España, conmocionada por el asesinato de política del PP

Una venganza personal está detrás del asesinato, cerca de su casa, de Isabel Carrasco, de 59 años, presidenta de la Diputación de León y del gobernante Partido Popular en dicha provincia ...
Policías y trabajadores sanitarios permanecen junto al cadáver cubierto de Isabel Carrasco, en el lugar en que fue asesinada
Policías y trabajadores sanitarios permanecen junto al cadáver cubierto de Isabel Carrasco, en el lugar en que fue asesinada (AFP)

Madrid

La presidenta de la Diputación de León y presidenta provincial del gobernante Partido Popular (PP) de León, Isabel Carrasco, de 59 años, fue asesinada a tiros ayer en dicha ciudad, en el norte del país. De acuerdo a las primeras pesquisas de la policía, los hechos habrían ocurrido por una venganza personal. Hay dos detenidas: una mujer y su hija, que un día antes fue despedida de la Diputación.

Una llamada alertó al 112 de una agresión con arma de fuego a una mujer en un puente en pleno centro de la ciudad. La mujer habría recibido tres disparos, según testigos. Hasta el lugar de los hechos se desplazaron efectivos de las policías nacional y una ambulancia, aunque el personal sanitario lo único que pudo confirmar fue el fallecimiento de Carrasco.

El hecho ha conmocionado al país,aunque agentes de la Policía Nacional enseguida detuvieron a dos mujeres por su presunta vinculación con el asesinato. Se tratan de madre e hija, que, según fuentes de la investigación,  habrían actuado por venganza después de que la joven fuera despedida el domingo de la Diputación.

Las dos arrestadas son esposa e hija del inspector jefe de la policía nacional de la localidad vecina de Astorga. "La policía está haciendo pruebas para saber quién ha sido el autor de los disparos", añadió el portavoz ministerial, puntualizando que el arma homicida todavía no se había encontrado.

"Ahora mismo la investigación sigue abierta para resolver la situación lo antes posible", dijo en una rueda de prensa televisada el delegado del gobierno en la región de Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, que describió el asesinato como "un hecho dramático y sin ninguna explicación".

Ruiz señaló también que hasta entonces no se había registrado ninguna denuncia por amenazas por parte de Carrasco, una figura política relevante en la región. Un hombre que pidió no ser identificado y que se encontraba cerca del lugar de los hechos dijo que escuchó cinco disparos. Fuentes de la investigación han informado a Efe de que el inspector jefe de la Policía Nacional en Astorga relacionado con ambas mujeres detenidas tiene en su poder su arma reglamentaria.

De esta forma queda descartado que las sospechosas, madre e hija, pudieran haber empleado este arma para disparar a la presidenta del PP de León. Las primeras hipótesis de la investigación apuntan a que el policía no contaba con ninguna otra arma más, aparte de la reglamentaria.

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, ha asegurado que la Policía aún no ha determinado quién de las dos detenidas por la muerte de Isabel Carrasco efectuó los disparos que acabaron con su vida.

"Pensamos que se trataba de petardos. A esa hora estaba todo lleno de gente, y de críos jugando, con muchísima gente paseando perros", declaró este testigo al diario El País. Su asesinato ha causado estupor en un país poco acostumbrado a los homicidios de políticos desde que la organización separatista vasca ETA anunciara el fin de la violencia en 2011.

Como consecuencia de este asesinato, tanto el Partido Popular como el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) condenaron el asesinato de la diputada y además suspendieron sus actos de campaña de ayer con vistas a las elecciones europeas del próximo día 25. El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, estaba a punto de subirse al tren que le llevaría a Valladolid para el mitin central del día en esta ciudad y tuvo que regresar a su despacho de La Moncloa.

Posteriormente, Rajoy, quien en las próximas horas viajará a León, aseguró en su cuenta de Twitter que está “consternado” por el asesinato “Es momento de estar unidos”, escribió. El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, también mostró sus condolencias por lo sucedido desde Jaén (Andalucía), donde tenía previsto un mitin que suspendió.

Considerada como una política polémica, Isabel Carrasco había sido noticia porque había acumulado hasta doce cargos públicos en León además. Era presidenta de la Diputación de León y del Instituto Leonés de Cultura, así como del Consorcio del Aeropuerto de León y del PP provincial, así como por ser consejera de Caja España.

De hecho, el PSOE de León había interpuesto contra ella una denuncia por malversación por cargar “de forma irregular” a las arcas públicas mil kilómetros en desplazamientos realizados para cumplir con sus compromisos privados con Caja España en un cargo por el que percibió una retribución de 62 mil euros el año pasado como viáticos y desplazamientos.

Fuentes próximas al gobierno señalan que Carrasco era una mujer de mucho carácter, pero no encuentran nada que pueda justificar lo que le ocurrió, y aseguraron que no tenía enemigos.

Carrasco iba a asistir por la noche a un mitin electoral del Partido Popular en Valladolid (centro de España), en el que iba a intervenir el propio Rajoy. Ese mitin, así como el resto de actos de campaña electoral programados para este lunes del Partido Popular, fueron suspendidos.

Nacida en la provincia de León en 1955, Carrasco había ocupado varios cargos en la administración de la región de Castilla y León y había sido senadora en las Cortes españolas entre 2003 y 2007.