Mueren esposa e hija de jefe militar de Hamás en ataque israelí

El grupo islamista palestino rompió la tregua al lanzar unos 60 cohetes contra Israel, mientras el ejército israelí realizó bombardeos aéreos en la Franja de Gaza, ataques que dejaron 8 muertos. 
Un palestino lleva en sus brazos a una niña herida en un ataque aéreo israelí, en la entrada del hospital Al-Shifa, al norte de la Franja de Gaza
Un palestino lleva en sus brazos a una niña herida en un ataque aéreo israelí, en la entrada del hospital Al-Shifa, al norte de la Franja de Gaza (EFE)

Gaza

La tregua respetada globalmente desde el 11 de agosto por Hamas y el Ejército israelí se rompió el martes con lanzamientos de cohetes contra Israel y bombardeos aéreos en la Franja de Gaza que dejaron ocho palestinos muertos.

Entre las víctimas figuran la esposa y una hija del jefe militar de Hamas, Mohamed Deif, en la ciudad de Gaza, anunció a primeras horas del miércoles Musa Abu Marzuk, número dos de la oficina política de Hamas en exilio, que no dio ninguna precisión acerca de Deif. Según Marzuk, Israel buscaba "un pretexto para atacar a un gran responsable de Hamas".

Mohammed Deif es el jefe de la rama armada de Hamas, las Brigadas Ezzedin al Qasam, desde 2002. Israel ha intentado asesinarlo en cinco ocasiones. Según los socorristas locales, en el bombardeo la casa del barrio Sheij Radwan también resultaron heridas 45 personas. Por otra parte, seis personas, incluyendo tres niños, murieron la mañana del miércoles en un bombardeo israelí de una casa de Deir el Balah, en la Franja de Gaza, anunciaron los socorristas palestinos.

Los fallecidos son Rafat Aloah, de 32 años, tres hijos suyos, su hermano Mohamed, de 21 años, y una mujer embarazada, Nabilah Aloah. El movimiento islamista palestino reivindicó el martes el lanzamiento de numerosos cohetes contra varias ciudades de Israel como Jerusalén, donde sonaron las sirenas, o Tel Aviv, sin dejar víctimas, según el ejército.

Según una portavoz, la aviación lanzó unos 60 ataques, la mitad desde la medianoche (21:00 GMT), y los palestinos lanzaron 60 cohetes contra territorio israelí, siete de ellos después de la medianoche, sin causar víctimas.

La ruptura de la tregua, que expiraba a las 21H00 GMT, conllevó la paralización de las negociaciones en El Cairo entre israelíes y palestinos para intentar alcanzar un alto el fuego duradero. La delegación israelí se marchó a casa tras un llamamiento del gobierno de Israel y los palestinos lo harán este miércoles.

"El alto el fuego está muerto, e Israel es responsable", dijo Azam al Ahmed, jefe de la delegación palestina, que participaba en El Cairo en las negociaciones indirectas con Israel. "Nos marchamos mañana, pero no nos retiramos de las negociaciones", dijo a la AFP Ahmed, quien confirmó que no volverán a El Cairo hasta que Israel no responda a su propuesta de tregua.

Otro dirigente de Hamas, Ezat al Rishq, advirtió de que "Israel no estará seguro mientras los palestinos no lo estén".

Huida de habitantes de Gaza

Los habitantes de Gaza, que se enfrentan a más de un mes de conflicto, comenzaron a huir de nuevo a zonas más seguras dentro de este superpoblado enclave palestino de 362 km2.

"Me dirijo a la casa de mis padres en el centro. Mis hijos se asustaron cuando escucharon que la guerra se reanudaba", dijo Raghda al Muqa, una madre que intenta huir con sus tres hijos del norte del enclave palestino.

La ofensiva israelí lanzada el 8 de julio contra Hamas devastó la Franja de Gaza y mató a más de dos mil palestinos e hirió a más de diez mil. Asimismo, 64 soldados israelíes perdieron la vida y los cohetes lanzados desde Gaza mataron a tres civiles en territorio israelí. Estados Unidos se dijo "muy preocupado" por "la ruptura del cese el fuego", al tiempo que consideró que Israel tenía el derecho a defenderse del lanzamiento de cohetes desde Gaza.

Hamas insinuó que posiblemente otros grupos armados lanzaron los primeros cohetes contra Israel, al desmentir su disparo. Ahora que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, "bloqueó deliberadamente las negociaciones en El Cairo, la resistencia (palestina) examina todas las opciones", advirtió a continuación un portavoz de Hamas, Fawzi Barhum.

"El proceso de El Cairo dependía de la condición previa de un respeto total del alto el fuego", explicó un responsable israelí. "Si Hamas se pone a lanzar cohetes, el proceso (...) está desprovisto de fundamento", añadió. Las nuevas hostilidades comenzaron por el disparo la tarde del martes de cohetes palestinos contra Israel, cuyo primer ministro ordenó responder con bombardeos. Los cohetes lanzados desde Gaza en plena tregua no dejaron víctimas.

Israelíes y palestinos acordaron el lunes por la noche in extremis prolongar un alto el fuego de 24 horas hasta el martes a las 21:00 hora GMT, pero nada indicaba entonces un acuerdo duradero entre ambas partes. A falta de acuerdo, el temor del regreso del tercer conflicto en seis años a Gaza volvía a este enclave palestino.

Los negociadores palestinos -representados por Hamas, la Yihad Islámica y la Autoridad Palestina del presidente Mahmud Abas- afirmaron en varias ocasiones que no firmarían un acuerdo que no incluyera el levantamiento del bloqueo israelí impuesto a Gaza. Los israelíes, por su parte, reclaman la desmilitarización del enclave.

Una propuesta egipcia preconizaba un acuerdo en puntos menos sensibles, como la ampliación de la zona de pesca de los gazatíes, una mayor apertura de las fronteras entre israel y Gaza o la implicación de Israel en la ayuda humanitaria a los palestinos. Los temas espinosos como la construcción de un puerto y un aeropuerto en Gaza se abordarían más tarde.