España recordó atentados del 2004 con unidad entre políticos

Los ataques en la capital de España, que se cobraron 192 vidas en el mayor atentado terrorista en Europa hasta la fecha, fueron recordados por las asociaciones de víctimas y las formaciones políticas.
Familiares de una víctima de los atentados de Atocha lloran durante la ceremonia por el 12 aniversario en el Bosque de los Ausentes, en Madrid
Familiares de una víctima de los atentados de Atocha lloran durante la ceremonia por el 12 aniversario en el Bosque de los Ausentes, en Madrid (AFP)

Madrid

Por primera vez desde los atentados del 11-M en Madrid del 2004 hubo unidad entre los políticos de diferentes partidos y de las asociaciones de víctimas. También fue la primera vez que el presidente en funciones, Mariano Rajoy, asistió a uno de los cuatro sencillos pero solemnes homenajes a los 192 fallecidos del mayor acto terrorista en Europa.

Lo hicieron en un acto en la Real Casa de Correos, kilómetro cero de la capital de España, donde hay una placa en recuerdo de las personas que perdieron la vida. En presencia de trabajadores de emergencias, cuerpos de seguridad y políticos, entre ellos la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, depositaron una corona de laurel frente a la placa.

Como cada año, sonó el Réquiem de Mozart y se escuchó el himno de España, todo ello después de que a las 9 horas sonaran las campanas de todas las iglesias de la ciudad durante dos minutos.

El homenaje de 2016, cuando ya han pasado doce años desde el brutal atentado que se cobró la vida de 192 personas que se desplazaban a sus trabajos, universidades y colegios a bordo de los trenes de Cercanías, se centraron en la unidad y en la necesidad de responder juntos a la amenaza del terrorismo.

Así lo dijo Mariano Rajoy, y destacó lo importante y reconfortante que es ver la unidad de todos los partidos y asociaciones. Señaló que la lucha contra el terrorismo “sigue siendo, desgraciadamente porque eso significa que hay terrorismo, una de las grandes prioridades” no sólo de España sino de “todos los países que han sido golpeados y con mucha dureza en los últimos años”.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, compareció junto con la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, y apostó por “dejar de lado todo lo que separa” a las personas y partidos y por estar juntos por lo importante, que es “el cariño a las víctimas y la unidad frente al terrorismo”.

El mensaje de Carmena fue en el mismo sentido y más allá de la unidad, ha relatado cómo durante el homenaje estaba pensando en que no vuelva a ocurrir nunca más una “barbaridad” como la de los trenes.

El portavoz del Partido socialista Obrero Español (PSOE) en la Asamblea, Ángel Gabilondo, lanzó la idea de hacer un único acto de homenaje el 11-M en lugar de los que se producen a lo largo del día. A su juicio, debería ser un homenaje promovido bien por la Comunidad de Madrid o por la Asamblea que agrupe a todos.

En el acto que se llevó a cabo posteriormente en la estación de trenes de Atocha, la presidenta de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, Pilar Manjón, declaró que se sienten “hartos” del “uso partidista” y pidió a los políticos que “no nos utilicen en sus peleas”.

En este homenaje estuvo acompañada por primera vez por todo el espectro político, con la presencia del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias; el líder de los socialistas, Pedro Sánchez, así como Manuela Carmena y Cristina Cifuentes.

En el acto, Sánchez se comprometió a que, si llega a presidente del Gobierno, organizará un acto unitario de todas las organizaciones de afectados y de partidos políticos. “Me parece que es fundamental que haya un acto unitario”.

En un ambiente de recogimiento y, envuelto en la normalidad del ajetreo de Atocha, el acto se desarrolló con un cierto tono reivindicativo. Eso sí, todos los ojos estaban clavados tanto en la alcaldesa como en la presidenta regional, así como en Iglesias y Pedro Sánchez.

En su oportunidad, el líder de Podemos llamó a desterrar la utilización de las víctimas del terrorismo “para atacar al adversario” haciendo suyo el planteamiento que defendió Pilar Manjón. “A las víctimas hay que honrarlas, utilizarlas políticamente para atacar al adversario es algo a desterrar de las prácticas políticas de la sociedad”, dijo.

Los otros dos homenajes se realizaron en el Bosque de los Ausentes, en el Parque del Retiro, donde fueron plantados 192 árboles en memoria de los fallecidos. El último de los actos se llevó a cabo en la estación de tren de El Pozo, donde se registraron dos explosiones en la terrible tragedia vivida en Madrid.