Empresario Juan Carlos Varela jura como presidente de Panamá

El nuevo mandatario, que entre sus retos inmediatos tiene el de acabar la ampliación del Canal Interoceánico, prometió una "nueva era" con credibilidad democrática en el país centroamericano.
Juan Carlos Varela y su mujer, Lorena Castillo de Varela, saludan a los presentes, junto a sus hijios, durante la ceremonia de toma de posesión
Juan Carlos Varela y su mujer, Lorena Castillo de Varela, saludan a los presentes, junto a sus hijios, durante la ceremonia de toma de posesión (AFP)

Ciudad de Panamá

El empresario Juan Carlos Varela juró hoy como nuevo presidente de Panamá, en un acto masivo realizado en el estadio Rommel Fernández de la capital ante miles de personas y varios mandatarios extranjeros. "Juro a Dios y la patria cumplir fielmente la Constitución y las leyes de la República", declaró Varela tras recibir la banda presidencial del jefe del Congreso, Adolfo Valderrama, del oficialista Partido Panameñista (derecha).

Varela, un empresario del licor de 50 años, juró a la primera magistratura en presencia de los presidentes centroamericanos, salvo el nicaragüense Daniel Ortega, Mariano Rajoy (España), Ma Ying-jeou (Taiwán), Michel Martelly (Haití) y el secretario de Estado estadunidense, John Kerry. Varela, quien gobernará por cinco años tras ganar las elecciones el pasado 4 de mayo, sustituye en el cargo a Ricardo Martinelli, quien deja el poder con alta popularidad pese a las denuncias de corrupción durante su gobierno.

Varela afirmó hoy que con su Gobierno se inicia una "nueva era" en Panamá, que devolverá "la fortaleza y credibilidad" a la democracia y a las instituciones del país. "El día de hoy iniciamos una nueva era de nuestra República y nuestra democracia. Una era de paz, tolerancia, consenso, unidad y justicia social, con un Gobierno que pondrá al pueblo primero en todas sus decisiones. Vengo a solucionar los problemas y no crearlos", dijo Varela en un discurso de unos 25 minutos.

El líder del Partido Panameñista (PPa) afirmó estar "consciente de los grandes retos" que le esperan en materia social, política y económica, entre las que mencionó la ampliación del Canal de Panamá. Esa tarea "no será fácil" dado "el daño hecho a nuestra democracia y a nuestras instituciones fue grave", dijo Varela, hasta hoy vicepresidente panameño, aunque se mostró convencido de que "en la justicia, la verdad y la rendición de cuentas" Panamá hallará "la paz social".

Varela fue aliado del ahora ex presidente panameño Ricardo Martinelli, de cuya mano llegó a la Vicepresidencia en las elecciones generales de 2009, pero ambos se distanciaron definitivamente en agosto de 2011 en medio de acusaciones de corrupción. "A partir de hoy nadie en nuestro país está por encima de la ley", remarcó el nuevo gobernante, y afirmó que actuará con "la fortaleza necesaria para hacer respetar las leyes".

Subrayó que la corrupción "no será tolerada" y que usará los recursos del Estado "solamente para servir al pueblo". Varela se comprometió a fomentar la inversión extranjera y el desarrollo del turismo, así como el fortalecimiento de la seguridad jurídica y el respeto a la diplomacia comercial.

Todo eso, dijo, con las más "estrictas normas de transparencia y honestidad en defensa de los intereses" de Panamá, líder en crecimiento regional en los últimos años con una expansión que llegó a superar el 10 % del producto interno bruto (PIB) en 2011 y 2012, del 8.5 % en el 2013 y con una expectativa de al menos 6 % este año.

Otro reto que Varela reafirmó es la ampliación del Canal, que dijo se asegurará sea "culminada exitosamente, protegiendo los intereses del Estado panameño". La ampliación de la vía interoceánica por donde pasa casi el 6 % del comercio mundial debe estar lista en diciembre de 2015, unos quince meses después de lo previsto originalmente debido a huelgas laborales y problemas contractuales con el consorcio a cargo de la obra que lidera la constructora española Sacyr.

Varela también asumió el reto de continuar el mejoramiento del transporte público de la capital con la construcción las líneas 2 y 3 del Metro, una de sus promesas de campaña. Reafirmó que enfrentará con "mano firme" el crimen pero que también dará prioridad a la prevención con programas de reinserción social.

Varela convocó a las más de 200 pandillas que operan en el país a una "amnistía" hasta el día 1 de agosto "para que entreguen sus armas, corten sus vínculos con el crimen y pasen a la vida formal". El presidente resaltó que "esta misma tarde firmará el "decreto histórico que establecerá de vuelta controles de precios a la canasta básica, para evitar la especulación".

Durante su campaña, Varela prometió aplica de manera temporal un control de precio de emergencia a 22 productos de la canasta básica para con ello propiciar una bajada en el costo de la vida. Varela aclaró hoy que es "respetuoso del libre mercado pero alérgico a la especulación con la comida del pueblo".

También confirmó que este martes iniciará el proyecto de renovación urbana de la ciudad de Colón, a unos 80 kilómetros de la capital, para que "vuelva a ser la joya del Caribe como lo fue en otros tiempos".

Entre los retos del gobierno de Varela está terminar los trabajos de ampliación del Canal de Panamá, que llevan más de un año de atraso, lo que pospone la entrada a las arcas del Estado de cientos de millones de dólares que estaban programados para 2015. Varela prometió un gobierno de "diálogo y unidad nacional" para mantener el crecimiento económico, reducir la inflación de 4% en 2013, combatir la inseguridad y fortalecer la democracia.

El futuro presidente panameño asumirá en pleno boom económico, con 8.4% de crecimiento en 2013, pero con 26% de los panameños en situación de pobreza según el gobierno, más de un tercio en empleos informales y miles de personas sin acceso a servicios básicos como agua potable y vivienda. En materia internacional Varela ya ha anunciado que restablecerá las relaciones diplomáticas con Venezuela, después que el presidente de ese país, Nicolás Maduro, las rompiera el 5 de marzo.