Entregan a Rousseff un millón de firmas para asilar a Snowden

El movimiento Avaaz gestiona apoyo al ex analista de EU ante la cancillería brasileña.
Botargas de Barack Obama, Dilma Rousseff y Snowden parodian la entrega de pasaporte al estadunidense.
Botargas de Barack Obama, Dilma Rousseff y Snowden parodian la entrega de pasaporte al estadunidense. (Joedson Alves/Reuters)

Brasilia-Washington

El movimiento activista global Avaaz, especializado en peticiones públicas, reunió por internet 1.1 millones de firmas en todo el mundo para que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, conceda asilo al ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos Edward Snowden.

Un muñeco que personifica a Snowden se alista para a recibir un pasaporte de manos de Rousseff pero Barack Obama intenta impedirlo: con esa puesta en escena se entregó a la cancillería brasileña el pedido formal de asilo.

“El gobierno de Brasil dijo necesitar una petición formal de Snowden para conceder el asilo. Hoy, más de un millón de personas hicieron lo que Snowden no puede y presentaron este pedido en su nombre”, dijo Ricken Patel, director de Avaaz, en un comunicado.

Se trata de “el mayor pedido ciudadano de asilo en la historia”, que fue entregado al Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil “en nombre de Snowden” y con el respaldo de ciudadanos “políticos y celebridades”.

Patel, insistió en que Rousseff, decidirá si el destino del ex analista —asilado en Rusia tras haber sido acusado de espionaje por divulgar documentos de los programas de vigilancia estadunidenses— será marcado por las “presiones” de EU o “del pueblo” que solicita que sea admitido en Brasil.

Un vocero de la cancillería indicó que el documento se enviará al Ministerio de Justicia ya que no les corresponde a ellos evaluarlo. Añadió, además, que hasta la fecha, no existe un pedido de asilo formal ni informal del propio Snowden.

Basada en los documentos filtrados por Snowden a mediados de 2013, la prensa brasileña reveló que la presidenta Rousseff, sus asesores, la empresa estatal Petrobras y millones de ciudadanos fueron víctimas de espionaje por parte de la NSA.

Rousseff denunció en su país y en Naciones Unidas el espionaje estadunidense y por ello canceló una visita de Estado que haría en octubre pasado a Washington.

SANCIONAN A TRES EN LA NSA

La NSA sancionó a uno de sus empleados, a un militar y a un contratista que tenían contacto con información sensible, por haber cedido privilegios de acceso a Snowden.

Según un documento obtenido por el canal MSNBC, la NSA determinó que Snowden obtuvo contraseñas de al menos uno de sus empleados sin que éste conociera las intenciones del ex analista.

El documento que fue remitido esta semana por la NSA a los comités de inteligencia del Congreso estadunidense, explica que su empleado civil renunció tras perder privilegios de acceso, mientras que las otras dos personas dejaron de tener permiso para acceder a las instalaciones de la NSA en Fort Meade (Maryland).

El empleado de la NSA introdujo su contraseña en una consola operada por Snowden, a petición de éste y sin conocer que su intención era “tener un mayor acceso a información clasificada” agrega el documento.

Sin embargo, no detalla cómo las otras dos personas están implicadas en el acceso de Snowden a información secreta y asegura que sus respectivos empleadores determinarán las acciones disciplinarias correspondientes.