Entrevista: Lucha contra el yihadismo será larga", dice el general Dolbuc

El jefe de operaciones especiales de EU en África destaca que para luchar contra la amenaza yihadista, en plena expansión en el continente, los Estados deben adaptarse permanentemente.
El general Donald Bolduc, en su discurso en la inauguración de una base militar en Thies, a 70 km de Dakar, en Senegal
El general Donald Bolduc, en su discurso en la inauguración de una base militar en Thies, a 70 km de Dakar, en Senegal (AFP)

Dakar

Ante una amenaza yihadista en plena expansión y constante mutación en África, los Estados deben adaptarse permanentemente para fortalecer y estrechar sus lazos, según el comandante de operaciones especiales estadunidenses en el continente, general Donald Bolduc.

"Este tipo de guerra se inscribe entre las de largo plazo, no hay atajos. Hay que mantener el rumbo y que todo el mundo coopere", afirmó el general Bolduc ante periodistas en Dakar, en ocasión del 'puntapié inicial' de las maniobras militaree anuales Flintlock, organizadas por Estados Unidos junto a una treintena de países africanos, que comenzaron el lunes y continuarán hasta el 29 de febrero.

Entre las misiones cruciales, una expresión se repite sistemáticamente: "combatir la versión de los hechos, la de AQMI (Al Qaeda en el Magreb Islámico), del EI (el grupo Estado Islámico), sobre el porqué de su necesidad de un califato, sobre los actos en nombre de su religión, porqué querer convertirse en uno más de ellos, sus instrumentos de reclutamiento", precisa el alto mando militar.

A pesar de una constante emulación entre estas formaciones con implantación geográfica diferente y objetivos a veces dispares -AQMI en la región del Sahel, los shebab somalíes, Boko Haram en Nigeria, el EI en Libia- los yihadistas logran aprender unos de los otros, subraya.

"En estos últimos doce meses se han vuelto más activos. Han exportado sus tácticas y técnicas, en particular en materia de ingenios explosivos improvisados (EEI, según siglas en francés), y han intercambiado conceptos sobre la forma de presentarse públicamente, así como han consolidado su ideología y lo que representa", subraya el oficial estadunidense.

Este año, casi 1,700 miembros de las fuerzas especiales de una treintena de países de África, América y Europa, Francia y Gran Bretaña en particular, se integraron en las maniobras Flintlock, según Africom, el comando militar estadunidense para África, que las organiza desde 2005.

En el contexto de los atentados en Bamako, la capital de Malí, el pasado 20 de noviembre, y de Uagadugú, capital de Burkina Faso, el 15 de enero, en cada una de las ocasiones con intervención de las fuerzas nacionales y extranjeras presentes, las maniobras militares en el vecino Senegal cobran una dimensión particular.

"La formación más importante que podemos aportar es ampliar este entrenamiento militar a la policía que, en zonas urbanas, debe brindar la primera respuesta y evaluar la situación antes de la llegada de una unidad militar", según Bolduc. "Es ésta una de las cosas que Flintlock 16 realiza por primera vez, indica. Conectar a la policía con los militares para poder reaccionar ante estos ataques", subraya.