Escocia: el reparto de los héroes del panteón nacional

Los partidarios de la independencia y los que la rechazan invocan a los grandes pensadores escoceses, como Adam Smith o David Hume, para apoyar sus posturas políticas ante el referéndum.
Un unionista (d) y un simpatizante de la independencia (i) de Escocia discuten durante un mitin en la plaza George's Square, de Glasgow
Un unionista (d) y un simpatizante de la independencia (i) de Escocia discuten durante un mitin en la plaza George's Square, de Glasgow (AFP)

Edimburgo

En Escocia importan los que están y votan pero también los que no, en concreto esos héroes de la cultura escocesa como Adam Smith y David Hume cuyo nombre es invocado por independentistas y unionistas. "¡Es un sinsentido que la tierra que produjo a Adam Smith sea incapaz de gestionar su propia economía!", lanzó Alex Salmond, jefe del gobierno escocés y lider independentista.

Smith (1723-1790), escocés de Kirkcaldy, autor de "La riqueza de las naciones", está considerado el padre de la teoría económica moderna y es la figura más notoria de la Ilustración escocesa. Edimburgo fue el centro de este movimiento intelectual del siglo XVIII, el más influyente e importante que dio Escocia y que floreció poco después de su integración, en 1707, en el Reino Unido.

Smith, los filósofos Hume y John Mill, los escritores James Boswell -autor de "La vida de Samuel Johnson"- y Robert Burns, poeta nacional, se reunían en lugares de nombre tan mundano como el Club de Póker. La ciudad les ha dedicado estatuas y hay recorridos turísticos que prometen sumergir al visitante en "un periodo fascinante de la historia lleno de excitación intelectual y logros artísticos".

Una de las personalidades que más juego ha dado a independentistas y unionistas es Robert Burns, el poeta, por su doble faceta de recaudador de impuestos para la Corona y compositor de odas de exaltación nacional. Robert Crawford, profesor de literatura en la Universidad escocesa de Saint Andrews, y uno de los estudiosos más importantes de Burns, dijo a la AFP que no tiene dudas: el poeta hubiera votado a favor de la independencia.

"Varias de las canciones políticas mejor conocidas de Burns celebran la independencia política de Escocia o lamentan su pérdida", explicó Crawford, autor de un libro sobre la relación entre la literatura escocesa y la independencia. "Como funcionario no podía expresar en voz alta esos sentimientos", agregó, "hubiera corrido riesgos".

"Piénsalo así: imagina que Burns trabajara en la rama escocesa de la administración central", pero "luego descubrieras que componía canciones pro-independencia y que tuviera un blog atacando la Unión. ¿A cuál de los dos creerías?". El historiador y ensayista Niall Ferguson, escocés y autor de "El Imperio Británico", trató el tema el domingo en un artículo en The Times y su diagnóstico es que Hume y Smith hubieran votado "no".

Para ello cita pasajes de cada uno. Por ejemplo, este de Smith: "gracias a la Unión con Inglaterra, los rangos medios e inferiores del pueblo de Escocia ganaron su liberación del poder de una aristocracia que siempre antes les había oprimido". O este de Hume: "la libertad pública, con paz interna y orden, ha florecido" desde la Unión.

En un tono más personal, John Carlin, ensayista y periodista, escribía el domingo en el diario español El País sobre su padre, escocés, y lo que hubiera votado (no). "Los argumentos determinantes son los emocionales, como los hubieran sido para mi padre y lo son para mí y para la mayoría de los escoceses", escribió.

"Si uno ya se siente plenamente escocés, ¿por qué no disfrutar del bonus, que viene incluido gratis, de ser también británico, de poder sentir como suya la grandeza histórica de Londres, de Shakespeare?". "Así hubiera pensando mi padre", sostuvo.