Erdogan convoca a elecciones anticipadas el 1 de noviembre

Tras fracasar las negociaciones para formar un gobierno de coalición salido de los comicios de junio, el presidente islamista decidió convocar nuevos comicios en medio del caos político reinante ...
El teniente coronel turco Mehmet Alkan muestra su dolor en el funeral de su hermano, capitán Ali Alkan, en Osmaniye
El teniente coronel turco Mehmet Alkan muestra su dolor en el funeral de su hermano, capitán Ali Alkan, en Osmaniye (AFP)

Ankara

El presidente islamo-conservador turco, Recep Tayyip Erdogan, convocó hoy a elecciones legislativas anticipadas, al fracasar las negociaciones para formar un gobierno de coalición tras los comicios de junio, anunció un comunicado de su servicio de prensa.

Al constatar el "fracaso, pese a los contactos realizados desde el 9 de julio, para formar un consejo de ministros", el presidente, "en virtud de sus atribuciones" decidió convocar a nuevas elecciones parlamentarias, señaló el texto difundido tras una reunión de Erdogan con el presidente del parlamento, Ismet Yilmaz.

Aunque el comunicado no precisa la fecha de los comicios, Erdogan ya había adelantado el viernes pasado que "si Dios quiere, Turquía vivirá una repetición de las elecciones (legislativas) el 1 de noviembre".

Erdogan, acusado de querer gobernar en solitario, lanzó este procedimiento oficial para convocar nuevas elecciones legislativas en pleno caos político y un espectacular resurgimiento de la violencia con los rebeldes kurdos.

El hombre fuerte de Turquía se entrevistó con Yilmaz, antes de iniciar un proceso para formar un gobierno de transición que dirigirá el país hasta las elecciones. "Si Dios quiere, Turquía vivirá una repetición de las elecciones (legislativas) el 1 de noviembre", había dicho el viernes el jefe del Estado, rompiendo así la tradición de consultar primero con el presidente del Parlamento antes de anunciar comicios.

Turquía está en un callejón sin salida político desde las legislativas del 7 de junio, en las que el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Erdogan perdió la mayoría absoluta que tenía desde 2002, y fue obligado a buscar un socio para seguir gobernando.

Las negociaciones del primer ministro Ahmet Davutoglu con la oposición para formar una coalición no han dado resultado. Por otra parte, la fecha límite para formar un nuevo gobierno expiró el domingo.

Erdogan, que insiste en que "no es un presidente como los demás", tenía que consultar la semana pasada con el jefe de la oposición social-demócrata (CHP, Partido Republicano del Pueblo), Kemal Kiliçdaroglu, tras el fracaso de Davutoglu en formar ejecutivo, pero se negó a hacerlo.

Justificó su actitud en el hecho de que el jefe de la oposición rehúsa reconocer la existencia de su controvertido palacio presidencial. "¿Por qué debería invitar a alguien que no conoce siquiera el camino de Bestepe?", donde se halla el palacio en Ankara, ironizó Erdogan.

Un "golpe civil"

Esta actitud ha sido duramente criticada por la oposición. "Estamos frente a un golpe de Estado civil", acusó el domingo Kemal Kiliçdaroglu, aludiendo a los tres golpes militares de 1960, 1971 y 1980. "Ninguna ley es respetada en este momento en Turquía, la democracia ha sido suspendida, igual que la Constitución", afirmó.

Según la Constitución, todos los partidos representados en el Parlamento deberían integrar un gobierno de transición, un método que no ha sido empleado desde 1971.

Pero la oposición ha excluido claramente su participación, salvo el partido prokurdo de la Democracia de los Pueblos (HDP), verdadera bestia negra del régimen, que con su resultado en los comicios de junio (13%) puso fin a las mayorías absolutas de los islamo-conservadores e impidió el proyecto de Erdogan de presidencializar el sistema.

Pero nadie duda de que Erdogan tiene la ambición de salir reforzado de las elecciones de noviembre, y que espera captar el voto nacionalista, en momentos en que los nervios están a flor de piel por las muertes diarias en las filas del ejército y la policía.

Algunos sondeos dan un alza de 2 a 3% a la intención de voto por el AKP (41% en junio) lo que le permitiría recuperar su mayoría. "Un gobierno del AKP es indispensable para la estabilidad" afirmó Yalçin Akdogan, viceprimer ministro y estrella emergente del partido.

Entretanto, han vuelto a resurgir los combates entre el ejército y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Dos soldados y un policía perdieron hoy la vida en ataques de los rebeldes kurdos, informó la prensa local.

En Semdinli, en el extremo sudeste del país, en la intersección de las fronteras con Irak e Irán, dos soldados murieron y tres resultaron heridos al estallar una mina colocada por los rebeldes al paso de su vehículo, según la agencia de prensa Dogan.

Un policía gravemente herido por disparos en Nusaybin (sudeste) por "terroristas del PKK" murió en el hospital, anunció la gobernación local. Turquía lanzó el 24 de julio una "guerra contra el terrorismo", contra el PKK, rompiendo la tregua vigente desde 2013, y contra el grupo Estado Islámico (EI).

Por su parte, el PKK continúa hostigando a las fuerzas armadas y a la policía turcas en todo el país, causando más de medio centenar de muertos en sus filas desde la ruptura de la tregua, según un recuento de la prensa turca.