Empresario estadunidense preso en Bolivia se fuga rumbo a EU

Jacob Ostreicher, preso en el país andino durante 18 meses sin juicio, acusado de lavado de dinero del narcotráfico y que denunció una red estatal que lo extorsionaba, habría logrado regresar ...

La Paz

El empresario estadunidense, Jacob Ostreicher, preso en Bolivia durante 18 meses sin juicio, acusado de lavado de dinero del narcotráfico y que denunció una red estatal que lo extorsionaba, se habría fugado rumbo a Estados Unidos, dijeron hoy medios locales. La agencia de noticias Fides (ANF) y el portal de radio Erbol, ambas pertenecientes a la Iglesia católica, atribuyeron al congresista estadunidense, Dov Hikind, haber publicado en su cuenta en twitter (@ HikindDov): "Gracias a Dios, estoy encantado de saber que Jacob Ostreicher está finalmente en casa".

Consultado al respecto por Erbol, Jimmy Montaño, abogado del empresario estadunidense, respondió: "no tengo ese dato, no conozco, no hablé con él". Ostreicher, acusado de lavar dinero de un narcotraficante brasileño que fue expulsado en diciembre de 2011, estaba desde diciembre de 2012 bajo un arresto domiciliario flexible que le permitía circular durante el día. El Ministerio de Gobierno, encargado de la seguridad interna, no comentó de inmediato la versión de la supuesta fuga el domingo de Ostreicher, quien radicaba en Santa Cruz, 900 km al este de La Paz.

Al contrario, la versión inundó de inmediato las portadas de los noticieros televisivos locales que mostraron imágenes de la vivienda de dos plantas del estadunidense con las luces apagadas. El caso Ostreicher provocó en junio de 2012 un reclamo a Bolivia de parte del Departamento de Estado estadunidense por la lentitud del proceso en su contra.

Sin embargo, la situación del empresario, quien dijo haber invertido desde 2008 unos 25 millones de dólares para desarrollar una industria arrocera en Bolivia, concitó mayor interés cuando recibió a principios de noviembre del año pasado la visita del galardonado actor estadunidense Sean Penn. El actor -que mantiene lazos de amistad con el presidente izquierdista Evo Morales- pidió al gobierno la libertad de Ostreicher, y dijo que la justicia corrupta era un cáncer para Bolivia.