España detiene a uno de los mayores narcotraficantes del país

El hallazgo de 54 kilos de cocaína de alta calidad escondida en un cargamento de plátano procedente de Colombia en el puerto gallego de Marín llevó a la captura de Antonio Manuel B.I.

Madrid

La policía española detuvo a nueve personas, entre ellas uno de los mayores narcotraficantes del país, tras encontrar cocaína escondida en un cargamento de plátano procedente de Colombia, indicó hoy la policía.

Las autoridades abrieron su investigación después de que la policía descubriera, con la ayuda de perros rastreadores, 54 kilos de cocaína de alta calidad escondidos en cajas de bananas mientras se descargaban en el puerto de Marín, en la región de Galicia (noroeste).

Los agentes arrestaron a seis personas que acudieron al puerto para recuperar la cocaína y a otras tres en la localidad de Dilar, que formaban parte de la red que organizó el envío de droga, explicó la policía en un comunicado.

Entre los detenidos se encuentra el líder de una red de narcotraficantes, identificado como Antonio Manuel B.I., un español al que la policía considera como "uno de los mayores traficantes de España".

La policía asegura que estaba en fuga desde que se le condenó a 17 años de cárcel en 2006 por tráfico de drogas, entre otras acusaciones. Ya lo apresaron en 2001 en España, después de que la policía colombiana se incautara de mil kilos de cocaína, con la sospecha de que formaba parte de la red que intentaba sacar droga del país latinoamericano.

"Era tal la obsesión del jefe de la red por su seguridad y por la de sus operaciones, que además de utilizar documentación falsa, sistemas tecnológicos para evitar que sus comunicaciones fueran interceptadas, guardaespaldas, etc., también, con frecuencia cambiaba su apariencia física (color de pelo, barba, bigote, gafas, indumentaria...)", reza el comunicado.

Entre los demás detenidos figuran tres españoles, un ruso, un colombiano, un argentino, un peruano y un mexicano. Galicia se convirtió hace mucho tiempo un paraíso para los traficantes gracias a su laberinto de caletas y ensenadas.

La proximidad geográfica de España con el norte de África, una importante fuente de hachís, y los vínculos estrechos que guarda con Latinoamérica, una región productora de cocaína, han convertido el país en la mayor puerta de entrada de la droga en Europa.