Estampida en universidad de Kenia deja un muerto

El suceso ocurrió en la madrugada, cuando tras escuchar una fuerte explosión de un transformador eléctrico, los estudiantes del campus intentaron escapar al confundirlo con un ataque terrorista.

Nairobi

Al menos un estudiante murió y más de 100 resultaron heridos, algunos de ellos de gravedad, tras producirse una estampida en el campus de la Universidad de Nairobi después de que un transformador eléctrico explotara y los universitarios intentaran escapar al confundirlo con un ataque terrorista.

El suceso ocurrió sobre las 04.00 de la madrugada hora local (01.00 GMT) cuando tras escuchar la fuerte explosión, el pánico y la confusión se adueñó de los estudiantes del campus e incluso algunos de ellos saltaron desde el sexto piso de las residencias para huir.

"El transformador explotó y se oyó una sucesión de explosiones durante unos veinte segundos. Esto hizo pensar a muchos estudiantes que era Al Shabab quien había atacado", contó un estudiante que se encontraba en el campus al diario "The Standard".

En el momento de la explosión, muchos estudiantes se encontraban en una fiesta que se celebraba en el mismo campus, según algunos testigos.

El vicerrector de la Universidad, Peter Mibithi, detalló que 137 estudiantes se encuentran ingresados en diferentes hospitales de la capital keniana.

El cuerpo del estudiante fallecido ya ha sido trasladado a una morgue de Nairobi, y no se descarta que la cifra de víctimas mortales pueda aumentar en las próximas horas, ya que algunos de los heridos se encuentran en estado grave.

La policía explicó que algunos estudiantes optaron por saltar por las ventanas de las residencias al pensar que unos atacantes podrían encontrarse dentro del edificio.

Kenia todavía se encuentran conmocionada por el atentado perpetrado el pasado día 2 por el grupo terrorista somalí Al Shabab, que mató a al menos 148 personas en la Universidad de Garissa, en el este del país.

Los terroristas asaltaron el campus de Garissa también de madrugada y, tras disparar indiscriminadamente y detonar algunos explosivos, se atrincheraron durante más de 16 horas en una residencia universitaria repleta de estudiantes.