Emiratos Árabes Unidos bombardeó a milicias islamistas en Libia: EU

Estados Unidos y la Unión Europea denunciaron la "escalada de la lucha y violencia" en Libia y pidieron una transición democrática y pacífica, mientras se confirman los ataques de EAU utilizando ...
El humo se eleva en el cielo de Trípoli tras los combates entre diferentes milicias en la capital libia
El humo se eleva en el cielo de Trípoli tras los combates entre diferentes milicias en la capital libia (Reuters)

Washington

Emiratos Árabes Unidos realizó de manera secreta ataques aéreos contra milicias islamistas en Libia la semana pasada, utilizando bases en Egipto, informaron el lunes funcionarios estadunidenses. La confirmación de los ataques, revelados inicialmente por The New York Times y por fuerzas islamistas en Libia, llega en momentos en que Estados Unidos y la Unión Europea denunciaron la "escalada de la lucha y violencia" en Libia y pidieron una transición democrática y pacífica.

Los primeros ataques aéreos tuvieron lugar hace una semana y se centraron en objetivos en manos de las milicias en Trípoli, según el Times, dejando seis muertos. Una segunda serie de ataques al sur de la ciudad tuvo lugar la mañana del sábado y alcanzó a lanzadores de cohetes, vehículos militares y un depósito, de acuerdo al periódico.

"Emiratos Árabes Unidos llevó adelante esos ataques", dijo la AFP un funcionario bajo condición de anonimato. Ese funcionario y otro señalaron que el gobierno estadunidense no participó ni facilitó asistencia para los ataques. Consultados sobre los detalles brindados por el periódico, ambos dijeron que el informe del Times era "exacto".

Es posible que estas acciones tuvieran como objetivo impedir que las milicias se hicieran con el aeropuerto de Trípoli. Sin embargo, estas fuerzas finalmente prevalecieron y lograron tomar su control.

Emiratos Árabes Unidos -que ha gastado cifras multimillonarias en aviones de combate estadunidenses y otras armas avanzadas- proporcionó aviones militares, aviones de reabastecimiento y tripulación para bombardear Libia, mientras que El Cairo ofreció acceso a sus bases aéreas, informó el diario.

Lo que no quedó claro es si Egipto y Emiratos Árabes Unidos informaron a los estadunidenses antes de llevar adelante los bombardeos y, en caso de que sí, hasta qué punto. La portavoz del Departamento de Estado estadunidense, Jen Psaki, no confirmó hoy ese informe, pero sí advirtió que "los retos de Libia son políticos, y la violencia no los resolverá".

Occidente denuncia injerencias

Estos ataques marcan una expansión dramática del conflicto, pues suponen un paso hacia la acción directa de los estados árabes de la región que previamente han luchado guerras de poder en Libia, Siria e Irak.

Egipto, Arabia Saudita y los Emiratos ven el avance de los militantes islamistas en la región como una amenaza grave y han estrechado la cooperación contra lo que consideran un peligro común. Por su parte, los grupos islamistas que surgieron después del estallido de la "Primavera Árabe" han contado con el apoyo de Qatar y Turquía.

En este contexto, Estados Unidos y sus aliados europeos critican las injerencias de países extranjeros en Libia. Un comunicado firmado por los gobiernos de Washington, París, Londres, Berlín y Roma denunció hoy "las interferencias externas en Libia que exacerban las divisiones" del país.

Además, los países condenaron la "escalada de combates y violencia" y expresaron su preocupación particularmente por los ataques terrestres y aéreos en áreas residenciales y estructuras y servicios públicos.

Las potencias occidentales están presionando para que se negocie un acuerdo que acabe con la violencia en Libia. Allí, los islamistas desafían actualmente al Ejecutivo provisional instalado en Tobruk (este) con el anuncio de un "gobierno de salvación nacional" paralelo.

Los Gobiernos de EU, Reino Unido, Francia, Alemania e Italia condenaron hoy la escalada de violencia en Libia, instaron a todas las partes a adoptar un alto el fuego "inmediato", y advirtieron de que cualquier intervención extranjera puede agravar la crisis política y de seguridad en el país.

En un comunicado conjunto, las cinco potencias occidentales condenaron "rotundamente la escalada de lucha y violencia dentro y alrededor de Trípoli, Bengasi y en toda Libia, especialmente contra zonas residenciales, instalaciones públicas e infraestructuras críticas, tanto con ataques aéreos como por tierra".

"Reiteramos nuestra llamada, que se une a la del Gobierno interino de Libia, su Parlamento y el pueblo libio, para que todas las partes en Libia acepten un alto el fuego inmediato y se impliquen constructivamente en el proceso democrático, absteniéndose de iniciativas polémicas que amenacen con minarlo", señalaron.

"Los responsables de la violencia, que mina la transición democrática y la seguridad nacional de Libia, deben rendir cuentas", indicaron los países, que celebraron que el Consejo de Seguridad de la ONU vaya a tratar próximamente "la situación en Libia, incluidas consecuencias para quienes minen su paz y su estabilidad".

Las cinco potencias alertaron además que "la intervención extranjera exacerba la división actual y mina la transición democrática en Libia".