Epidemia de Ébola se cobra más víctimas y corta vuelos en oeste africano

La peor epidemia del agresivo virus se cobró hoy la vida de un médico en Sierra Leona, ha dejado "muy débil y enfermo" a otro médico estadunidense en Liberia, y ha interrumpido las conexiones aéreas.
Un comerciante de celulares liberiano usa guantes para no infectarse con el mortal virus Ebola hoy en el centro de Monrovia
Un comerciante de celulares liberiano usa guantes para no infectarse con el mortal virus Ebola hoy en el centro de Monrovia (EFE)

Washington

La epidemia de Ébola en África se cobraba hoy más víctimas, con un médico muerto en Sierra Leona, otro médico estadunidense "muy débil y enfermo" y conexiones aéreas interrumpidas entre países del oeste africano. El médico estadunidense Kent Brantly, de 33 años, se infectó de este agresivo virus cuando trabajaba en la capital de Liberia, Monrovia, en medio de la peor epidemia de Ébola de la historia.

Brantly y otra estadunidense que trabajaba en el mismo hospital están entre las más de 1,200 personas que se han infectado en África occidental desde marzo. Más de 800 personas han muerto desde entonces. "(Brantly) no está bien. Está aún en la primera fase de la infección del Ébola, pero tiene complicaciones diarias", dijo a la AFP por teléfono el doctor David Mcray desde Fort Worth, Texas.

"Ha pedido que no hable con detalle sobre sus síntomas, pero está muy débil y enfermo", añadió el médico, que habla diariamente con Brantly y realiza un seguimiento de su situación. En tanto, en Sierra Leona, hoy murió un médico de un centro de tratamiento contra el Ébola en Kenema (en el este del país, una de las regiones más afectadas), informó a la AFP el jefe de los servicios de salud sierraleonés.

El doctor Omar Khan, quien falleció a las 14:00 hora GMT, había sido hospitalizado una semana atrás en un centro de Médicos Sin Fronteras. Fue luego calificado por la ministra de Salud de Sierra Leona, Miatta Kargbo, como un "héroe nacional" porque "pasaba doce horas al día salvando vidas, haciendo un sacrificio formidable".

La compañía aérea panafricana ASKY anunció también hoy la interrupción de sus conexiones entre las capitales de Liberia y de Sierra Leona, después de que muriera en Nigeria un pasajero liberiano que sufría de este virus. "La suspensión de los vuelos con destino Freetown y Monrovia por parte de ASKY ocurre en el marco de la lucha contra la propagación del virus Ébola", dijo a la AFP Afoussath Traoré, portavoz de la compañía con sede en Lomé, en Togo.

El lunes, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) advirtieron que el fatal virus, que tiene una tasa de mortalidad de 60% y no tiene vacuna, puede propagarse como reguero de pólvora y pidió a los viajeros en África occidental que tomen precauciones. "Nuestra preocupación es que la epidemia prenda en el exterior, como un incendio forestal que puede propagarse a partir de un solo árbol, sólo con las chispas", dijo Stephan Monroe del CDC.

El virus del Ébola se transmite por contacto directo con la sangre, líquidos biológicos o tejidos de personas o animales infectados. La fiebre que provoca se manifiesta con hemorragias, vómitos y diarrea. El diagnóstico del doctor Brantly fue anunciado el sábado por Samaritan's Purse, un centro cristiano de caridad cuyo centro dedicado a combatir el Ébola en Liberia él dirigía.

Samaritan's Purse ha intentado trasladarlo a otro hospital, tal vez en Europa, "pero, como se podrán imaginar, es complicado transportar a alguien infectado de Ébola a lo largo de fronteras internacionales", explicó Mcray. Mcray añadió que, aunque la atención de la prensa se ha centrado en el caso de este doctor estadunidense, el propio Brantly está consciente de que él es sólo uno del millar de infectados por este mal.

"Él tiene colegas que han sucumbido y no se ve a sí mismo como alguien único, en ningún sentido", dijo Mcray. Pero "no se arrepiente (...) Quiere que la gente sepa que él estaba allí porque quería".