldados procedentes de Iowa y Misisipí al Monumento Nacional a la Segunda Guerra Mundial.

El Servicio de Rentas Internas (IRS en inglés) suspendió las auditorías durante el cierre del gobierno y los centros telefónicos quedaron sin personal. En Saint Paul, Minnesota, la contestadora del IRS indicaba a quienes llamaban que "debían presentar sus declaraciones y pagar sus impuestos como siempre".

Los 12 millones de personas que recibieron extensiones fiscales de seis meses deben presentar sus declaraciones para el 15 de octubre. Sin embargo, la agencia no emitirá devolución de impuestos hasta que se reanuden las actividades normales del gobierno.