Estallidos sociales pueden agravarse si gobiernos no escuchan: PNUD

El director para América Latina y el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y subsecretario general de la ONU, Heraldo Muñoz, afirma que "la clave está en que los ...
Heraldo Muñoz, durante la entrevista con EFE
Heraldo Muñoz, durante la entrevista con EFE (EFE)

Panamá

El director para América Latina y el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Heraldo Muñoz, advirtió hoy en entrevista con Efe de que "los estallidos sociales que viven algunos países de la región pueden agravarse si los gobiernos no escuchan".

"No hay que alarmarse cuando hay movilizaciones o conflictos sociales, porque eso es algo consustancial a la democracia. La clave está en que los gobiernos sepan procesar esas demandas, responder a ellas y negociar", consideró Muñoz.

El también subsecretario general de la ONU participó, en el marco de la XXIII Cumbre Iberoamericana que mañana comienza en la capital panameña, en un seminario sobre "Inversión Social en Juventud", un sector que representa una ventaja demográfica para la región pero que se enfrenta a condiciones de desigualdad y exclusión social.

"Los jóvenes no pueden ser estigmatizados como violentos o anárquicos, porque a fin de cuentas lo que quieren es participar, contribuir, tener oportunidades", recalcó Heraldo Muñoz.

Según los estudios realizados por el PNUD, la mayoría de las expresiones de descontento social que se dan en América Latina "son protestas pragmáticas que buscan objetivos concretos, no manifestaciones anárquicas o de vandalismo". "Si los estados tienen capacidad de atender esas demandas y negociar, estarán contribuyendo a una mejor democracia", consideró Muñoz.

El director para América Latina y el Caribe del PNUD advirtió de que la ventaja demográfica que representa tener 156 millones de jóvenes de entre 15 y 29 años (un 26 % de la población) "se va a agotar en unos veinte años".

"Este bono demográfico debería ser un componente importante para que en el futuro América Latina compita y tenga mejores oportunidades en la arena mundial, pero los jóvenes de la región enfrentan enormes desafíos", reconoció el alto funcionario de la ONU.

La lista de problemas la encabeza "una educación de baja calidad y con un acceso muy limitado", seguida de la "subrepresentación política (sólo un 1,63 % de los diputados y senadores de 25 parlamentos analizados por el PNUD tiene menos de 30 años) y una deficiente capacitación para los mercados de trabajo.

"Les compete a los gobiernos saber aprovechar el hecho de tener una generación con tantos jóvenes, y yo creo que eso está por verse todavía", manifestó Heraldo Muñoz.

Una encuesta realizada recientemente por el PNUD en colaboración con la Organización Iberoamericana de Juventid (OIJ) muestra que pese a la crisis, dos de cada tres jóvenes tienen una visión mucho mas optimista sobre el futuro que sobre el presente, un estado de opinión que a juicio de Muñoz "debería ser aprovechado por los líderes políticos".

"Incluso las crisis nacionales que están viviendo hoy día algunos países no se traducen en una actitud más negativa de los jóvenes".

"Por ejemplo, la opinión de los jóvenes españoles respecto al desempleo, la corrupción o la desigualdad es que todos esos desafíos serán superados en el futuro. Nos sorprendió gratamente que su visión sobre el devenir fuese tan positiva", añadió.

Muñoz se lamentó de que a pesar de la bonanza económica de los últimos años, América Latina siga siendo la región más desigual del mundo en cuanto a distribución de la riqueza, oportunidades para las mujeres, desarrollo territorial y acceso a la educación.

"América Latina está pasando todavía por uno de los mejores momentos de su historia reciente. Ha habido crecimiento económico, recuperación de la crisis de 2008 más rápidamente que en otras regiones, reducción de la pobreza (70 millones de personas) y las democracias se han mantenido estables por el periodo más largo de su historia".

"Pero no está tan claro que esto vaya a seguir siendo así en el futuro", advirtió el responsable el PNUD, quien puntualizó que la primera tarea inconclusa es la desigualdad, a pesar de que en la mayoría de los países de la región la pobreza ha disminuido.

Esta reducción se debe en un 10 % al llamado "bono demográfico", en un 30 % a las transferencias condicionadas (programas públicos de ayuda a las familias) y el resto, a las mejoras de los ingresos laborales, detalló el alto funcionario de la ONU.

Muñoz señaló que los principales problemas políticos de la región son, por este orden, la desigualdad, la inseguridad ("América Latina es la región más violenta del mundo") y la falta de inversiones en ciencia y tecnología.

Respecto a la inseguridad, Heraldo Muñoz comentó que "es un problema de desarrollo, no simplemente de control y represión" y anunció la publicación en noviembre próximo de un informe del PNUD sobre este tema que incluye recomendaciones para mejorar las políticas públicas.