Escándalos de corrupción acorralan a presidente de Guatemala

Mientras miles de indígenas y campesinos reclamaban en las calles de la capital la renuncia de Otto Pérez, hoy eran arrestados los directores del banco central y la seguridad social, acusados de ...

Ciudad de Guatemala

Millares de indígenas y campesinos guatemaltecos se manifestaron hoy en las calles de la capital para exigir la renuncia del presidente Otto Pérez, cuyo gobierno se encuentra acorralado por varios escándalos de corrupción. El último capítulo de esta trama se registró hoy con el arresto de directores del banco central y de la seguridad social, acusados de fraude fiscal por la fiscalía.

El mandatario consideraba ya superada la crisis iniciada hace un mes al revelarse una red de defraudación fiscal en aduanas, que provocó la renuncia de la vicepresidenta Roxana Baldetti, cuando ahora se anuncia la detención de los principales ejecutivos del banco central y de la seguridad social.

"Fuera corruptos"

Mientras los manifestantes se concentraban en el centro de la capital con llamados a erradicar la corrupción, la cúpula directriz del Banco de Guatemala (Banguat, central) y del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) fueron arrestados acusados de participar de un fraude por 14.5 millones de dólares en este organismo.

Entre los detenidos figura el presidente del IGSS, el militar Juan de Dios Rodríguez, cercano al mandatario, y el presidente del Banguat, Julio Suárez, indicó el Ministerio Público (fiscalía) en un comunicado. Pérez había nombrado a Rodríguez, quien se había desempeñado anteriormente como secretario privado del mandatario, al frente del IGSS en abril de 2013 para combatir la corrupción en esa institución.

De acuerdo con la fiscalía, los detenidos están involucrados en la adjudicación irregular de un contrato del IGSS por 116 millones de quetzales (unos 14.5 millones de dólares al cambio) en favor de la Empresa Farmacéutica Pisa de Guatemala.

La farmacéutica obtuvo en diciembre pasado la concesión del servicio de diálisis peritoneal de pacientes de la institución de seguridad social. Las autoridades acusan a los detenidos de asociación ilícita, tráfico de influencias, cobro ilegal de comisiones y cohecho activo.

El nuevo escándalo estalló en momentos en que el presidente enfrenta una intensa presión de la población, que ha salido masivamente a las calles para exigir su renuncia. La investigación estuvo a cargo del Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), un ente avalado por la ONU para combatir estructuras ilegales dentro del Estado.

"Fuera todos los políticos y empresarios corruptos", "Renuncia tito (Pérez), la cárcel te espera", "Cese a la Corrupción" y "La vida y los derechos no son una mercancía", se leía en carteles que portaban los manifestantes.

Para David Gaitán, miembro de la organización Acción Ciudadana, adscrita a Transparencia Internacional, el arresto de Rodríguez debería ser el detonante para que Pérez presente su renuncia, debido a su amistad personal con el involucrado y porque éste fue nombrado por el propio jefe de Estado.

"El presidente debe de renunciar en este momento no solo por el clamor popular sino por la vinculación directa que tiene con el señor Juan de Dios Rodríguez. Era imposible que él (Pérez) no supiera de estas negociaciones anómalas", afirmó.

Aseguró además que el mandatario ignoró la denuncia pública de esa entidad, realizada en diciembre pasado, cuando pidió que "se rescindiera el contrato (con la farmacéutica) porque a todas luces era anómalo".

Traicionado por subalternos

El mandatario intentó desvincularse del caso al declarar en rueda de prensa que el IGSS es una entidad autónoma y que fue traicionado por las personas que nombró a cargo de ese organismo. Además, reiteró que continuará en la presidencia hasta el 14 de enero de 2016, cuando entregue el poder a las autoridades electas en setiembre u octubre, cuando se realice la segunda vuelta de los comicios.

"No es posible que el sistema siga permitiendo que este tipo de abusos y delitos se sigan cometiendo, y por supuesto que acepto parte de la responsabilidad porque yo deposité confianza en estas personas, pero eso no quiere decir que me haga responsable de los hechos. Ellos han defraudado la confianza que deposité en el momento", alegó el presidente.

"Soy el primero en lamentar que esta situación se esté dando, que se haya faltado a la confianza y si hay señalamientos de algún delito, soy el primero en pedir que respondan a la justicia y si son responsables que sean condenados", insistió Pérez.

El presidente anunció también que separó del cargo a la titular de la Comisión Presidencial de Transparencia y Gobierno Electrónico (Copret), Verónica Taracena, nombrada por la ex vicepresidenta Baldetti, como parte de sus esfuerzos para combatir la corrupción en el país.

"Estoy haciendo el relevo en la Copret y he pedido al vicepresidente (Alejandro Maldonado Aguirre) que haga una propuesta idónea para el cargo", dijo el mandatario en una rueda de prensa en Casa Presidencia. Taracena era una allegada a Roxana Baldetti, quien el pasado 8 de mayo renunció como vicepresidenta de Guatemala salpicada por un caso de corrupción.

Pérez Molina enfatizó que le ha solicitado a Maldonado Aguirre, designado la semana pasada por el Congreso en sustitución de Baldetti y quien le acompañó en la conferencia, a "que nos ayude en el combate a la corrupción". Además, anunció que el próximo 1 de junio serán desintervenidos los puertos Quetzal y Santo Tomás de Castilla, los principales de Guatemala, así como el aeropuerto internacional La Aurora.

Las tres instituciones fueron intervenidas por el mandatario en 2012 como parte de las medidas gubernamentales contra el contrabando, y ahora estarán comandadas por una junta directiva, como parte de las medidas anticorrupción del Ejecutivo, aseguró el mandatario.

"Aquí lo que se necesita es cambiar el sistema porque ya no da para más", sostuvo y en ese sentido anunció que mañana le pedirá al titular de la CICIG, Iván Velásquez, que realice un estudio y le presente una propuesta sobre reformas al sistema de justicia.

El jefe del Ejecutivo se refirió también a una manifestación de campesinos que hoy rechazó los actos de corrupción y pidió la renuncia de Pérez Molina y Maldonado Aguirre. Pérez Molina dijo que es respetuoso de la libertad de expresión y que hay que escuchar las demandas "espontáneas" que hace la población.