Encuestadoras adelantan su opción anti-Kirchner

Como en Colombia o en Uruguay, las empresas de sondeos argentinas parecen ya tener a su candidato.
La muerte del fiscal Alberto Nisman ha ensombrecido la política.
La muerte del fiscal Alberto Nisman ha ensombrecido la política. (Marcos Brindicci/Reuters)

CIudad de México

Como ocurriera en 2014 en Colombia, cuando ninguna de las encuestadoras le atinó curiosamente a los resultados, que sin embargo eran previsibles y le dieron, en efecto, el triunfo al presidente reelecto Juan Manuel Santos (50.94%) frente a Oscar Zuluaga (45.01%), delfín del ex presidente Álvaro Uribe —candidato de la guerra y del gran capital financiero, el gran beneficiado de sus políticas económicas—, también en la Argentina pareciera que las consultoras ya han elegido a "su" ganador o, al menos, al partido que no debe volver a ganar. También en Uruguay el grueso de las encuestadoras sembró curiosamente las dudas sobre las opciones de triunfo del finalmente reelecto ex presidente izquierdista Tabaré Vázquez, haciendo creer que los partidos tradicionales tenían alguna opción ante quien ofreció seguir la exitosa gestión de José Mujica.

Ayer, en víspera de cumplirse tres semanas de la muerte del fiscal Alberto Nisman, que antes de morir había denunciado a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por el caso del atentado a la mutual judía AMIA en Buenos Aires (1994, 85 muertos), un sondeo de la consultora González y Valladares le dio al líder del opositor Frente Renovador, Sergio Massa, una intención de voto de 30.8%, por encima del principal candidato del oficialismo, Daniel Scioli (25.1%), gobernador de la provincia de Buenos Aires, principal distrito electoral. Tercero está Mauricio Macri, de Propuesta Republicana (Pro, conservador), con 23.1%. La consultora adelanta resultados similares al de otras firmas aunque según analistas, el diputado Sergio Massa (1972), jefe de gabinete del presidente Néstor Kirchner (2003-07) y ligado hoy a la derecha peronista, no tendría posibilidades de llegar al poder, ya que carece de la base necesaria para cubrir las 24 provincias y asegurarse en agosto su pase como candidato a las urnas en octubre. De origen liberal, Massa es un discípulo del militar y economista antiperonista Álvaro Alsogaray, férreo defensor de la ortodoxia neoliberal y ministro de varias dictaduras militares en 1955-58, 1962-63 y 1966-70.

Precisamente Massa, junto a Macri, es uno de los firmantes de un desplegado publicado ayer en los principales medios del país bajo el título "El derecho a la verdad", que reclama que sea la Corte Suprema la que supervise el esclarecimiento definitivo de la antigua causa de la AMIA, de las denuncias contra la mandataria y de la reciente muerte del fiscal Nisman.

Encabezado por la AMIA, el desplegado es firmado también por políticos e intelectuales de oposición y por numerosas asociaciones empresarias, incluidas las cámaras de comercio de Canadá y EU en Agentina.

El 6 de febrero, por cierto, la embajadora argentina en EU, Cecilia Nahón, advirtió a Washington que si el Congreso de ese país resuelve enviar una misión bipartidista para "informarse sobre el caso Nisman", su gobierno lo tomará como una "intervención en los asuntos internos y una violación a nuestra soberanía". Esto luego de que el 27 de enero el Congreso dijo que "analizaba la posibilidad de enviar una misión a Buenos Aires.