Inicia jornada electoral en Estados Unidos

Además de renovarse el congreso, habrá elecciones para gobernador en 36 estados de los 50 que tiene la Unión Americana
Se espera que haya un voto de castigo al gobierno de Barack Obama.
Se espera que haya un voto de castigo al gobierno de Barack Obama. (AP)

Washington, EU

Los estadounidenses empezaron a votar en las elecciones de mitad de mandato que podrían dar una derrota al presidente Barack Obama, con sus opositores republicanos encaminados a controlar todo el Congreso, en estos comicios tradicionalmente crueles para el partido en el poder.

La oficinas de votación abrieron su puertas a las 6:00 locales (11:00 GMT) en ocho estados de la costa este del país en unas elecciones que renovarán los 435 escaños de la Cámara de Representantes, 36 de 100 bancas del Senado, 36 de 50 gobiernos de estado y una parte de los legisladores locales.

Los republicanos se encaminan, según el consenso de las encuestadoras, a consolidar su dominio de la cámara baja y a alcanzar la mayoría en el Senado, bajo control demócrata desde 2006.

"Pretendemos ser una mayoría responsable", dijo el senador republicano, Mitch McConnell en su estado de Kentucky el lunes, quien se convertiría en jefe de la mayoría republicana si se produce el cambio de mayorías en el Senado.

Los sondeos se mantienen cerrados, en algunos casos por debajo del margen de error, pero dan ventaja a los republicanos en suficientes contiendas senatoriales para conquistar las seis bancadas que requieren.

La atención estará centrada en 10 batallas claves por el Senado, siete de ellas en estados perdidos por Obama en 2012. Actualmente los demócratas tienen una ventaja de 55 a 45.

Alza del voto latino

Los republicanos han insistido durante meses en que la elección es un referendo contra Obama, a quien culpan de la crisis en Siria, la falta de preparación frente al ébola y no le perdonan el sistema de salud, "Obamacare".

Los demócratas padecen la relativa impopularidad de Obama, quien consciente de su status de imán de las críticas de los conservadores, se mantuvo casi del todo alejado de las rutas de campaña y este martes se concentrará en reuniones previstas sobre Defensa y el ébola

Además su electorado clave, hispanos, al igual que los negros y jóvenes, votan en menor proporción que los conservadores, de mayor edad.

Un número inédito de latinos – 25.2 millones según el instituto Pew - está llamado a votar en los comicios, pero se estima que acudan realmente unos 7.8 millones de electores, aún así un récord para la primera minoría del país.

La votación es el punto culminante de meses de batalla electoral a un costo estimado de 3.670 millones de dólares por el Center for Responsive Politics, un récord para este tipo de elecciones, en el millonario ciclo electoral estadounidense.

Las elecciones de mitad de mandato raramente son positivas para el partido en la Casa Blanca, y Obama seguiría los pasos de sus antecesores George W. Bush en 2006, Bill Clinton en 1994 y Ronald Reagan en 1986.

Según la última previsión del sitio FiveThirtyEight.com, la probabilidad de que los republicanos alcancen la mayoría en el Senado era de 76%.

Larga jornada

Sin embargo, los resultados definitivos de la contienda podrían hacerse esperar pues hay altas probabilidades de balotaje en Georgia (sureste) y Luisiana (sur), cuyas leyes exigen una segunda vuelta si ningún candidato obtiene la mitad más uno.

Un probable recuento de votos en la remota Alaska, donde el resultado es impredecible, también causaría demoras.

El balotaje en Luisiana sería el 6 de diciembre, pero en Georgia habría que esperar hasta el 6 de enero, tres días después que el nuevo Congreso se reúna en Washington.

Los republicanos son favoritos en ambos estados, pero se espera una fuerte disputa tanto en las urnas como en la propaganda electoral, especialmente si para entonces el destino del Senado sigue en juego.

Además del Congreso, se renovarán las gobernaciones en 36 de 50 estados, con resultados inesperados en Colorado, hogar de las Montañas Rocosas en el centro-oeste, y en el crisol latinoamericano, Florida, al sureste. En ambos el creciente electorado hispano deberá tener un rol decisivo.

Simultáneamente se realizarán decenas de referendos organizados por cada Estado, con temas que van desde la legalización o despenalización de la marihuana (Oregon, Alaska y en la capital federal, Washington) al derecho al aborto o el aumento del salario mínimo en otras entidades.

Más de 19 millones de estadounidenses ya votaron en una treintena de estados que permiten el voto anticipado por correo o en persona, según el Elections Project del profesor Michael McDonald.

Ante el posible triunfo republicano, inmigrantes y activistas llamaron el lunes a los electores a pensar en la reforma migratoria, un asunto fundamental especialmente para la comunidad de origen latinoamericano que naufragó en la cámara baja dominada por los conservadores.