Entrevista: "La salida de Grecia del euro sería el principio del fin": Thomas Piketty

El economista francés, autor del exitoso ensayo sobre el incremento de la desigualdad "El capital en el siglo XXI", afirma que la solución pasa por "reestructurar el conjunto de deudas de la ...
El economista francés Thomas Piketty cree que la salida del euro de Grecia sería "catastrófica"
El economista francés Thomas Piketty cree que la salida del euro de Grecia sería "catastrófica" (Archivo)

París

El economista francés Thomas Piketty, autor del exitoso ensayo sobre el incremento de la desigualdad "El capital en el siglo XXI", aseguró hoy que la salida de Grecia del euro sería "catastrófica" y que la solución pasa por "reestructurar el conjunto de deudas de la zona euro".

"El plan que han propuesto los acreedores es malo y recesivo. Luego si se trata de saber si el plan es bueno para Grecia, la respuesta es claramente no", señaló en una entrevista con Efe Piketty (Clichy, 1971).

El impulsor y profesor de la Escuela de Economía de París, cuyo afamado estudio ha vendido desde 2013 más de dos millones de copias en todo el mundo, comprende "que a muchos griegos les tiente el 'sí'" en la consulta, dadas "la violencia de las amenazas de expulsión" y la "política de asfixia del Banco Central Europeo (BCE)".

"Mi convicción es que las amenazas no son creíbles. Pase lo que pase en el referéndum, se celebre o no, los países europeos deberán resolverlo volviendo a las negociaciones y aceptando una reestructuración", agregó el también profesor de la Escuela de Estudios Superiores en Ciencias Sociales (EHESS) de París.

Piketty se expresa a través de un correo electrónico justo después de que el primer ministro griego, Alexis Tsipras, anunciara que mantendrá el referéndum y que pedirá a sus conciudadanos que voten "no" al plan de los acreedores, aunque no cuestionase la permanencia de Grecia en la eurozona.

"Los que piensan que la expulsión de un país permitiría disciplinar y estabilizar la zona euro son aprendices de brujo. En realidad, la salida de un país haría más frágil el conjunto de la zona. Sería el principio del fin", añadió Piketty.

El teórico, de 44 años, recordó que en 2012 los dirigentes europeos "habían prometido llevar a cabo una reestructuración de la deuda griega cuando el país se encontrara en situación de excedente presupuestario primario", es decir, antes del pago del servicio de la deuda. Pero "en 2014 traicionaron su promesa", lo que "condujo a la caída del gobierno en diciembre y a la llegada de Syriza al poder en enero de 2015".

"Desde hace seis meses, los dirigentes europeos se niegan a poner esa cuestión sobre la mesa y mantienen que el objetivo de excedente primario para Grecia será del 4 % del producto interior bruto (PIB) a partir de 2017-2018 y en las próximas décadas. Todo el mundo sabe que no es realista, pero se niegan a hablar. Es una pena", agregó.

Sin embargo, las consecuencias "de un 'Grexit' (salida de Grecia del euro) serían tan catastróficas" que Piketty cree "en un final feliz" y propone dos remedios para que la situación financiera del país heleno y del conjunto de sus socios de la eurozona se recupere.

"Primero, hay que convocar una conferencia sobre la deuda que permita reestructurar el conjunto de deudas de la zona euro", aseguró el economista, cercano al Partido Socialista (PS) francés aunque crítico con el presidente de Francia, François Hollande, en parte por no lograr una solución europea para el problema griego.

Piketty, que redactó su tesis doctoral sobre la redistribución de la riqueza en la London School of Economics (LSE) y a los 22 años era docente del Massachusetts Institute of Technology (MIT), pidió que no se soslaye que "Europa se construyó sobre el olvido de las deudas públicas del pasado, antes de invertir en el futuro".

"Alemania, el país que no ha pagado sus deudas en el siglo XX, haría bien en recordarlo e inspirarse", lanzó. Como segunda medida, Piketty aboga por crear "una cámara parlamentaria de la zona euro, constituida por representantes de los parlamentos nacionales, en proporción de la población de cada país".

Ese parlamento, según la misma teoría, tendría por misión "regular de manera democrática la elección del nivel de déficit y de inversión pública y supervisar la unión bancaria y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE)". "La crisis ha mostrado la opacidad y la ineficacia de las instituciones europeas actuales", concluyó.