EI responde a Egipto con más secuestros

El grupo sunita ultrarradical Estado Islámico captura en Libia a 35 trabajadores egipcios tras bombardeos de El Cairo, que acude a la ONU.
Cientos de coptos honraron en El Cairo a los 21 cristianos decapitados la víspera por yihadistas del EI presuntamente en territorio libio.
Cientos de coptos honraron en El Cairo a los 21 cristianos decapitados la víspera por yihadistas del EI presuntamente en territorio libio. (Khaled Desouki/AFP)

Trípoli, El Cairo, Nueva York

El grupo sunita ultrarradical Estado Islámico (EI) secuestró a 35 ciudadanos egipcios horas después de los bombardeos de Egipto contra posiciones yihadistas en Libia en respuesta a la decapitación de 21 cristianos egipcios (coptos), informó la prensa libia.

Los secuestros se dieron en redadas en zonas bajo control del grupo yihadista Ansar Sharia —incluido por EU en la lista de organizaciones terroristas— y grupos extremistas afines al EI.

El diario The Libya Herald precisó que los 35 egipcios, la mayoría trabajadores agrícolas que cruzó la frontera en busca de empleo, fueron capturados tras los ataques egipcios en las ciudades costeras libias de Derna y Sirte.

Los bombardeos de Egipto, en coordinación con las fuerzas libias contra posiciones yihadistas —campamentos, sitios de entrenamiento y depósitos de armas— se cobraron la vida de al menos 64 supuestos yihadistas y siete civiles, entre ellos tres niños.

El canciller egipcio, Sameh Shukri, viajó a Nueva York donde hoy reforzará ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el pedido hecho ayer por su presidente, Abdel Sisi, de que se apruebe otra intervención militar internacional en Libia, un país presa del caos y dividido en diferentes bastiones de las milicias, algunas yihadistas, desde que en 2011 la Alianza occidental (OTAN) intervino para derrocar a Muamar Gadai.

Francia e Italia respaldaron el pedido de Sisi de aprobar "nuevas medidas" en Libia.

En Egipto, cientos de personas honraron en una iglesia copta de Our, al sur de El Cairo, a los 21 cristianos decapitados por los yihadistas.

El vocero del gobierno egipcio, Hosam Qawish, prometió a cada familia de los fallecidos, que llamó mártires, una compensación de 100 mil libras egipcias (13 mil dólares), informó la agencia de noticias Mena.

En Roma, los gobiernos de los principales países europeos y de Estados Unidos respaldaron la moción del ex mariscal Sisi de intervenir en Libia, pero insistieron en una "solución política", según la declaración conjunta a nombre de EU, España, Francia, Gran Bretaña, Alemania e Italia.

Italia, en en primera línea frente Libia como su ex metrópoli, ya había buscado movilizar a la ONU para intentar "estabilizar" a su ex colonia.

También en Roma, el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, respaldó la intervención, pero "bajo el paraguas de la ONU", según el portal web de noticias Radio Vaticana.

En tanto, los gobiernos de EU y Turquía llegaron a un acuerdo preliminar para entrenar y equipar en territorio turco a "opositores sirios moderados", informó en Washington Jen Psaki, vocera del Departamento de Estado.

También el gobierno de Japón anunció que duplicará su apoyo "a la lucha contra el EI" con 1,830 millones de yenes (15.5 millones de dólares) para "fortalecer la lucha antiterrorista en Oriente Medio y África", luego de que el EI ejecutara en Siria a dos rehenes de origen nipón.