Esperan peligrosa tormenta en el este de EU, el sur "congelado"

Mientras los meteorólogos advierten de lo que podría ser la mayor caída de nieve de la temporada a partir de esta noche en Washington y otras zonas de la costa del Atlántico, el sur sufre ya de ...
Carámbanos de hielo penden de una señal de tráfico en Avondale Estates, Georgia
Carámbanos de hielo penden de una señal de tráfico en Avondale Estates, Georgia (EFE)

Chicago

El este de Estados Unidos, asolado por uno de los inviernos más crudos de los que se tenga memoria, se preparaba hoy para lo que los meteorólogos advierten que podría ser la peor tormenta con la mayor caída de nieve de la temporada. Peligrosas tormentas de nieve y lluvias heladas comenzaron a azotar zonas del sur durante esta madrugada y se espera que continúen el jueves, dijeron meteorólogos.

Áreas situadas más al norte se preparaban para recibir la tormenta invernal "Pax", que se supone llegará a últimas horas de hoy a Washington DC y otras zonas de la costa este. "Se prevén grandes cantidades de nieve, lo que hará que los desplazamientos sean peligrosos", dijo el Servicio Meteorológico Nacional. "Viaje solo por una emergencia. Si debe viajar, lleve una linterna suplementaria, alimentos y agua en su vehículo", agregó el organismo.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, afirmó que el presidente Barack Obama había declarado el estado de emergencia en 45 condados en Georgia, una iniciativa que permite que la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA por su sigla en inglés) opere en ese estado. El informe diario sobre seguridad puso al presidente al corriente de los esfuerzos para hacer frente al pésimo clima invernal, agregó Carney.

La FEMA activó su centro de respuesta nacional coordinada en Washington, mientras que su equivalente regional en Atlanta preparaban generadores, comidas, agua, mantas y catres en Augusta, Georgia, para aquellos que se habían quedado sin electricidad a causa de la tormenta. El clima ya obligó a cancelar unos siete mil vuelos en todo el país, informaron medios estadunidenses, que advirtieron que otros miles podrían suspenderse.

En una rueda de prensa el gobernador de Georgia, Nathan Deal, declaró que cerca de mil miembros de la Guardia Nacional ya fueron movilizados a lo largo del estado para asistir a los afectados por la tormenta invernal, que todavía podría seguir causando estragos si se mantienen las malas condiciones climatológicas. "Nuestra principal preocupación es que la gente continúe siguiendo nuestras advertencias y que se mantengan en sus hogares para que los servicios de emergencias y las compañías de electricidad puedan realizar sus labores", dijo Deal.

La tormenta, que ha afectado además a los estados de Alabama, Luisiana, Texas, Misisipi, Carolina del Norte y Carolina del Sur, ha dejado a su paso acumulaciones de hielo de dos centímetros en las ciudades y de varios centímetros en las montañas. Hasta ahora se han reportado al menos siete muertes relacionadas con la tormenta en los estados de Texas, Misisipi y Carolina del Sur. La combinación de hielo y vientos de 48 kilómetros por hora derribó árboles y tendidos eléctricos, que provocaron apagones a lo largo de todo el sureste de la nación.

Cerca de 300 mil hogares están sin electricidad en los estados de Carolina del Norte, Carolina del Sur, Misisipi, Luisiana y Alabama, mientras que en el estado de Georgia hay más de 200 mil afectados por los apagones. Doraville, una ciudad al noreste de Atlanta y predominantemente hispana, fue una de las más afectadas, con cerca de 800 hogares sin fluido eléctrico. Las autoridades advierten de que estas cifras podrían aumentar conforme la tormenta avance con más hielo y vientos.

El Servicio Meteorológico Nacional calificó el sistema invernal de "catastrófico" y lo comparó con un fenómeno similar que afectó a la zona en el 2000 y que dejó a miles sin energía eléctrica durante días. Atlanta, que hace dos semanas sufrió los embates de una tormenta invernal que ocasionó un caos vial, estaba hoy desierta con la mayoría de los negocios cerrados. Las mayoría de las escuelas del norte de Georgia y Carolina del Norte permanecen cerradas desde el martes para evitar que se repita lo sucedido a finales de enero, cuando una nevada obligó a cientos de niños a pasar la noche en sus centros escolares.

El aeropuerto de Atlanta Hartsfield-Jackson, el de más tráfico en Estados Unidos, estaba hoy desierto tras la cancelación de cientos de vuelos y conexiones. Asimismo, varias aerolíneas que tienen su cede en Charlotte (Carolina del Norte) cancelaron sus vuelos el martes y el miércoles para esperar el paso de la tormenta.

Tras recorrer el sureste, se espera que la tormenta afecte a los estados del noreste en lo que se conoce como el corredor de la I-95, la autopista que recorre la costa este de Estados Unidos. Filadelfia, Baltimore, Washington, Nueva York, Boston y Maine son algunos de los estados que se verán afectados a partir de hoy y el jueves por este sistema invernal. Los meteorólogos pronostican que la capital de Estados Unidos tendrá una acumulación de nieve de 12 a 18 centímetros, en tanto que hacia el norte de Delaware la nieve podría alcanzar los 25 centímetros y en el oeste de Maryland podrían acumularse unos 35 centímetros de nieve.