Empleados brasileños de McDonald's se movilizan

La protesta de 1,300 trabajadores de la multinacional de comida rápida estadunidense en Sao Paulo en demanda de mejores condiciones laborales tuvo lugar antes de la audiencia de este jueves en el ...
"McDonald's tiene McEsclavos" dice la pancarta de este empleado brasileño que protesta por las condiciones laborales en Sao Paulo
"McDonald's tiene McEsclavos" dice la pancarta de este empleado brasileño que protesta por las condiciones laborales en Sao Paulo (AFP)

Unos 1,300 empleados de la multinacional estadunidense de comida rápida McDonald's se movilizaron hoy en la céntrica Avenida Paulista, en Sao Paulo, para reclamar mejores condiciones laborales en una protesta previa a la audiencia que tendrán este jueves en el Senado de Brasil.

Con caras pintadas y disfraces parodiando al emblemático payaso de la empresa y portando carteles en los que expresaban sus reivindicaciones, los manifestantes bloquearon por varios minutos uno de los sentidos de la icónica avenida.

Los 1,300 manifestantes, cifra divulgada por los organizadores de la movilización, reclaman por las condiciones de trabajo y por mejores salarios, resaltó el presidente del Sindicato de los Trabajadores en el Comercio y Servicio de Sao Paulo (Sinthoresp), Francisco Calazans Lacerda, quien además denunció supuestas irregularidades de la compañía en Brasil.

La protesta en el llamado "corazón financiero" de Brasil contó con la participación de los sindicatos brasileños del sector y tuvo el apoyo de activistas de la Unión Internacional de Empleados de Servicios, así como de trabajadores extranjeros de la cadena de comida rápida que acompañarán el jueves la audiencia en el Senado.

Una comisión del Senado brasileño convocó una audiencia para examinar los efectos en la economía global de la empresa, el segundo mayor empleador del mundo. En la audiencia participarán cargos electos de Europa, Nueva Zelanda y Estados Unidos que acompañan las denuncias en esos países, como el congresista estadunidense por Wisconsin Mark Pocan.

También fueron invitados empleados de la compañía en Estados Unidos, Francia, Corea, Panamá, Argentina y Nueva Zelanda, entre ellos la joven hispana Adriana Álvarez, una de los 101 trabajadores detenidos en 2014 por actos de desobediencia civil en la sede de la empresa en el municipio estadunidense de Oakbrook (Illinois).