Demócratas y Clinton cuentan con latinos para ganar Arizona

Morales, quien vigilaba una escuela en su natal Sonora, México, opina que "Trump no ayudará a nadie. Él no tiene valores".

Arizona

Sara Morales adquirió la ciudadanía estadounidense en 2010 y ha votado en cada elección desde entonces. Este año, la residente de Phoenix votará por Hillary Clinton, uniéndose a los miles de latinos con los que cuentan los demócratas para cambiar a un estado tradicionalmente conservador.

La idea de que Arizona vote por un demócrata a la presidencia se ha convertido más en una posibilidad desde que Donald Trump pierde apoyo dentro de su partido y las organizaciones hacen un esfuerzo para conseguir que los latinos voten en un estado que ha batallado durante mucho tiempo para lograr que su considerable población hispana vaya a las urnas.

En cierto modo, Trump y el sheriff del condado Maricopa, Joe Arpaio están haciendo más fácil la tarea de este año. El candidato republicano ha enfadado a muchos latinos por decir que los mexicanos son violadores y que va a construir un muro en la frontera por el que obligará a México a pagar. Desde hace mucho tiempo, Arpaio ha sido denostado por los latinos por sus redadas contra migrantes.

Ahora los activistas van de puerta en puerta y colocan carteles en vecindarios predominantemente hispanos, a quienes les hablan además de una propuesta para subir el salario mínimo y que también estará en la papeleta de votación.

Morales, quien vigilaba una escuela en su natal Sonora, México, opina que "Trump no ayudará a nadie. Él no tiene valores".

Cambiar a azul a Arizona será una hazaña histórica. La última vez que el estado eligió a un demócrata a la presidencia fue en 1996, cuando Bill Clinton ganó su segundo mandato. Antes de eso, fue Harry S. Truman. El presidente Barack Obama no lo ganó en sus dos campañas.

La presidenta del Partido Demócrata de Arizona, Alexis Tamerón, dijo que la campaña de Clinton y el Comité Nacional Demócrata invirtieron seis cifras en agosto. La campaña de Clinton invirtió 2 millones de dólares en Arizona en octubre y envió a Chelsea Clinton —hija de la candidata_, al senador Bernie Sanders y a la primera dama Michelle Obama al estado. El senador Tim Kaine, compañero de fórmula de Clinton, pronunciará un discurso en Phoenix el jueves enteramente en español. También tiene planes de hacer campaña en Tucson.

Alrededor de dos tercios de los votantes latinos registrados se identifican como demócratas, según el Centro de Investigación Pew. Obama ganó el 71% del voto latino en 2012.

Pero la participación ha sido decepcionante para los partidos políticos con la esperanza de conseguir el voto latino en Arizona, ya que son reacios para registrarse como electores.

Sólo el 52% de los latinos elegibles para votar en Arizona en 2012 estaba registrado, según Latino Decisions. Los que estaban registrados se presentaron en gran número, hasta un 78%.