Erdogan habla de un complot alemán pero desvincula a la UE de la crisis

Erdogan indicó que existe un complot, en el que incluyó a los medios, y afirmó que la decisión del Parlamento viene "de una mente superior".
El presidente turco Erdogan, decidido a aplicar el "puño de hierro" del estado en su ofensiva antiterrorista
El presidente turco Erdogan. (AFP)

Ankara

El presidente de Turquía, el islamista Recep Tayyip Erdogan, aseguró hoy que el reconocimiento del genocidio armenio de 1915 por el Parlamento alemán se trata de un complot contra su país pero indicó que ese conflicto de Ankara con Berlín no afecta a las relaciones con la Unión Europea (UE).

Erdogan, recién regresado de un viaje por África, indicó que existe un complot, en el que incluyó a los medios, y afirmó que la decisión del Parlamento viene "de una mente superior".

El jefe del Estado, que ya ha advertido de que esa resolución afectará a las relaciones con Alemania, indicó hoy que quien actúe contra los intereses de Turquía "perderá un amigo importante".

Además, criticó duramente a la canciller alemana, Angela Merkel, por no haber intervenido para detener la moción del Parlamento.

"Me había dicho por teléfono que haría todo lo que pudiera. No puedo entender que no pudiera convencer a su grupo. Me habría gustado que hubiera participado y votado", dijo Erdogan, en referencia a la decisión de Merkel y varios miembros de su Gobierno de no participar en la sesión en la que se aprobó la moción.

"Después de una decisión así, me pregunto cómo van a mirarme a la cara las autoridades alemanas", dijo Erdogan.

El político conservador sí quiso desvincular esta crisis con Alemania de las relaciones de su país con la Unión Europea, con la que mantiene un polémico acuerdo para recibir refugiados deportados desde suelo europeo.

"Este tema debería considerarse como relacionado a Alemania. No es correcto verlo como un tema entre Turquía y la Unión Europea", explicó.

Eso sí, volvió a insistir en que el mantenimiento del acuerdo sobre refugiados dependerá de que Bruselas levante la necesidad de visado para los turcos que viajan a países de la UE.

Erdogan anunció que Turquía decidirá qué medidas toma en respuesta al reconocimiento por parte de Alemania del genocidio armenio de 1915 a manos del Imperio otomano.

"La decisión del Parlamento alemán no hace ningún bien. Primero haremos las evaluaciones necesarias" dijo Erdogan, que advirtió que su país no se precipitará "con rabia" pero tampoco se quedará sentado.

El presidente recordó que el Alemania viven tres millones de personas de origen turco "con un potencial económico muy grande en su economía".

Armenia y su numerosa diáspora consideran que hasta 1,5 millones de personas fueron asesinadas de forma sistemática durante la I Guerra Mundial por el Imperio otomano, algo reconocido como genocidio por una veintena de países, como Rusia, Francia o Italia.

Turquía considera que se cometieron "masacres" pero las sitúa dentro del contexto de un conflicto armado en el que miembros de esa minoría eran aliados de Rusia, enemigo del Imperio otomano.