Espiar presidentes requiere de reglas muy claras, dice Bill Clinton

El ex presidente de EU admitió en una entrevista telefónica que las revelaciones sobre el espionaje a dirigentes extranjeros por la NSA hechas por Edward Snowden afectaron la imagen de su país y ...
Bill Clinton saluda a Barack Obama durante un acto de la pasada campaña electoral
Bill Clinton saluda a Barack Obama durante un acto de la pasada campaña electoral (AFP)

Washington

El expresidente estadunidense Bill Clinton estimó hoy en una entrevista telefónica que las revelaciones sobre el espionaje a dirigentes extranjeros por parte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) lesionó la imagen internacional de su país y alimentaron la necesidad de una reforma de los servicios de inteligencia. "Pienso que se requiere de reglas muy explícitas en cuanto a las escuchas de conversaciones de dirigentes extranjeros", dijo Clinton en una entrevista con la cadena estadunidense Fusion difundida parcialmente hoy.

Bajo su presidencia (1993-2001), aseguró, las escuchas eran posibles en caso de que los dirigentes extranjeros "hubieran cometido actos hostiles contra Estados Unidos. (...) Pero no estoy seguro, entonces no teníamos la capacidad de hacer la mayoría de las cosas que se hacen hoy", explicó. "Necesitamos mayor transparencia, mayor protección de la vida privada y mayor seguridad", agregó. "Vista la manera en que las informaciones fueron utilizadas, no es evidente que hayan maximizado nuestra seguridad, y está claro que la gente estima haber perdido un poco de su vida privada".

"Es muy importante que mantengamos una discusión verdaderamente pública sobre lo que deberían ser las reglas" en materia de espionaje, comentó.  El ex presidente demócrata reconoció que las revelaciones del ex informático de la NSA Edward Snowden tuvieron un impacto negativo. "No sólo en América Latina, sino también en Europa y en Asia. Es interesante, porque en algunos de estos países se comprobó que ciertos gobiernos hacían lo mismo o que otros nos habían dado permiso" para actuar, señaló.

Tras las primeras revelaciones de Snowden, en junio, múltiples proyectos de reforma de las leyes que regulan las actividades de vigilancia de la NSA fueron elaborados en Estados Unidos. El presidente Barack Obama se dijo favorable a un refuerzo de las medidas de tutela y de control de parte del Congreso y de la justicia, mientras políticos reformistas manifestaron su deseo de ir más lejos y suprimir los programas de recolección masiva de metadatos de las comunicaciones de ciudadanos estadounidenses.