Espías de EU figuran en los 'Panama Papers'

La CIA creó una firma pantalla para encubrir sus cuentas y actividades, según nuevas revelaciones del escándalo de evasión fiscal que también llevó a Europa a endurecer sus medidas.
El despacho panameño Mossack Fonseca, en el ojo del huracán.
El despacho panameño Mossack Fonseca, en el ojo del huracán. (Rodrigo Arangua/AFP)

Washington

Espías de varios países, principalmente de Estados Unidos, se sumaron ayer al escándalo de los Papeles de Panamá, la mayor filtración periodística de la historia, que ya ha hecho surgir iniciativas contra la evasión fiscal en instituciones de la Unión Europea (UE).

Las revelaciones publicadas por medios afiliados al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), con sede en Washington, sobre miles de cuentas y activos opacos creados en numerosos países vía el bufete panameño Mossack Fonseca continuaron generando reacciones.

El impacto del escándalo llegó hasta los elementos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), los servicios secretos exteriores de EU, que usaron empresas pantalla en Panamá creadas por Mossack Fonseca para ocultar sus actividades, reveló el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

Al ser preguntado por la agencia Efe, un vocero de la CIA rechazó hacer comentarios. El diario alemán, el primer medio en hacerse con los documentos filtrados, apunta que también emplearon los servicios de la firma panameña agentes secretos de Arabia Saudita, Ruanda y Colombia.

En EU, en una visita a la sede de la ONU en Nueva York, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, reiteró su mensaje de que, con la filtración de Panamá se ha pretendido dañar a algunos gobiernos como el suyo, y pidió que se ponga en marcha una "campaña mundial" para difundirlos.

En informaciones dadas por medios de Ecuador sobre las filtraciones se menciona, entre otros, al ex presidente del Banco Central de Ecuador Pedro Delgado, primo de Correa, y al fiscal general del Estado, Galo Chiriboga.

De esta forma, varios países comenzaron a diseñar su estrategia para lidiar con la filtración de 11.5 millones de fichas que revelan el empleo de empresas o cuentas pantalla por parte de políticos, casas reales, empresarios y millonarios para, principalmente, evadir el pago de impuestos.

Al respecto, se celebró la primera reunión multisectorial para enfrentar el escándalo entre el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, la banca, la Cámara de Comercio y el gremio de abogados del país, reinscrito por Francia en su lista de paraísos fiscales.

También ayer, la Comisión Europea (CE) dio un paso más en la lucha contra la evasión con una propuesta que busca obligar a las multinacionales a exponer a la opinión pública lo que pagan en impuestos sobre sus beneficios en cada país de la Unión Europea (UE) y en los considerados paraísos fiscales. En concreto, la CE quiere que todas las grandes firmas -europeas o no- con ingresos de más de 750 millones de euros publiquen en sus páginas web información sobre la cantidad de impuestos que tributaron en cada país europeo y los beneficios que allí generaron, junto a otra serie de datos.

Esta semana, las miradas se centran en los comentarios sobre el escándalo que pueda hacer el G20 (países desarrollados y emergentes), que celebra una cumbre ministerial en Washington coincidiendo con la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.