Emisario de ONU pide zonas con alto el fuego en Siria

Staffan de Mistura dijo que no tenía un plan de paz, sino "un plan de acción" para poder entregar ayuda humanitaria y tratar de resolver el conflicto que ha dejado 6.5 millones de desplazados.
Staffan de Mistura, comisionado de paz de la ONU para Siria
Staffan de Mistura, comisionado de paz de la ONU para Siria (Reuters)

Nueva York

El emisario especial de la ONU para Siria propuso hoy instaurar zonas de alto al fuego en ese país para que pueda ser entregada ayuda humanitaria, sacudido por más de tres años de guerra civil.

Después de una reunión con el Consejo de Seguridad de la ONU, Staffan de Mistura explicó a periodistas que no tenía ningún plan de paz, sino "un plan de acción" para tratar de resolver el conflicto que ha causado el desplazamiento de unos 6.5 millones de personas.

El emisario estimó que por ejemplo la ciudad de Alepo, en el norte de Siria, podría ser "una buena candidata" para convertirse en una de esas zonas de cese al fuego.

La idea es que esas zonas permita "mejorar la ayuda humanitaria y para que la gente sepa que, al menos en estos lugares, no habrá combates", agregó el delegado sin dar más detalles.

Alepo, capital económica de Siria antes de que la guerra comenzara en 2011, está dividida desde 2012 en dos sectores, uno controlado por el régimen de Bashar al Asad y otro por los rebeldes.

De Mistura se reunió con los quince miembros del Consejo de Seguridad después de haber visitado Rusia e Irán, dos países que tienen una gran influencia sobre el régimen de Al Asad.

El enviado dijo además que la ofensiva islamista debería proporcionar una oportunidad para "seguir adelante" y buscar la manera de poner fin a la guerra que ha matado a más de 180 mil personas y que obligó a millones a abandonar sus hogares.

Nombrado en julio, el diplomático italiano-sueco es el tercer emisario encargado por la ONU para intermediar de un acuerdo de paz en Siria, donde la lucha entre rebeldes y el gobierno se ha intensificado después de que los yihadistas entraron en la refriega. El embajador sirio Bashaar Jafaari dijo que su gobierno está listo para dar "la debida consideración" a las propuestas del emisario.

Los miembros del Consejo estuvieron abiertos a que éste podría ser el primer paso hacia un diálogo nacional, según diplomáticos. Pero hay preocupaciones de que el régimen de Asad podría usar el alto al fuego en la zona de combate para lanzar más bombardeos contra civiles y ganar ventaja sobre las fuerzas opositoras.

"Tenemos que empezar en algún lugar", dijo De Mistura, quien reconoció que aunque ésta sea sólo una "gota" en el proceso de paz, "muchas gotas más puede producir un lago y un lago un mar". El enviado de paz dijo al Consejo que sigue siendo válido el mapa de ruta de 2012 permitiendo una transición política en Siria.

Según De Mistura durante sus conversaciones con Asad en Damasco, le dijo al gobernante que el respaldo a un proceso político era la mejor manera de mostrar que hablaba en serio acerca de "la lucha contra el terrorismo".