Enfermos de EU, "conejillos de indias" de remedio ébola

El médico y la misionera estadunidenses repatriados tras contraer el virus en Liberia reciben en un hospital de Atlanta un tratamiento experimental que no se había ensayado, el suero Zmapp.
Una plantación de tabaco, usada para la elaboración de un medicamento experimental contra el ébola, en Owensboro, Kentucky
Una plantación de tabaco, usada para la elaboración de un medicamento experimental contra el ébola, en Owensboro, Kentucky (EFE)

Washington

El médico y la misionera estadunidenses repatriados a EU tras contraer el virus de ébola en Liberia siguieron mejorando hoy en un hospital de Atlanta, en el que prácticamente son "conejillos de indias" de un tratamiento experimental que hasta ahora no se había ensayado en humanos.

Desde el descubrimiento del virus del ébola, en 1976, la enfermedad ha causado 1,640 muertes registradas, 887 de ellas en lo que va de este año, según la Organización Mundial de la Salud.

Aunque algunos medios han calificado el suero como "un secreto" y ha habido críticas por su uso sólo con dos estadunidenses, el desconocimiento que había sobre el tratamiento respondía a que se encontraba en la fase de pruebas con animales, dentro del proceso normal de pruebas clínicas antes de autorizarse su uso en humanos.

De hecho, este suero no es el único en desarrollo: los investigadores de la Universidad Auburn trabajan en una molécula, identificada como WY3161, que ha mostrado su capacidad para revertir el efecto por el cual ciertos virus bloquean el sistema de inmunidad.

El médico Kent Brantly y la voluntaria Nancy Writebol, los estadunidenses contagiados, recibieron dos de las únicas tres dosis enviadas a Liberia del suero conocido como Zmapp, producido por la firma biofarmacéutica Mapp, de San Diego (California).

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, indicó que esta fue la primera vez que se probó el compuesto en humanos "porque todo el trabajo previo se había hecho con animales y los resultados fueron alentadores". 

"Los datos provenientes de pruebas con animales son muy buenos y el uso (de este medicamento) en los dos pacientes sugiere que puede tener un efecto favorable, pero como sólo dos pacientes lo han recibido hasta ahora hay que ser cuidadoso a la hora de sacar conclusiones", dijo a la AFP.

ZMapp fue identificada en enero como una posible medicina para tratar el ébola, pero aún no se han hecho pruebas seguras en humanos. "Actualmente hay muy poca disponibilidad de este fármaco", dijo la compañía en un comunicado, agregando que espera aumentar la producción tan pronto como pueda.

ZMapp es un proyecto conjunto de Mapp Biopharmaceutical, Inc., LeafBio (ambas de San Diego, California), Defyrus Inc. (de Toronto, Canadá), el gobierno estadunidense y la Agencia de Salud Pública de Canadá. Fauci explicó que el proceso de aumentar su producción tomará un tiempo.

"Llegar a tener una cantidad modesta nos llevará varios meses", dijo. "Sí, queremos hacer pruebas clínicas, pero el factor que nos limita es el número de tratamientos disponibles".

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) se saltaron los procedimientos formales para las pruebas clínicas y pusieron en contacto a Mapp con el grupo cristiano de beneficencia Samaritan's Purse, con el que trabajan ambos, para llevar a cabo la prueba.

Zmapp es una combinación de tres anticuerpos monoclonales "humanizados", producidos en un grupo de plantas en el género Nicotiana, y que combaten a los virus invasores fijándose en los antígenos de las células. Una vez que los antígenos se adosan a la superficie de una célula, el virus penetra y usa los mecanismos de su anfitriona para replicarse. Los anticuerpos, que pueden ser del sistema de inmunidad propio del cuerpo o los medicamentos, impiden que los antígenos se fijen a las células.

El Instituto de Investigación de Enfermedades Infecciosas, del Ejército de EU, con sede en Frederick (Maryland), había hecho pruebas con macacos rhesus infectados con el virus del ébola y tratados con la mezcla de medicamentos.

Según un informe publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences en 2012, en un experimento, dos de los animales tratados una hora después de su exposición al virus sobrevivieron, en tanto que los animales sin tratamiento murieron. En otro experimento, cuatro de los seis animales tratados en las 48 horas después de su exposición al ébola sobrevivieron, pero los dos no tratados murieron.

William Schaffner, un profesor de medicina preventiva y enfermedades infecciosas en el Centro Médico de la Universidad Vanderbilt, en Tennessee, dijo que los métodos para combatir el ébola que se investigan contienen anticuerpos del virus.

"Hay una larga tradición de uso del suero de inmunidad como tratamiento", señaló Schaffner en declaraciones al portal Live Science. "Se le administran anticuerpos al paciente y uno espera que esos anticuerpos se enlacen con los virus e interfieran en su multiplicación", agregó.

Es un método que data de la década de 1880, cuando los médicos descubrieron que era posible salvar la vida de pacientes con enfermedades letales como el tétanos o la difteria, inyectándoles un suero derivado de la sangre de personas que antes habían logrado superar la infección con su propio sistema de inmunidad.

A lo largo del último siglo, los antibióticos, eficaces contra enfermedades causadas por bacterias pero no contra virus, y las vacunas que estimulan al cuerpo para que produzca defensas, fueron desplazando a los sueros para el tratamiento de muchas enfermedades. Pero en los casos de males para los cuales no hay otro tratamiento, como la hidrofobia, el suero sigue siendo necesario.

Mapp indica que el compuesto es un anticuerpo monoclonal obtenido de ratones expuestos a fragmentos del virus de ébola. Los anticuerpos generados en la sangre de los ratones fueron recolectados para crear el medicamento que, supuestamente, funciona impidiendo que el virus entre e infecte otras células.